SOCIEDAD › FILMARON ULTRAJES EN 23 VIDEOS QUE DIFUNDIAN POR INTERNET

Una red de violadores de bebés

En España fueron detenidos cinco hombres, acusados de abusar y violar a niños, entre ellos bebés de uno y dos años. Uno de los detenidos se ofrecía para cuidar niños a domicilio.

Por Charo Nogueira
Desde Madrid
La policía española desmanteló una red de pederastas que abusaron sexualmente de nueve niños varones y, en algunos casos, los violaron. Entre las víctimas figuran cinco pequeños de entre 12 meses y dos años. El resto tienen entre tres y ocho años. Los tres pederastas que cometieron los ultrajes aparecen en 23 videos donde filmaron las vejaciones, según la policía. Esas imágenes se distribuían por Internet. Las agresiones se cometieron en Madrid, Murcia y Vigo. Uno de los cinco detenidos, Alvaro I.G, informático de 23 años, se ofrecía para cuidar de los pequeños.
Entre los cinco hombres detenidos por la policía figuran tres agresores que aparecen en los videos grabados durante las vejaciones a los niños y que han reconocido su participación en los hechos, según fuentes de la investigación. Dos de ellos son informáticos de 23 años: Alvaro, un madrileño que fue arrestado en Murcia, y Eduardo S. M., residente en Lérida y capturado en Barcelona. El tercero, José G. C., de 24 años, es estudiante de Biología. Fue detenido en Orense. Además, los agentes detuvieron a otras dos personas en Murcia: Antonio O. M., fotógrafo y periodista de 43 años, acusado de tenencia y distribución de pornografía infantil, y José C. C., socio comercial de Alvaro, por encubrimiento y posesión de pornografía infantil.
La investigación que ha permitido “desmantelar la estructura básica” de la red de abusos a menores –en palabras del ministro del Interior, José Antonio Alonso– comenzó en febrero, tras el descubrimiento de una red de pornografía infantil. “Por las declaraciones de los detenidos en aquella operación, en la que se encontraron algunas fotos de bebés violados, supimos que existía una persona, un tal Nanysex, que producía ese tipo de pornografía y actuaba por Internet”, explican fuentes de la investigación.
La Brigada de Investigación Tecnológica comenzó a rastrear ese nombre en Internet y pidió la colaboración de la secretaría general de Interpol, que remitió cuatro imágenes de la agresión sexual a un niño de dos años. En ellas se observaba que el pequeño agarraba un billete. Era del tren de cercanías de Madrid (a unos 40 kilómetros al noroeste) y se había expedido en la estación de Atocha en enero pasado.
Interpol envió una treintena de fotos más de la agresión. En una, aparecía una toalla con una zeta que resultó ser del Hospital La Paz (que atiende a gran parte de la zona norte de Madrid). En otra, el pequeño estaba junto a un teclado de ordenador que contenía la letra eñe. Era un caso cometido en España, pensaron. Todas las imágenes llevaban el logotipo kova(c)todd. Estaban numeradas y compartían el mismo nombre, excepto una, llamada “nany private”. Esto hizo pensar a los investigadores que había relación entre Nanysex y la agresión al niño.
Las búsquedas cibernéticas y la colaboración de los proveedores de acceso a la red permitieron descubrir las numerosas conexiones de Nanysex a la red. Buena parte se realizaban desde una tienda de la ciudad de Murcia, PC Tunning, dedicada a reparar y configurar equipos informáticos. La policía averiguó entonces que el gerente del establecimiento, Alvaro, informático de profesión, había residido antes en las afueras de Madrid. Investiga los pisos que arrendó y descubre el cuarto de estar donde se cometió y grabó la agresión al niño. Gracias a la colaboración vecinal, averigua que los padres del pequeño (una pareja de español y rusa) vivieron realquilados en la casa de Alvaro durante un mes.
Casi en el mismo momento, Interpol envió un video con la agresión al mismo pequeño. En la cinta se observa fugazmente el rostro del hombre. Es el del gerente de PC Tunning, según las citadas fuentes. Emplea los alias de Nanysex y Kova. Los expertos determinan que hay dos agresores y buscan al segundo. Descubren que el pequeño agredido vive ahora en Murcia con sus padres, que luego serán detenidos y puestos en libertad. Las pesquisas también llevan hacia un proveedor de pornografía infantil en la red, Antonio, de 43 años.
El 19 de mayo se registran varios domicilios, incluidos los de Alvaro (detenido ese mismo día) y Antonio. En este último se descubren 23 videos con agresiones a nueve pequeños practicadas en España y aparecen “perfectamente reconocibles” los rostros de tres agresores, según fuentes de la investigación. Añaden que los videos muestran las agresiones sexuales (en ocasiones, violaciones) a dos niños de dos y tres años de la localidad de Lo Pagán (Murcia), otros dos de Murcia ciudad (uno de 16 meses y otro de dos años), tres de Collado-Villalba (el de dos años de las primeras fotos, otro de tres años y uno de 12 meses).
La policía considera que el agresor, en todos estos casos, fue Alvaro, si bien en el primero detectado en Collado-Villalba también intervino Eduardo S. M., un informático de 23 años residente en Lérida. Los videos también muestran agresiones a dos niños de siete y ocho años.
* De El País de Madrid. Especial para Página/12.

Compartir: 

Twitter
 

La policía llegó a los abusadores analizando las imágenes que aparecían en Internet.
 
SOCIEDAD
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.