espectaculos

Viernes, 20 de abril de 2012

CINE › RUBEN GUZMAN Y CIVILIZACION, SU DOCUMENTAL SOBRE LEON FERRARI

“No tiene la rigidez de lo biográfico”

El realizador dice que “trabajar, escuchar y hablar con León es un placer” y que su intención fue acercar su obra al público.

 Por Ana Bianco

¿Cómo filmar un documental sobre un artista plástico como León Ferrari y sumar una estética propia? Civilización, del director Rubén Guzmán, lo consigue. En la película, Ferrari se interroga sobre la función del arte y habla de sus comienzos, cuando hacía arte por el arte mismo, hasta que la guerra de Vietnam lo conmocionó. Molesto, provocativo, Ferrari enfrenta riesgos artísticos: la Iglesia como institución es una de sus obsesiones. En 1965 fue censurado por la obra La Civilización Occidental y Cristiana con su Cristo de santería, crucificado sobre las alas de un avión de guerra estadounidense. Una reacción similar generó con su Muestra Retrospectiva en el Centro Cultural Recoleta en 2004. El director entrecruza la obra de Ferrari con los tiempos políticos que debió vivir: el exilio, la desaparición de su hijo y un presente con reconocimiento internacional. También rescata la simpleza de los materiales que emplea y que a su vez le sirven para dar respuesta a la barbarie de Occidente y al racismo sexual, entre otras de sus preocupaciones.

Guzmán es licenciado en Bellas Artes con especialización en Cine y Video (Ecciad, Canadá). Docente, curador de artes visuales y nuevas tecnologías, ha trabajado con el director canadiense Guy Maddin y el estadounidense Michael Mills. En la entrevista con Página/12, el director argentino comparte aspectos del film que se podrá ver hoy en la sección Panorama/ Imágenes Paganas.

–¿Qué es lo singular de filmar sobre la obra de un artista?

–En un documental sobre la obra de un artista, la representación es compleja. ¿Cómo lograr un equilibrio entre la autoría del documental y el registro de la obra, sin opacar esta última? O bien, ¿cómo hacer un documental didáctico y ameno de una hora en el que es necesario mostrar un sinnúmero de obras estáticas, muchas de ellas en 2D? Para nosotros era muy importante que el público pudiera contemplar las obras, por lo cual necesariamente teníamos que asignarles un extenso tiempo en la pantalla. El riesgo bien vale la pena: la contemplación invita al razonamiento. Civilización es, sin dudas, un documental sobre uno de los más grandes artistas argentinos, León Ferrari. Su obra, tan reconocida como controvertida, está presentada en orden cronológico, acompañada por material de archivo y por las interesantes reflexiones del artista mientras trabaja.

–¿Cómo fue filmar a Ferrari?

–Trabajar, escuchar y hablar con León siempre es un placer, dado que es una persona amable, inteligente, paciente y divertida. Entre León y yo hay una fuerte comunión de ideas, lo cual claramente se pone de manifiesto en el documental. El empleo de material de archivo, por ejemplo, procura expandir la obra y ubicarla en su contexto histórico más que llevar al espectador de la nariz, tal como lo hace el documental convencional. Civilización no intenta provocar. Para provocar al espectador basta con la obra de León. Uno de los desafíos más difíciles como realizador fue el de encontrar un equilibrio entre el documental de creación y un documental más accesible que permitiera acercar la obra de León al público. El resultado es un documental “didáctico” y fluido, lejos de la habitual rigidez de los relatos biográficos.

–¿Por qué incorpora imágenes de la Naturaleza al comienzo y al final?

–Muchos se sorprenden al ver imágenes del Delta en el contexto del documental y de la decisión de convocar a Cristina Banegas para la voz en off. La incorporación de esas imágenes es un recurso de libertad creativa, ya que no guarda relación cercana con la obra del artista. En el caso de Cristina, quiero destacar su compromiso, profesionalismo y, sobre todo, la motivación, que provoca a través de su voz. Diría que su decisiva participación fue un “experimento feliz”. El final fue modificado para dar lugar a un cierre contemplativo y neutro. El editor y yo creímos que era lo más conveniente. Civilización es, volviendo al concepto anterior, una invitación a que el espectador cree su propio cierre.

–Usted fue convocado para dirigir. ¿Cómo fue el trabajo en equipo?

–El guión lo armamos con el arquitecto Andrés Duprat. El se ocupó más de los contenidos y yo, de la forma y la estructura. Andrés hizo un valioso aporte con sus conocimientos de arte y de la obra de León en particular. Gastón Duprat, su hermano y Mariano Cohn (productores y directores de El hombre de al lado, El artista, Yo presidente), con quienes me une una larga amistad desde sus primeros días como jóvenes videoartistas, me convocaron para hacerme cargo del proyecto. Mi aproximación a la dirección de fotografía HD y cámara fue tan minimalista como intimista. Aprovechamos al máximo los escasos recursos y el tiempo disponible. Un ejemplo de los procedimientos caseros (muchos de ellos los usé con el realizador canadiense y amigo Guy Maddin en La canción más triste del mundo y otros films) consistió en usar un travelling realizado sobre una alfombra que era tirada por un asistente.

* Civilización se exhibirá hoy a las 17.45 en el Centro Cultural San Martín.

Compartir: 

Twitter
 

“León es una persona amable, inteligente, paciente y divertida”, señala el director del documental.
 
CULTURA Y ESPECTACULOS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2017 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.

Logo de Gigared