SOCIEDAD › DOS MUERTOS Y UN DESAPARECIDO POR LA TORMENTA EN CAPITAL Y GBA

El agua que terminó en tragedia

El temporal provocó inundaciones en el conurbano, donde unas 200 personas debieron ser evacuadas. Un matrimonio fue aplastado por un árbol en Merlo. Y un hombre está desaparecido en Almirante Brown. En Capital, hubo cortes de luz y de subterráneos y varias zonas quedaron anegadas. Granizó en varios barrios.

Dos muertos, en un barrio pobre de Merlo; un desaparecido, en Rafael Calzada; y hasta el cementerio de Almirante Brown se anegó cuando los vecinos, desesperados por la inundación, rompieron el muro perimetral para que el agua escurriera. Por lo menos siete escuelas en La Matanza perdieron sus techos, al igual que muchas viviendas, cayeron árboles y postes, y anoche llegó a haber más de 200 evacuados en el sur del conurbano bonaerense como consecuencia del temporal. Y todo pudo ser cien veces peor porque, según explicó Defensa Civil, dos circunstancias afortunadas mitigaron el desastre: que la lluvia torrencial no se prolongó por lapsos de más de dos horas seguidas y que no hubo crecida en el Río de la Plata. De no ser por ello, “podría haber habido 15.000 evacuados”, comentó el titular de Defensa Civil bonaerense. La Ciudad Autónoma de Buenos Aires también sufrió: cayeron más de 35 milímetros de lluvia; en varios barrios granizó; hubo cortes de luz; se interrumpieron dos líneas de subte y, entre los anegamientos y las interrupciones en autopistas, el tránsito fue un pequeño caos.

Las dos víctimas fatales se registraron en el barrio Parque San Martín, de Merlo: un árbol cayó sobre una vivienda precaria donde habitaba un matrimonio con sus dos hijos: los padres fueron aplastados; los chicos, de 16 y tres años, se salvaron.

El desaparecido es un hombre de unos 40 años que, en la mañana de ayer, cruzaba un puente peatonal sobre el arroyo San Francisco, en el barrio 2 de Abril de Rafael Calzada, partido de Almirante Brown: las aguas crecidas del arroyo derribaron el puente y arrastraron al hombre, que, hasta anoche, no había sido rescatado.

Al desborde del San Francisco se sumó el del arroyo Las Piedras, lo cual obligó a evacuar a 138 personas en las localidades de Solano y La Florida, partido de Quilmes. Un vocero de ese municipio admitió que “el 70 por ciento de los afectados son personas que sufren en forma frecuente los desbordes del arroyo Las Piedras”. En Quilmes, desde la madrugada hasta las 13, habían caído 82 milímetros de lluvia. En el barrio Los Eucaliptus, de esa misma localidad, volaron techos cuando, a las ocho y cuarto de la mañana, granizó.

En el partido de Almirante Brown fueron evacuadas 120 personas residentes en los barrios de El Trébol, El Hornero, San Jerónimo de Claypole, Corimayo y Ministro Rivadavia de Burzaco y un sector del barrio Don Orione. En esa zona cayeron 36 milímetros en sólo 15 minutos; según admitieron fuentes municipales, parte de los desagües pluviales estaban obstruidos por bolsas de plástico, lo cual contribuyó al anegamiento de calles aledañas a la avenida San Martín.

Vecinos del barrio El Trébol, frente al cementerio de Claypole, como último recurso para que las aguas no siguieran subiendo adentro de sus casas, rompieron por sí mismos una de las paredes de la necrópolis, para que el líquido escurriera. Además, exasperados, entre las 12.30 y las 14.30 cortaron las vías del tren que va de Constitución a Temperley, en procura de que las autoridades municipales se hicieran presentes.

También en Temperley hubo anegamientos, así como en el barrio San José y en Ingeniero Budge, como consecuencia del desborde del arroyo Las Perdices a partir de Lomas de Zamora.

En La Matanza se anegaron zonas de González Catán, San Justo y Gregorio de Laferrère. Varias salas del Hospital de Laferrère se inundaron, por lo cual tuvo que intervenir Defensa Civil.

También en La Matanza, “a siete u ocho escuelas y un número no determinado de viviendas particulares se les volaron los techos como consecuencia del temporal”, señaló Carlos Trípodi, director de Defensa Civil Bonaerense. Por lo menos 207 escuelas públicas bonaerenses tuvieron que suspender las clases como consecuencia del temporal.

–¿Por qué el temporal se sintió más en localidades como Almirante Brown?–preguntó Página/12.

–En líneas generales, son problemas de obra propios de cada municipio –contestó Carlos Trípodi–: a veces un túnel no desagota, o un desagüe pluvial no funciona bien. Cuando hay obras no concluidas, y esto sucede en varios municipios, los problemas se agravan porque las acumulaciones de escombros, tierra y arena hacen más difícil que el agua escurra.

El temporal también se sintió desde la madrugada en La Plata –donde se anegaron calles céntricas–, Gonnet, City Bell, Villa Elisa, Los Hornos, zonas de Ensenada y Berisso.

En la ciudad de Buenos Aires, la lluvia empezó poco antes de las dos de la mañana pero se hizo muy intensa entre las cinco y las 7.30, y también hacia el mediodía. Cayeron en total 35,1 milímetros.

La granizada tuvo lugar desde la mañana en barrios como Caballito, Balvanera, Villa Urquiza, Colegiales, Chacarita, Parque Chas, Villa Pueyrredón, Saavedra, Microcentro, Constitución y San Telmo.

Hubo anegamientos –causados en parte por la obstrucción de bocas de tormenta– especialmente en Monserrat, Palermo y Belgrano, barrios donde tuvo que intervenir Defensa Civil.

Cuando arreciaba la lluvia, se interrumpió el servicio de las líneas C y D de subterráneos y del Premetro. En las autopistas porteñas el tránsito se hizo lento, a causa de accidentes y de la visibilidad escasa. Dos ramales de la ex línea Roca se interrumpieron durante la mañana por anegamientos.

También hubo cortes de electricidad en los barrios de Palermo y Belgrano, atendidos por Edenor, y en Monserrat, servido por Edesur. Según las empresas, las interrupciones obedecieron a “desperfectos en la Central Puerto de generación de energía”, atribuidos a su vez a la tormenta.

Anoche, el total de evacuados era de 140, según datos oficiales de Defensa Civil bonaerense: procedían de Almirante Brown, Avellaneda y Berisso y se prevé que hoy podrán regresar a sus casas. Otros 65, de Claypole, ya habían vuelto a sus hogares.

Según Trípodi, “afortunadamente el temporal no llegó a ser de las magnitudes que hemos sufrido en otras oportunidades. En el conurbano, el máximo lapso de lluvia intensa continuada no superó esta vez los 40 minutos: si hubiera habido dos horas seguidas de lluvia, probablemente la cantidad de evacuados habría llegado a cuatro o cinco mil. Además, el Río de la Plata no presentó crecida: de haber sido así, el problema hubiese sido grave porque los arroyos no hubiesen tenido cómo desagotar. Si se hubieran juntado una crecida del río con lluvia por más de dos horas, probablemente habría habido entre doce y quince mil evacuados”.

Compartir: 

Twitter
 

Una de las zonas más afectadas fue el partido de Lomas de Zamora, con barrios inundados.
 
SOCIEDAD
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.