SOCIEDAD

“Era nuestro único hijo, su vida merece justicia”

Por primera vez, los padres de Ariel Malvino contaron su dolor y reclamaron justicia. El abogado de la familia explicó las pruebas que existen sobre tres sospechosos.

Los padres de Ariel Malvino, el joven que fue asesinado a golpes durante una pelea ocurrida el 19 de enero pasado en Ferrugem, Brasil, se presentaron ayer por primera vez en público y aseguraron que tienen “plena confianza” en la “Justicia brasileña y en la argentina”. “Ariel conformaba un equipo con Patricia y conmigo, y se nos fue un jugador”, dijo muy conmovido Alberto Malvino a Página/12. En tanto, Juan Carlos García Dietze, abogado de la familia del joven fallecido, aseguró que hay dos nuevas testigos clave que “ya identificaron mediante fotografías” a los involucrados en la pelea.

En la mañana de ayer, los padres de Ariel, el escribano Alberto Malvino y su esposa Patricia, rompieron el silencio y hablaron sobre los hechos en los que murió su hijo. En diálogo con este diario, el escribano destacó que “la resolución de la causa es muy importante para cerrar un capítulo” de su vida. “Siento que día a día se está dando un paso más. Esperamos que se dicte una sentencia justa y que podamos empezar un nuevo proyecto de vida con mi esposa”, expresó.

“Ariel iba todas las mañanas a la Universidad de Belgrano, donde estudiaba Derecho; salía de cursar a las 12 y se iba a casa para almorzar con su mamá (Patricia). Comían solos porque yo me iba desde temprano al Colegio de Escribanos y no volvía hasta la noche. A la tarde estudiaba y se ponía a hacer los trabajos que le mandaban de la facultad”, relató el padre de Ariel, y añadió: “Tenía muchos amigos del colegio secundario y del country, donde tenemos una casa. Era un grupo muy unido, eran muy compañeros. En ese ambiente de amigos y colonias de verano fue donde creció nuestro hijo”.

García Dietze aseguró que tras la declaración de dos nuevas testigos, unas chicas que estaban de vacaciones en Ferrugem y que estuvieron la noche del 19 de enero en Bali Bar, quienes incluso “hablaron con Ariel” minutos antes de su muerte, “se supo que el rubio musculoso del que se hablaba al principio, y al que nadie podía identificar, era Andrés Gallino. Apareció y le pegó la primera trompada a Ariel”. También aclaró que “hay fotos de horas antes a los hechos que las propias chicas sacaron con sus cámaras digitales, donde aparecen los sospechosos con la misma ropa que decían los testigos”; fotos mediante las que luego identificaron a los responsables de la muerte del joven estudiante de Derecho.

“Según la declaración de los testigos, Gallino fue quien comenzó la agresión contra Ariel”, dijo el abogado, quien detalló que “las chicas conocían de vista a Andrés Gallino, Eduardo Braun Billinghurst, y a Horacio Pozo, porque habían estado en las mismas playas el verano pasado; hasta se saludaban”, subrayó, y puntualizó que “ahora hay una testigo argentina que acaba de reconocer con toda claridad a la persona de Horacio Pozo como quien efectuó el golpe y todo esto ha comenzado por una agresión a golpes de puño por parte de Andrés Gallino”.

Asimismo, García Dietze opinó que “la Justicia de Brasil ya está en condiciones de evaluar la detención preventiva y, por ende, la captura internacional de los sospechosos”.

“Yo no sé cuáles serán los mecanismos que se activan que hacen que esté hablando ahora, no lo sé”, se preguntó con voz quebrada y lágrimas en sus ojos el padre de Ariel. “Ahora estaría con él. Siempre lo veo, cuando empiezo el día y me levanto, Ariel está en la cocina mirándome. Era nuestro único hijo y eso es terrible. No tenemos a quién darle todo el cariño que tenemos, iba a trabajar conmigo, encaraba la última parte de la carrera, pero el proyecto quedó trunco”, confió, y afirmó: “La vida de mi hijo merece justicia”.

* Informe: Luciano Zampa.

Compartir: 

Twitter
 

Los padres de Ariel Malvino dicen que confían en la Justicia.
 
SOCIEDAD
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.