espectaculos

Jueves, 13 de junio de 2013

TEATRO

El Descueve y después

Para los chilenos, la palabra descueve alude a algo maravilloso, espléndido. De ahí viene el término que a fines de la década del ’80, el quinteto de bailarines egresados del Taller de Danza Contemporánea del Teatro San Martín y del estudio de Margarita Bali eligió como nombre del grupo. “Teníamos mucha libertad creativa, pero también éramos muy rigurosos en el trabajo. Seguíamos nuestras ganas y nos largábamos a probar algo nuevo, una canción, un texto, una imagen. Después trabajábamos muchísimo esa idea. Era algo muy explosivo pero cocinado a fuego lento”, cuenta Casella. El asegura que su verdadera formación fueron esos quince años de trabajo en equipo, mucho más que las clases que tomó con algún profesor en particular. Cada espectáculo demandaba un tiempo extenso de elaboración (no menos de un año) y suponía un cambio en relación con el anterior. “Nos transformábamos mucho de un montaje al otro”, repasa el creador. En esa época no tenían conciencia del impacto que la mezcla de lenguajes y el riesgo que asumían en cada propuesta tendría en el resto de la escena local. Años después pudieron reconocer cómo otros grupos de danza comenzaban a articular diferentes medios expresivos y a dar mayor peso a la creación colectiva, tal como lo hacían ellos. “Lo que sí teníamos en claro era que necesitábamos romper con ciertas cosas: como entrar a bailar en lugares donde los grupos de danza no entraban, como Cemento o Prix d’Ami; trabajar con músicos de rock o con De la Guarda, que venía de la Organización Negra”, comenta Casella. Y confiesa: “Eramos un grupo de danza pero con otra mirada y algo de eso sigue vivo en lo que hacemos hoy”.

Compartir: 

Twitter
 

SUBNOTAS
  • El Descueve y después
 
CULTURA Y ESPECTáCULOS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.