SOCIEDAD › PIDEN MEDIDAS DE SEGURIDAD Y MEJORAS EN HOSPITALES

Médicos denuncian agresiones

La sala de espera del Hospital Penna desbordaba de pacientes. La doctora María Manieri, a cargo de la guardia, decidió establecer un pauta: atender los casos más urgentes. Este criterio no fue compartido por la hija de una paciente internada que se abalanzó hacia ella e intentó pegarle un chatetazo. Este es sólo un testimonio de una práctica que se repite en la mayoría de los hospitales porteños. La falta de tecnología, personal y camas son los factores que despiertan la agresión de los pacientes, según la denuncia de la Asociación de Médicos Municipales de la Ciudad de Buenos Aires (AMM), que reclamó al gobierno porteño medidas de seguridad para su trabajo y mejoras en las condiciones de atención a los pacientes.

“Es la primera vez que me pasa algo así en quince años en el hospital (Penna)”, relató Manieri. De todas formas, ella sabe que sus colegas vienen sufriendo estas situaciones desde hace tiempo y que no sólo se restringe a la violencia verbal o física en las guardias de los centros de salud, sino que son víctimas de robos cuando salen en las ambulancias del Same, con o sin escolta policial. Por ejemplo: del 2002 al 2004, los profesionales del Hospital Piñero sufrieron 25 hechos violentos, lo que comprende agresiones, robos y amenazas.

“La falta de recursos económicos, de personal, de camas, hace que el hospital público no responda en el momento justo y llega la agresión al médico, que es la cara visible de un sistema de salud colapsado”, explicó el presidente de la asociación, Jorge Gilardi. El crecimiento de los casos de violencia llevó a los profesionales nucleados en el gremio a impulsar un reclamo para revertir la situación.

Los médicos quieren que se les garantice seguridad tanto en las guardias ante posibles agresiones y en las salidas de urgencia para evitar robos. “En más de media Capital no se puede entrar sin policía”, sostuvo el gremialista. Daniel Romano, médico de guardia del Hospital Piñero, en una salida a un barrio de emergencia terminó con un arma en la cabeza durante veinte minutos. “Uno siente una impotencia tremenda, primero porque se trata de gente que está enferma, pero también genera algo complejo, ya que uno tiene una familia detrás”, contó el médico.

Mejorar las condiciones laborales de los médicos y de atención permitiría disminuir el nivel de agresividad de la gente, dice la AMM. El reclamo incluye nombramiento de personal, incorporación de tecnología y mejoras edilicias. El gremio elaborará un registro donde consten los casos de agresión que en muchos casos desembocan en causas penales.

Compartir: 

Twitter
 

 
SOCIEDAD
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.