espectaculos

Viernes, 20 de abril de 2012

MUSICA › HOY SE ABRE UNA NUEVA TEMPORADA DEL CATEC, EN LA PLATA

El equilibrio inexplicable

El Teatro Argentino Centro de Experimentación y Creación comienza un recorrido que lo sitúa como digna continuación de la actividad de una sala que sigue ganando protagonismo. Martín Bauer, su director, adelanta y analiza lo que vendrá.

 Por Diego Fischerman

En marzo arrancó allí un nuevo capítulo de una serie de espectáculos con un nombre, La Plata arde, que funciona como obvia referencia a aquel legendario Tucumán arde de 1968, donde vanguardia política y artística parecieron juntar sus caminos. Y hoy sube a escena la obra de danza-teatro El cielo de los monstruos (Más solo que la luna), una creación colectiva sobre idea y dirección de Silvina Helena Grinberg, que será interpretada por Diego Velázquez, Rakhal Herrero, Ignacio Monna y Emiliano Pandelo, con música original y diseño sonoro de Guillermina Etkin. Las letras de las canciones pertenecen a ella y a la directora, se agregan textos de Diego Velázquez y Rakhal Herrero, el vestuario es responsabilidad de Moo! y la escenografía e iluminación, de Facundo Estol. La sala es la del Tacec, sigla que abrevia la nomenclatura Teatro Argentino Centro de Experimentación y Creación, y que, con acceso por 10 y 33, funciona como el brazo más contemporáneo de ese teatro que en los últimos años cobró un singular protagonismo.

Con nuevas funciones mañana, a las 21, y el domingo 22, a las 17.30, y a las 21, El cielo de los monstruos toma como punto de partida los textos Seres sobrenaturales de la cultura popular argentina, de Adolfo Colombres, y El libro de los seres imaginarios, de Jorge Luis Borges y Margarita Guerrero. Según su directora, “la importancia de la música exigió invitar a una compositora, Guillermina Etkin, que aquí ejecuta sus propias creaciones en vivo. La pieza recrea un universo fantástico donde los personajes que lo habitan sienten nostalgia por el mundo ido. Estos engendros o monstruos tienen sus cuerpos sublevados. Esta obra –dice– trata acerca de seres que sufren en su cuerpo extrañas transformaciones, desbordados por la tristeza, la pena y la soledad. Son seres solos, mitad hombres y mitad animales”. La temporada del Tacec continuará en mayo (el 10, 11, 12 y 13) con un concierto escénico a cargo de una de las personalidades más interesantes de la escena musical argentina. Luz de gas fue ideada y será interpretada por la musicóloga y pianista Margarita Fernández, integrante entre otros del mítico Grupo de Acción Instrumental que conformó junto a Jorge Zulueta, Jacobo Romano, Marilú Marini y Ana María Stekelman. Su obra está concebida “para agua, gas de alumbrado, piano y escalera”, incluye música de Bach, Chopin, Morton Feldman y Helmut Lachenman, participa allí la bailarina Florencia Veccino y se apoya en imágenes de la película Gas Light (Luz que agoniza, en la traducción local), de George Cukor, y de la obra Etant Donné, de Marcel Duchamp.

“Armar una temporada es una ecuación bastante compleja que requiere un equilibrio, a veces inexplicable”, explica Martín Bauer, director del Tacec. “Allí conviven las lógicas restricciones de cualquier tipo, el pulso artístico de la institución, la marca, el interés o el gusto de quien programa, con lo fundamental: la transmisión de una propuesta y de una idea que cautive al público e interese a la comunidad cultural.” Ex director, junto a Diana Theocharidis, del CETC (el Centro de Experimentación del Colón del que el Tacec tomó la impronta) y actual coordinador del ciclo de música contemporánea del Teatro San Martín y de un programa dedicado por el Colón a las músicas más recientes, Bauer agrega que, “por supuesto, cuando uno programa, elige imaginariamente a su público y a sus interlocutores, pero siempre queda abierta la posibilidad de una sorpresa”. Los Fragmentos de Kafka, de György Kurtag, en versión de la cantante Lía Ferenese y el violinista mexicano Cuauhtémoc Rivera Guzmán, en un espectáculo que incluirá imágenes cinematográficas de Claudio Caldini (1º, 2 y 3 de junio) y Low Pieces, una obra del coreógrafo francés Xavier Le Roy (que subirá a escena el 28 de ese mes y tendrá nuevas funciones el 29 y 30 y el domingo 1º de julio) irán marcando ese pulso que Bauer define como “siempre misterioso”.

El 20 de julio (con funciones también el 21, 22, 26, 28 y 29) se presentará allí Multitudes, un estreno de Federico León que involucra a una literal multitud de 120 actores, que incluye niños, adolescentes, jóvenes, adultos y ancianos, y los días 23, 24, 25, y 26 de agosto subirá a escena Oresteïa, de Iannis Xenakis, con dirección musical de Mariano Moruja, puesta en escena de Minou Maguna y la actuación de Florian Just, el Grupo Vocal de Difusión y el grupo uruguayo de percusión Perceum. La dramaturga y directora Romina Paula, que acaba de tener un éxito considerable en Francia, presentará Fauna los días 18, 19, 20, 21, 23 y 24 de octubre, y en el final de la temporada (13, 14, 15 y 16 de diciembre), se estrenará una ópera encargada por el Tacec, Qué hacer, de Lucas Fagin, basada en la novela del mismo título de Pablo Katchadjian. “Cuando se llega a una cuarta temporada –reflexiona Bauer–, ya es posible establecer un diálogo con el pasado reciente e imaginarse el futuro.”

Compartir: 

Twitter
 

El cielo de los monstruos (Más solo que la luna), creación colectiva de danza-teatro.
 
CULTURA Y ESPECTáCULOS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.