SOCIEDAD › PRIMER CASO DE CHIKUNGUNYA EN LA CIUDAD Y OTROS 44 PROBABLES EN LA PROVINCIA

Cartón lleno para los males del Aedes

La confirmación porteña del chikungunya llegó después de los casos de dengue y zika. Los tres virus son transmitidos por el mismo mosquito. De los 44 casos bonaerenses sospechosos, 22 tienen antecedentes de viaje a países con proliferación de Aedes aegypti.

El Ministerio de Salud porteño confirmó el primer caso en la ciudad de chikungunya, una enfermedad transmitida por el mismo vector del dengue y zika, el mosquito Aedes aegypti. En la provincia de Buenos Aires se identificaron 44 casos posibles también de chikungunya, de los cuales 22 registran antecedentes de viaje.

El primer caso de chikungunya en la ciudad de Buenos Aires fue confirmado por la cartera sanitaria porteña en un comunicado en el cual sólo se aclara que el virus “afecta a una persona residente en el distrito”. La cartera sanitaria bonaerense, en tanto, comunicó la identificación de “44 casos sospechosos de chikungunya que aún se encuentran en estudio, 22 registran antecedentes de viaje a países como Paraguay, Brasil, Guatemala, Costa Rica, Estados Unidos además de a otras provincias argentinas”.

El asesor en Epidemiología de la cartera sanitaria provincial, Iván Insúa, explicó que “los casos sospechosos de chikungunya corresponden a personas que presentaron signos y síntomas compatibles y un análisis negativo para el virus del dengue” pero que aún no fueron confirmados. En diálogo con Página/12, el funcionario expresó que en la provincia de Buenos Aires “no se presenta una epidemia sino que se trata de agrupamientos de casos fundamentalmente importados”.

Según el especialista, las cepas del virus zika, dengue y chikungunya tienen la característica común de ser transmitidos por un mismo vector, que es la hembra del mosquito Aedes aegypti. Insúa comentó que, si bien esto facilita la propagación de las distintas enfermedades, se trata de una “ventaja en términos operativos porque al realizar las acciones de control sobre el vector se actúa para todas las enfermedades y con los mismos mecanismos de monitoreo”.

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), los síntomas más comunes del zika son fiebre leve y exantema –erupción en la piel o sarpullido–. Sin embargo, el virus suele acompañarse de conjuntivitis, dolor muscular o en las articulaciones, con un malestar general que comienza entre dos y siete días después de la picadura de un mosquito infectado. Una de cada cuatro personas infectadas desarrolla los síntomas de la enfermedad y en quienes los padecen, es usualmente leve. Las complicaciones del virus son poco frecuentes, pero se lo asocia a la presencia de casos de microcefalia en bebés nacidos de madres infectadas en los primeros meses de gestación.

Por otro lado, la OMS define al chikungunya como un virus que causa fiebre alta, dolor de cabeza, dolores en las articulaciones y dolor muscular, unos tres o siete días después de la picadura de un mosquito infectado. Aunque la mayoría de los pacientes tienden a sentirse mejor en los siguientes días o semanas, algunas personas pueden desarrollar dolores en las articulaciones y rigidez articular de manera intermitente por varios meses luego de la picadura. La enfermedad rara vez puede causar la muerte. Las complicaciones son más frecuentes en niños menores de 1 año y en mayores de 65 años y/o con enfermedades crónicas.

Según Insúa, el dengue puede ser “la más complicada de las tres infecciones, dados los elevados niveles de fiebre que presenta y la existencia de más de un serotipo de la enfermedad. El dengue de serotipo DEN-2 es el que más complicaciones genera en la salud porque puede propiciar una hemorragia”, explicó. Insúa manifestó que si bien puede darse la convivencia de más de un tipo de dengue en el organismo, no puede darse la coexistencia de dengue, zika y chikungunya.

En el estado actual de alerta, cualquier similitud de las “características clínicas con una posible infección, esto es, tener fiebre o dos o más de los síntomas juntos” caracteriza al caso como sospechoso y “habilita a enviar a los laboratorios de referencia una muestra para comenzar el proceso de descarte de virus. Con un estudio que respalde las sospechas se evalúa si es dengue y luego se da la confirmación mediante el hallazgo del virus. Si la persona tiene dos o más síntomas y da negativo para dengue se pasa por las otras dos enfermedades” relató Insúa.

Según el médico epidemiólogo, el dengue en sus serotipos DEN-1 y DEN-3 es la enfermedad más común de las tres en Argentina y por ello la primera de la que se sospecha. Sin embargo, “a medida en que variables macroambientales van girando empezamos a tomar características de países vecinos que favorecen el desarrollo de otros tipos de virus y por eso logran ingresar el zika y chikungunya”, explicó.

Insúa aclaró que las personas de riesgo en el zika son las embarazadas por el impacto que tiene en el feto, pero dada la cantidad de casos actuales “no es para el país un tema de salud pública sino de vigilancia”. El verano es un momento “de mayor gravedad por las altas temperaturas, las acumulaciones de agua estanca y la dinámica de las vacaciones en la cual muchas personas entran y salen del país por lo que pueden trasladar enfermedades”, señaló.

Informe: María Fernanda Rezzano.

Compartir: 

Twitter
 

Fumigación contra el mosquito en el Parque Chacabuco de la ciudad de Buenos Aires.
Imagen: AFP
 
SOCIEDAD
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.