SOCIEDAD › A UN AñO DEL CRIMEN QUE GENERó DISTURBIOS Y UN LINCHAMIENTO EN MONTE HERMOSO

Sin presos, con encubrimiento

El hallazgo del cadáver de Katherine Moscoso derivó en el incendio de varios edificios. Luego se probó que los disturbios fueron organizados. La situación de la única investigada en el crimen no fue resuelta. Y la familia denuncia que hubo protección policial a los involucrados.

A un año del crimen de Katherine Moscoso, cuyo cuerpo apareció enterrado en un médano del balneario bonaerense de Monte Hermoso y generó disturbios, incendios y elz linchamiento de un supuesto sospechoso, la situación de una amiga que fue la única investigada aún no fue resuelta y la familia denuncia que hubo encubrimiento policial.

Para recordar a la víctima, de 19 años, sus familiares y amigos se reunirán hoy a las 17.30 en la plaza del barrio Fonavi de esa localidad, ubicada a 120 kilómetros al noreste de Bahía Blanca, en el sur de la provincia de Buenos Aires.

Allí, se exhibirá un video, actuará una banda de blues y luego se inaugurará un mural, explicó Wanda Banegas, prima de la víctima, quien remarcó que tiene “mucha incertidumbre” por la causa judicial, ya que actualmente no hay ningún detenido.

Al respecto, el abogado de la familia, Leandro Aparicio, sostuvo que “la investigación está parada y hay policías que encubrieron al autor del crimen”. “Son policías con nombre y apellido que tuvieron participación activa en el encubrimiento y hay presión para que muchos testigos no declaren”, indicó el letrado.

Aparicio señaló además que si bien había mucha gente indignada por el hecho, los disturbios “fueron planificados y armados para desviar el crimen de Katherine y para borrar huellas importantes del asesinato”. Por ejemplo, el abogado afirmó que en la comisaría local se incendió una camioneta en la que se había encontrado ADN de la chica y que podía dirigir la investigación hacia un determinado sospechoso.

El cuerpo de la joven fue hallado enterrado en un médano de Monte Hermoso el 23 de mayo del año pasado y la autopsia determinó que la muerte se produjo por asfixia por sepultamiento; es decir que estaba con vida al momento en que la enterraron.

Por el homicidio, los investigadores detuvieron a una amiga de Katherine, Daiana Sánchez (25), ante la sospecha de que la atacó a golpes por celos, pero la familia cree que la chica no tiene nada que ver.

Poco después, la joven recibió el beneficio de la excarcelación extraordinaria, pero nunca se terminó de resolver su situación procesal y actualmente vive con su madre en esa ciudad. Los estudios psicológicos y psiquiátricos determinaron que Sánchez presenta “una discapacidad intelectual de grado leve/moderado” y que si bien “en alguna medida puede conocer los actos que realiza, carece de la capacidad para elaborar una adecuada ponderación axiológica de su accionar”, a raíz de lo cual no podría ser juzgada por el hecho.

Katherine y Daiana eran amigas, tenían un retraso madurativo y se habían conocido en la Escuela Especial 501, donde realizaron un taller y la segunda consiguió trabajo en la guardería municipal de Monte Hermoso, en la que cuidaba bebés y chicos de hasta 6 años. La joven investigada siempre negó haber matado a su amiga y dijo que vio a la víctima por última vez el sábado a la noche, previo a su desaparición.

Durante la investigación se había acusado a Daiana de recibir la colaboración de Juan Carlos ‘Canini’ González (70), quien era el dueño de la casa en la que vivía la joven y que tras el hallazgo del cuerpo fue asesinado a golpes por un grupo de vecinos.

“La Policía tiene mucho que ver en esto y responde a ciertos intereses que tendrían que investigarse. Canini debía estar protegido y los efectivos dejaron que lo maten”, aseguró Aparicio, para quien el hombre “algo sabía” del crimen.

Por la muerte de González se encuentran detenidas ocho personas acusadas de “homicidio agravado por el concurso premeditado de dos o más personas”, delito que prevé una pena de prisión perpetua. Según consta en la causa, el crimen de Canini ocurrió a las 21.30 del mismo 23 de mayo, cuando un grupo de personas bajó por la fuerza al hombre de un Volkswagen Bora en el que se retiraba de su domicilio. González recibió golpes de puño y puntapiés en la cabeza y el tórax, que le provocaron lesiones que ocasionaron su muerte. Además, las personas obstaculizaron por alrededor de 15 minutos su asistencia médica mediante intimidación y golpes a los profesionales de la salud que concurrieron a su auxilio.

También horas después del hallazgo del cadáver de Katherine, fueron atacados a pedradas y prendidos fuego distintos edificios, entre ellos la comisaría local, la casa del secretario de Seguridad local y la sede municipal. Entre los involucrados hubo dirigentes y militantes del massismo.

Varios patrulleros fueron quemados en medio de los disturbios armados.

Compartir: 

Twitter
 

Los familiares y amigos recordarán hoy a Katherine Moscoso.
 
SOCIEDAD
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.