SOCIEDAD

Barack Obama, en Oregon

Ocho días después del ataque a tiros que dejó 10 muertos en una universidad de Oregon, el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, se reunió ayer con las familias de las víctimas, en una jornada en la que se registraron nuevos tiroteos que dejaron dos fallecidos y cuatro heridos. “Vamos a tener que reaccionar juntos, como país, pero hoy se trata de las familias”, dijo el presidente tras haberse reunido durante una hora con los deudos del ataque en una universidad de Roseburg, Oregon. Cientos de personas se habían dado cita en el aeropuerto de Roseburg para recibir al mandatario, pero mientras algunos lo saludaron con carteles de “Bienvenido Obama”, otros enarbolaron pancartas para criticarlo (Obama se equivoca). El mandatario multiplicó sus alegatos en favor de controles más estrictos a las armas de fuego luego que un joven de 26 años matara a tiros a nueve personas en el Umpqua Community College de Roseburg, antes de suicidarse. Ayer, en el estado de Arizona, en otro tiroteo, una persona murió y otras tres sufrieron múltiples heridas de bala en la Northern Arizona University de la ciudad de Flagstaff, antes de que el agresor fuera detenido. Desde comienzos de este año, Estados Unidos fue escenario de 296 tiroteos en 274 días, según el sitio Shootingtracker, que da cuenta de todos los incidentes de este tipo.

Compartir: 

Twitter
 

 
SOCIEDAD
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.