SOCIEDAD › DENUNCIAN QUE LA POLICIA MATO A GOLPES A UN CHICO

“Algún cachetazo se llevan”

“Siempre que hay una detención algún cachetazo se llevan”, le había admitido uno de los policías de la comisaría de Munro a Oscar Suárez, cuando éste fue a buscar a su hijo Martín a la seccional, el jueves pasado. Al día siguiente, aparentemente como consecuencia de esos cachetazos –que según lo relatado por el chico de 17 años a su padre se parecían más a una brutal paliza– Martín falleció en su casa, mientras intentaba reponerse del ataque. Como para hacer más oscuro el asunto, su padre aseguró que Martín había sido detenido acusado de un delito que nunca cometió y que nunca le fue aclarado. “Lo agarraron en la calle y lo golpearon mientras lo acusaban de haber robado algo. Y después se lo llevaron preso sin ninguna razón”, contó quebrado el padre.
“¡Ahí hay uno, ahí hay uno!, alcanzó a escuchar Martín, cuando caminaba por Acasusso y Colectora en Munro, en dirección a lo de una amiga, cerca de las 19.30 del jueves. De inmediato, una camioneta clavó los frenos y de ella se bajaron dos agentes de la Bonaerense, que apresurados se lanzaron sobre la humanidad del chico. Y lo que siguió fue aún peor: “En un momento dado bajaron de la misma camioneta dos personas de civil y una de ellas tenía un tirante de madera con el que golpeó a Martín. Esos dos eran, teóricamente, los presuntos damnificados por el robo que le adjudicaban a mi hijo”, explicó ayer Oscar Suárez luego de haber escuchado al joven.
El hombre contó luego que los gritos del muchacho llegaron a oídos de la amiga y su padre, quienes lograron impedir que continuara la golpiza, al menos en público. Martín fue trasladado entonces a la comisaría 3ª de Vicente López, ubicada en Armenia 4620 de Munro, adonde lo fue a buscar Oscar momentos después. “En la comisaría primero me dijeron que mi hijo era un ladrón, que había asaltado a alguien poniéndole un revólver en la cabeza”, aseguró el hombre. “Yo pregunté dónde estaba el arma que decían que tenía y el arma no estaba. Y también pregunté adónde había sido el asalto y tampoco me lo supieron responder”, enfatizó.
Suárez reconoció a uno de los policías que lo atendió como “el principal García”, al que le preguntó sobre los golpes que acusaba su hijo. La respuesta que obtuvo fue más que irónica: “Siempre que hay una detención algún cachetazo se llevan”, escuchó. Cuando salían de la comisaría el policía le dijo también que Martín había estado vomitando. “Lo llevamos a casa. No sabía si llevarlo al hospital, pero él me pidió ir a descansar, así que nos fuimos a casa”, explicó. Y admitió que Martín no presentaba heridas externas de importancia pero sí se quejaba mucho de dolores internos. El chico fue encontrado muerto recostado en su cama al mediodía del viernes, cuando el padre regresó del trabajo para verlo. El caso está siendo investigado por el fiscal de San Isidro Ricardo Costa.

Compartir: 

Twitter
 

 
SOCIEDAD
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.