SOCIEDAD

La trama compleja para llegar al juicio

Entre fines de 1989 y mediados de 1990, el docente y sacerdote Fernando Picciochi abusó sexualmente de al menos tres estudiantes del Colegio Marianista, de Caballito, mientras ellos terminaban 7º grado y comenzaban el secundario. Picciochi tenía 25 años; abusó de ellos durante la colonia de vacaciones y aun en el patio del colegio; ninguno de los abusados lo denunció ni dijo nada entonces. Pero en 1998, tras poder contarle lo sucedido a un amigo, Cuattromo comenzó una terapia psicológica y pudo empezar a hablar. En el proceso también fue asistido, junto con otra de las víctimas, por el Centro de Atención a las Víctimas de Violencia Sexual de la PFA.

En el año 2000, Cuattromo radicó la denuncia contra el sacerdote, a quien en septiembre la Justicia procesó y dictó prisión preventiva por el delito de “corrupción de menores calificada”, porque los chicos estaban a su guarda, y “reiterada”. Picciochi se fugó, fue hallado en Estados Unidos en 2007 y recién en 2010 fue extraditado a Argentina. Cuattromo colaboró: fue quien descubrió, en Interpol, que la orden de captura internacional no se cumplía porque el juzgado argentino no había realizado correctamente el pedido.

El 25 de septiembre de 2012, el Tribunal Oral Criminal (TOC) Nº 8 sentenció al ex sacerdote y docente Fernando Picciochi a 12 años de prisión por considerarlo responsable de nueve hechos de abuso contra Sebastián Cuattromo. El ex sacerdote, además, fue considerado responsable de haber agredido sexualmente a otro estudiante, de nombre Fernando y cuyo apellido no fue dado a conocer por su propio pedido. En marzo de este año, el TOC negó a Picciochi la excarcelación, que su abogado había solicitado por considerar aplicable el beneficio del “2x1” en el cómputo del tiempo de privación de libertad. El ex sacerdote cumple su condena en el penal de Ezeiza.

En entrevista con este diario, Cuattromo había recordado que, de adolescente, no podía hablar sobre lo sucedido, entre otras cosas, a causa de cómo el mundo del fútbol banalizaba un caso contemporáneo: la denuncia por abuso contra Héctor “Bambino” Veira. “La sensación que yo tenía era que el mundo de los adultos, si yo intentaba hacer algo con esto, me iba a aplastar.”

Compartir: 

Twitter

SUBNOTAS
  • La trama compleja para llegar al juicio
 
SOCIEDAD
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2021 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.