SOCIEDAD › EL CRIMEN DE FABRICIO BERMANI, VOLUNTARIO EN UN CUARTEL DE ENTRE RIOS

Padre e hijo, presos por la muerte del soldado

Un joven y su padre fueron detenidos en la localidad bonaerense de General Pacheco como acusados del crimen de Fabricio Bermani, el soldado voluntario que fue asesinado de un tiro en la nuca en junio último en la ciudad entrerriana de Chajarí.

La captura se produjo cuando ambos circulaban en una camioneta blanca con patente falsa y fueron interceptados por efectivos de la Policía Federal que los estaban buscando.

Los detenidos son Brian Joel Escobar (18), que era soldado como la víctima, y su padre, Antonio Escobar (59), quien era buscado desde 2013 por el homicidio de otro joven, Jonatan Cristian Toledo, cometido en Morón. Además, tiene otras causas por asociación ilícita y por tenencia ilegítima de arma de fuego.

Escobar padre es considerado un “pesado” dentro del ambiente delictivo bonaerense y fue integrante de la banda de Luis “El Gordo” Valor, que se dedicaba al asalto de bancos y camiones transportadores de caudales. De hecho, los investigadores creen que el fusil FAL, el chaleco antibalas y las municiones robadas al soldado Bermani (22) cuando lo asesinaron tenían como destino su utilización en hechos delictivos, probablemente en piratería del asfalto.

Ambos apresados habían sido buscados sin resultados éxito en la ciudad entrerriana de Concordia, donde apareció la moto de Brian, y también en el norte bonaerense porque el padre se refugió allí todos estos años para escapar de la Justicia.

La orden de captura la libró el juzgado de Garantías 3 de Morón a pedido del fiscal 7 de ese distrito, Matías Rappazzo, quien lleva adelante la investigación por el crimen de Toledo. Padre e hijo quedaron alojados en la División Homicidios de la PFA y a disposición tanto de la Justicia de Morón como de la de Entre Ríos, donde están acusados de “homicidio calificado y hurto calamitoso”.

Bermani fue asesinado en la madrugada del 19 de junio, Día del Padre, en adyacencias del Regimiento de Caballería de Tanques 7, donde cumplía una guardia. Según los peritajes, el joven fue obligado a acostarse boca abajo, con las manos extendidas hacia adelante, y luego fue ejecutado de un disparo en la nuca desde una distancia no menor de un metro y no mayor de dos. Una de las hipótesis que manejan los investigadores es que Brian, que era compañero de Bermani en el cuartel, engañó al joven y lo llevó a un sector alejado del cuartel, mientras que su padre le habría disparado con el solo fin de robarle.

La sospecha sobre los Escobar se inició luego de que varios testigos le dijeron a la Policía que horas antes del asesinato habían visto cerca del regimiento un auto Chevrolet Corsa gris de vidrios polarizados, ocupado por cuatro personas, que era propiedad de la madre del soldado Escobar.

Compartir: 

Twitter
 

 
SOCIEDAD
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.