SOCIEDAD › EL JUEZ PROCESO A VICKY XIPOLITAKIS Y A LOS DOS PILOTOS DE AUSTRAL

Por aquella juerga en la cabina

La acusación es por haber puesto en riesgo la seguridad del vuelo. El juez federal Sergio Torres consideró que los tres convirtieron a la cabina “en un irresponsable juego cuasi-mediático”. Embargó a cada uno en 250.000 pesos. El delito prevé penas de 2 a 8 años.

El fallo critica con dureza el accionar de los dos pilotos.

La Justicia procesó a la vedette Victoria Xipolitakis y a los dos pilotos que le permitieron viajar en la cabina de un avión de Austral, Patricio Zochi y Matías Soaje, por haber puesto en peligro la seguridad de los pasajeros a bordo. Así lo determinó el juez federal Sergio Torres, que consideró que la cabina se convirtió “en un irresponsable juego cuasi-mediático” y decidió embargar en 250.000 pesos a cada uno mientras se lleva a cabo la causa por un delito que prevé penas de 2 a 8 años de prisión.

Por el episodio ocurrido el 22 de junio en un vuelo de Austral, en el que Xipolitakis ingresó a la cabina de mando, la Justicia determinó que tanto la mujer como los dos pilotos pusieron en peligro a los pasajeros a bordo. La situación, que fue denunciada ante la Justicia por la propia empresa que preside Mariano Recalde, se hizo pública cuando la vedette subió a Internet videos que luego fueron reproducidos por la señal televisiva Todo Noticias, en donde se la ve con la mano apoyada sobre el acelerador del avión. Además de la denuncia judicial, la empresa desafectó a Patricio Zochi y su copiloto Matías Soaje de su trabajo en la aerolínea.

Así, la Justicia consideró a los tres como “coautores penalmente responsables de haber ejecutado, a sabiendas, actos que pusieron en peligro la seguridad de la nave”, según la tipificación prevista en los artículos 45 y 190 del Código Penal. Frente a tal panorama, los descargos presentados por los pilotos aparecen “como meros intentos de mejorar sus respectivas situaciones procesales, ante tal gravosa imputación”, sostiene el fallo de Torres, a cargo del Juzgado Criminal y Correccional Federal Nº12. Además de la imputación, Torres determinó que los pilotos y la vedette sean embargados en 250.000 pesos mientras se desarrolla la causa.

El hecho por el que se los imputa ocurrió hace cinco meses, durante el vuelo AU2708 que iba desde el Aeroparque metropolitano a Rosario, en el que la mediática viajó en la cabina invitada por Zochi, y registró la situación con su celular. Tanto el piloto como el copiloto reconocieron la presencia de la vedette, pero negaron haber puesto en peligro la aeronavegación o haberse salido de los protocolos de vuelo. También negaron que Xipolitakis hubiera ejercido algún control real sobre los comandos. Sin embargo, en una resolución de un centenar de carillas, el juez consideró que Xipolitakis no sólo permaneció durante todo el vuelo en la cabina sino que además manipuló los comandos durante el despegue y el aterrizaje. Según entendió el juez Torres, la vedette incluso fue invitada a ingresar al avión como pasajero VIP “por el piloto Zochi y con la anuencia de Soaje”.

La declaración de los dos pilotos contradice los diálogos en los que se escucha a uno de ellos ordenar: “Ahí por ahora” y “Ahí, aguanta”. Además, en la filmación se la ve cuando “acciona el comando hacia delante”.

Según el juez, la permanencia de Xipolitakis en la cabina durante todo el vuelo se produjo porque los pilotos “no sólo consintieron sino incluso fomentaron” su actitud, aun durante el despegue y aterrizaje del avión, es decir en “las fases críticas”.

En otro tramo de los resolución, Torres sostiene que “los alaridos propinados por Xipolitakis se compadecían más con un ambiente de juerga y por momento tenían clara connotación sexual”. Además, resaltó que la vedette utilizó su teléfono en vuelo mediante la aplicación WhatsApp, a lo que los pilotos respondieron que ya no rige la antigua prohibición de utilizar teléfonos celulares durante el vuelo y que ésta se adopta sólo en circunstancias particulares.

En el caso, Torres concluyó que “se dejaron de lado las acciones propias de una profesión tan delicada, para con toda liviandad y alboroto, transformarlo en un irresponsable juego cuasi-mediático”. De esta manera, el juez consideró oportuno recomendar también como cuestión de seguridad aérea a futuro la “restricción de las facultades del comandante para determinar la admisión de pasajeros en la cabina de mando y, de la tripulación en general, para habilitar la ubicación de pasajeros VIP en asientos que no corresponden a la clase de su boleto de embarque”.

Compartir: 

Twitter
 

 
SOCIEDAD
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.