SOCIEDAD › EL FEMICIDIO DE LA CALERA

Taxista y testigo

Un taxista que fue presentado como testigo clave del caso del femicidio de Romina Aguilar, la esposa del intendente de La Calera puntana, Diego Lorenzetti, reúne en su relato todas las curiosidades posibles. Apareció en escena apenas rechazaron el pedido de apartamiento de la jueza Virginia Palacios, quien sostiene la acusación contra Lorenzetti; en su relato el taxista sostuvo que los dos acusados de disparar contra la mujer lo contactaron por “un trabajito” que consistía en llevarlos a un lugar; sin necesidad aparente, le revelaron que se trataba de matar a una mujer. Curiosamente le confiaron que si salía mal, tenían que culpar al intendente (Lorenzetti) y que si caían detenidos, debían llamar al senador provincial Alberto Leyes, al que, curiosamente, acusó Lorenzetti. El intendente sostiene que Palacios se debe apartar del caso porque es amiga de Leyes. Un día antes, de la aparición del taxista, la Cámara había rechazado el pedido de apartamiento porque no había elementos para sospechar de Leyes por lo que la amistad de Palacios carecía de importancia. Curiosamente, al otro día, apareció el taxista aportando su relato.

El caso lo investiga la fiscalía 3, a cargo de Esteban Roche, y la jueza Palacios. El taxista, Luis Carlos Blatter, se presentó en la fiscalía 2, a cargo de Sonia Fernández.

Blatter dijo que el 9 de enero a las 6.30, a la salida de un bar subió un hombre a su taxi. Se trataba del “Bocón” Vilchez, uno de los acusados como sicarios (actualmente prófugo) junto al “Brasileño” Edivaldo de Oliveira Pereira, jockey que corría caballos de Lorenzetti, y actualmente detenido.

Imprevistamente le dijo “¿No te querés ganar diez mil pesos haciendo un laburito?”. Blatter se negó, pero Vilchez insistió dejándole su teléfono.

El 13 de enero volvió a encontrarse con Vilchez y volvió a negarse. Cuatro días después, Vilchez estaba con el Brasileño quien le triplicó la oferta.

“Lo único que tenés que hacer es esperarnos en la placita del barrio Faecap o en la orilla de la ruta 146”,. aseguró Blatter que le dijeron. “Nosotros tenemos que matar a una mujer y vos no participás en nada –le dijeron, inexplicablemente–, solamente nos tenés que llevar, esperar y traer de nuevo”.

El relato no terminó ahí: “Si algo llegara a pasar –lo enteraron sin necesidad– tenemos que echarle la culpa y decir que nos contrató el intendente de La Calera”. El taxista dijo que se negó, a lo que los dos sicarios le aclararon: “Es algo seguro y si algo nos llega a pasar Alberto Leyes nos va a sacar porque él es el que tiene la plata”. Como volvió a negarse, lo amenazaron a él y su familia.

Desde la perspectiva de Rafael Berruezo, defensor de Lorenzetti, “las declaraciones del taxista son contundentes y señalan que el autor ideológico del asesinato sería el ex senador provincial Alberto Leyes. Con esta prueba la jueza debería excusarse, ya que es amiga de la familia Leyes”.

Compartir: 

Twitter
 

 
SOCIEDAD
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.