SOCIEDAD › UN HOMBRE CONCERTó UN ENCUENTRO POR UNA RED SOCIAL Y FUE GOLPEADO Y ASALTADO

Una cita que terminó en trampa

Concretó un encuentro a través de Badoo, pero cuando llegó al lugar tres hombres lo golpearon y secuestraron. Le robaron todo y lo drogaron. Luego, con sus llaves, entraron a su casa donde mantuvieron como rehén a su hija y una tía.

El encuentro con la dama, concertado a través de una red social, prometía ser rápido, sensual y de un placer prolongado en el tiempo. Pero sólo fue rápido en sus efectos, y prolongado el tiempo en que el hombre quedó capturado. De sensual y de placer, cero. El hombre, de 56 años, se había citado con una mujer a través de la red de encuentros Badoo, pero cuando llegó al hotel en el que había concertado la cita, tres tipos lo fajaron de lo lindo, le robaron todo lo que tenía, lo mantuvieron como rehén, le sacaron las llaves de su departamento donde entraron y mantuvieron como rehenes a una hija y una familiar, mientras lo vaciaban. Después lo abandonaron drogado en San Telmo a la madrugada.

El sensual encuentro tuvo lugar pasada la medianoche del lunes, cuando la víctima, un comerciante dedicado a la venta de platería y bijouterie, salió de su casa en Sarmiento al 2000, en el barrio de Balvanera, en dirección a un hotel cercano en el que se encontraría con una mujer a la que conoció a través del sitio www.badoo.com.

Cuando el hombre llegó al lugar de la cita, en Avenida de Mayo al 1300, fue sorprendido no por la atractiva dama de la foto con la que suponía que se había conectado (todavía no se sabe si existe) sino por tres gorutas armados que lo primero que hicieron fue mitigar su sorpresa a golpes, hasta que quedó hecho una piltrafa, y lo llevaron a algún lugar desconocido. Según relató, lo ataron a un sillón y lo forzaron a ingerir varias pastillas y un líquido que le produjeron un fuerte efecto de somnolencia.

Dos de los ex-dama-de-la-foto tomaron su teléfono celular, lo fotografiaron atado y amordazado, se dirigieron hasta su departamento del edificio de la calle Sarmiento y, cerca de la 1 de esta madrugada, ingresaron con sus llaves. Una vez adentro, encapuchados y con guantes en las manos, despertaron bajo amenazas a la hija de 19 años del comerciante, de nombre Melina, y a una tía de ésta, una mujer de nacionalidad uruguaya de 52. Los baduinos incluso se tomaron el tiempo de ir neutralizando las cámaras del circuito cerrado de vigilancia que el comerciante tenía montado en la vivienda.

“Escuché la llave de la puerta, no era mi papá el que estaba abriendo, sino que era un individuo que entró a mi cuarto, que estaba pegado a la puerta principal del departamento”, relató Melina a los medios, y agregó: “(uno de los asaltantes) me dijo ‘no te voy a hacer nada, no somos asesinos ni violadores’. A los cuatro segundos me di cuenta de la situación, traté de colaborar, me amarraron de pies y manos”.

Luego de maniatar a la tía, los baduinos le mostraron a la chica la foto de su padre y la amenazaron con lastimarlo si no les indicaba la ubicación del dinero y otros valores.

“Me mostraron una foto de él (por su padre), que estaba acostado en un sillón naranja con la boca encintada”, dijo la joven, quien recordó que los delincuentes querían “la plata” y confesó que ella “no sabía ni siquiera qué plata querían”.

Pese a la colaboración de Melina, los delincuentes sólo consiguieron hacerse con 300 pesos en efectivo que tenía en su billetera, un teléfono celular, un anillo y el vestido de su fiesta de 15 antes de que también la ataran de pies y manos, la dejaran encerrada junto con su tía en una habitación en el fondo del departamento y escaparan del edificio.

Momentos más tarde, las mujeres comenzaron a gritar en pedido de auxilio, hasta que alrededor de las 2.30 los vecinos se comunicaron con el servicio de alerta 911 y poco después llegaron al lugar los efectivos de la comisaría 5ª, quienes debieron pedir la colaboración del cuerpo de Bomberos de la PFA para que violentara la puerta, imposible de abrir por su doble blindaje.

Mientras las autoridades liberaban a las mujeres y éstas comenzaban a relatar lo sucedido, recibieron una llamada al teléfono de la casa en la que un hombre avisaba que acababa de socorrer al padre de la chica, que lo había encontrado extraviado y drogado en el partido de Avellaneda y que lo estaban llevando a la comisaría 2ª de dicho distrito.

Los investigadores creen que al hombre lo abandonaron en la avenida Independencia al 400, en el barrio de Monserrat, y éste, desorientado por las drogas, caminó hasta el lugar donde lo hallaron.

Compartir: 

Twitter
 

La red Badoo, de encuentros, puede dar sorpresas complicadas.
Imagen: Arnaldo Pampillón
 
SOCIEDAD
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.