SOCIEDAD › UN INFORME DE LA OMS ALERTA SOBRE LAS VENTAS EN AMéRICA LATINA

La comida chatarra crece junto con los cuerpos

La meca para las empresas productoras de comida chatarra dejó de ser Estados Unidos y Europa. Ahora, las ventas suben en América latina. Un informe de la Organización Mundial de la Salud determina que no son las ventas las únicas que suben. También sube el peso y el volumen de quienes las ingieren. El informe “Alimentos y bebidas ultraprocesados en América latina: tendencias, efecto sobre la obesidad e implicaciones para las políticas públicas” sostiene que las ventas anuales per cápita de alimentos procesados industrialmente incluyendo la comida rápida y las bebidas azucaradas, aumentaron entre 2000 y 2013 de manera constante en América latina y están ayudando al incremento de las tasas de obesidad en toda la región.

El organismo afirmó que ese incremento se relaciona fuertemente con el aumento del peso corporal promedio, lo que indica que estos productos son un importante motor en el crecimiento de las tasas de sobrepeso y obesidad en la región.

La OMS definió como “alimentos procesados” a los que se elaboran con agregados de grasas, aceites, azúcares, sal y otros ingredientes “para hacerlos más duraderos y, por lo general, más sabrosos”. Por otro lado, los PUP (productos ultra procesados) son productos de fórmulas industriales elaboradas con sustancias “derivadas de los alimentos o sintetizadas de otras fuentes orgánicas”.

“Los alimentos ultra procesados y la comida rápida representan una parte cada vez mayor de lo que las personas comen y beben en América latina, con resultados muy negativos”, afirmó Enrique Jacoby, asesor sobre Nutrición y Actividad Física de la OPS/OMS. Según el especialista, estos productos “no están diseñados para satisfacer las necesidades nutricionales de las personas, sino para que se conserven por mucho tiempo en los estantes y generen deseos incontrolados de consumo”.

“Llegan a dominar los mecanismos innatos de control del apetito y hasta el deseo racional de dejar de comer. Por ese motivo, resultan doblemente perjudiciales: son casi adictivos y eso lleva a aumentar el sobrepeso y la obesidad, al tiempo que sustituyen los alimentos frescos, que son la base de una dieta natural rica en nutrientes”, explicó Jacoby.

“Del mismo modo que los cigarrillos y las bebidas alcohólicas –cita el informe–, las estrategias de mercadotecnia muchas veces recurren a ideas, lenguaje e imágenes sumamente seductores y excitantes, que socavan el deseo y la capacidad de elegir opciones racionales y saludables, y son particularmente eficaces cuando se dirigen a los niños y adolescentes y otros grupos vulnerables.”

Las ventas per cápita de los productos ultraprocesados aumentaron –en los 13 años contemplados en el estudio– el 26,7 por ciento en los 13 países examinados de la región (Argentina, Bolivia, Brasil, Chile, Colombia, Costa Rica, Ecuador, Guatemala, México, Perú, República Dominicana, Uruguay y Venezuela), mientras que en América del Norte cayeron 9,8 por ciento, según el informe.

En relación con las ventas de PUP al menudeo (kioscos, tiendas ambulantes, y demás) los mayores compradores siguieron siendo Estados Unidos (307,2 kilos por año por persona, o casi 6 kilos por semana). En el sur, los países de mayores ingresos de América latina mostraron altas ventas. Así en México se registraron 212,2 kilos; en Chile, 201,9, y en Argentina, 185 kilos, lo que hace medio kilo por día, entre sólidos con grasas y líquidos con azúcares.

El estudio determinó que en el mismo período de incremento de las ventas se produjo un incremento del sobrepeso de la población.

Compartir: 

Twitter
 

 
SOCIEDAD
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.