SOCIEDAD › EN TRES MESES SECUESTRARON EN EZEIZA 165 KILOS DE COCAINA

Narcos con participación policial

La Policía de Seguridad Aeroportuaria desbarató una banda integrada por un ciudadano italiano y un policía de la Federal. El caso se suma a otros en los que las mulas adquieren un nuevo perfil: son ciudadanos europeos o canadienses, de clase media o media alta.

 Por Alejandra Dandan

Un intento de narcoenvío, en el aeropuerto de Ezeiza, no pudo esta vez alcanzar el vuelo. Efectivos de Policía de Seguridad Aeroportuaria detectaron a través de un scanner 3150 gramos de cocaína enladrillados en la valija de un ciudadano italiano. El scanner era igual al usado en el caso Southern Winds pero esta vez los rayos X –o su operador– detectaron la droga. La investigación, que se inició en la provincia de Córdoba, arrojó como resultado, además, la detención de cuatro personas, entre ellas un ciudadano italiano y un oficial principal de la Policía Federal. Para los investigadores, son parte de la conexión local de una organización conectada con la mafia italiana localizada en Milán. No son los únicos: en los últimos tres meses se secuestraron en Ezeiza 165 kilos de cocaína y se detuvo a 28 personas, varias de ellas extranjeras. Los casos permitieron a los investigadores trazar el perfil de las nuevas mulas: europeos de case media o media alta, con buena presencia.
El interventor en la Policía Aeronáutica, Marcelo Saín, entró a la Casa Rosada temprano con los resultados del informe para el presidente Néstor Kirchner. Tras la reunión, el interventor de la ex Policía Aeronáutica (PAN) le explicó a este diario algunos resultados de la pesquisa que llevó adelante la subintervención de Prevención y la de Delitos Complejos en coordinación con la SIDE, la DEA norteamericana, inteligencia italiana y otros cuerpos de seguridad.
Aunque los resultados se conocieron ayer, la causa empezó a fines de 2001 con el seguimiento de una pequeña organización de narcos localizada en Córdoba, un expediente que sigue el Juzgado federal de Cristina Garzón Lascano. Los hombres de Saín se pusieron a trabajar con esa causa hace setenta días, explicó el funcionario. “Para ampliar el espectro de la investigación.”
Durante estos meses, el cuerpo principal de la causa siguió anclado en Córdoba, pero las pesquisas se fueron nacionalizando: los investigadores detectaron “una red de narcos en Gran Buenos Aires y Capital Federal con conexiones con la mafia italiana, particularmente con la ciudad de Milán”, indicó Saín.
Los integrantes de la banda, lógicamente, no sabían que los seguían. El primero cayó el lunes a la noche en el aeropuerto de Ezeiza. Es parte de lo que los especialistas definen como el nuevo prototipo de una “mula”: ya no más sudamericanos sino europeos o canadienses, de clase media y media alta. En ese caso fue un ciudadano italiano, de buena presencia y clase media, considerado el nexo entre los italianos y la organización local. Con los datos de la causa, la ex PAN lo puso en la mira cuando llegó al país, hace unos veinte días. Lo siguieron y lo esperaron durante la noche del lunes. El italiano hizo el check-in desprevenido y embarcó su equipaje. Como sucedió en septiembre con las cuatro narcovalijas de SW, su maleta pasó por un sistema de scanner, en este caso operado por un perito de la intervención aeroportuaria y no por empleados de Top Air Security SRL (TAS), desplazada de Ezeiza tras el narcoescándalo. La revisión dio “positivo”, pero el italiano no lo supo hasta poco después, cuando lo detuvieron en el sector de preembarque.
El resto de las detenciones se hizo durante los seis allanamientos: dos en Capital y cuatro en La Matanza. fueron detenidas cuatro personas, entre ellas un oficial principal de la Federal en Villa Lugano. Aunque su nombre no trascendió, se supo que la cúpula de la Federal “trabajó muy bien” durante el operativo pero se mostró “muy sensible” por la inminencia de una detención de un efectivo que –suponían– podía tener conexión con los federales detenidos en Salta (ver nota aparte). Sin embargo, fuentes de la pesquisa consultadas por este diario rechazaron esa hipótesis. Aseguran que el policía no pertenecía a Drogas Peligrosas y que se movía en “forma individual”.
Sobre las características de la organización, Saín explicó que no procesaba la droga en el país: la recepcionaba presuntamente desde Bolivia y la preparaba para sacarla al exterior. Bajo la fachada de un departamento o de una vivienda particular, tenía montada una estructura de comercialización y de logística para los envíos. Aún no se sabe la envergadura o la cantidad de droga traficada por la banda durante estos últimos años.
Si bien la cantidad de droga incautada en el operativo es escasa, comparada con los 60 kilos del caso SW, el caso se suma a los procedimientos realizados en los últimos tres meses, en los que se incautó 165 kilos de cocaína. En todo 2004 se había secuestrado 240 kilos y en 2003, apenas 163 kilos.
Los detenidos en estos tres meses de gestión de la Policía de Seguridad Aeronáutica fueron 28, 15 hombres y 13 mujeres. En general, los casos responden a ese nuevo perfil de transportistas de droga, una tendencia que cambia de acuerdo con el comportamiento del mercado, explicó Saín. En los últimos procedimientos cayeron un español, dos españolas, un inglés y tres mujeres portuguesas. “Pese a que la salida principal de la droga no es el aeropuerto sino los puertos, las mulas suelen usar el avión”, dice Saín. “Sacan unos ocho kilos por persona porque el buque demora mucho más. Y un abastecimiento rápido les permite sacar en el mercado europeo entre 40 y 50 mil euros por kilo.”
Esas características se observan entre los últimos detenidos. El primer español pasó por Ezeiza como pasajero en tránsito desde Bolivia con un boleto de Air France. Le encontraron 8 kilos de cocaína en la mochila. El inglés quedó detenido hace 15 días, tenía un pasaje de Iberia e intentó embarcar una valija con 11 kilos de cocaína. El 18 de mayo los procedimientos fueron tres: detuvieron a una española con 7 kilos de cocaína escondidos en una maleta con cuna de bebé. Tenía pasaje de Air France y su destino era Barcelona. Ese mismo día quedó detenida otra coterránea con pasaje de Aerolíneas y 2 kilos de cocaína oculta en un paquete de yerba. Y el caso más singular fue el de tres portuguesas con destino a Madrid: disimularon 42 kilos de droga en envases de cosméticos que despacharon en la bodega de Iberia.

Compartir: 

Twitter
 

El interventor en la Policía de Seguridad Aeronáutica (centro) dio una conferencia de prensa.
 
SOCIEDAD
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.