las12

Viernes, 6 de agosto de 2010

RESCATES

Musa de la libertad

Patricia Galvao Rehder
(1910-1962)

 Por  Irupe Tentorio

Patricia Galvao Rehder, más conocida como Pagu, nació en Sao Joao da Boa Vista, San Pablo, Brasil, el 9 de junio de 1910. De joven, Zazá, tal como la llamaban en su familia, solía incomodar a lo que se esperaba de una señorita de familia: fumaba en la calle, usaba ropas transparentes, pelo corto y se expresaba con palabras reservadas a los hombres.

Su vida se caracteriza por una lucha constante, tanto personal como social. A los 18 años ingresa al círculo de intelectuales brasileños integrantes del llamado Movimiento Antropofágico, donde conoce a Mario de Andrade, Oswald de Andrade y Tarsila do Amaral.

Este movimiento representa para Pagu una manera de fundir el arte y las ideas modernas con los temas del pasado mítico. Vale decir que desde ese lugar y a esa temprana edad esta mujer proclamaba la idea de un cambio de estructuras y resaltaba el predominio de la mujer y su inclusión en lugares que hasta entonces no eran admitidos. Es así que se enfrenta al movimiento oficial del feminismo brasileño planteando la necesidad de reconfigurar un equilibrio femenino ligado a una apertura y libertad sexual. Fue el poeta Raúl Bopp quien la bautizó con el apodo Pagu jugando con la pronunciación de las primeras sílabas de su nombre.

En su trabajo como periodista del diario O Homen do Povo, editado juntamente con Oswald de Andrade, su primer marido, se hace cargo de la sección “A Mulher do Povo”. Allí critica a las mujeres burguesas por su pasividad y ceguera social, las acusa de “ignorantes de vida de nuestros tiempos” y las incita a que tomen conciencia de los cambios que se están suscitando en el mundo para lograr una sociedad más justa y libre.

Incitadora social, Pagu promovió la participación de la mujer en los ámbitos políticos para que, de este modo, había que apropiarse de sitios concretos para tener injerencia en la dinámica social. Esta vocación de mujer que se hace cargo de las cosas que hay que modificar dentro de la historia y de la política contemporánea la lleva a ingerir y a procesar a su modo la figura de la revolucionaria y líder polaca Rosa Luxemburgo (1871-1919), convirtiéndola en un producto local tanto como materia de su ficción como materia de su propia vida personal.

Al igual que Luxemburgo, Pagu luchó por los ideales de una sociedad igualitaria. Se rebeló ante la dictadura de Getúlio Vargas y por ello fue encarcelada repetidas veces, convirtiéndose en la primera mujer convicta por asuntos políticos en el Brasil.

Luego de la publicación de su novela en 1933 Parque Industrial, Pagu transforma su realidad política y personal plasmándola en su obra. Esta novela describe a la mujer urbana proletaria Paulista quien, como Pagu, criticaba a la sociedad burguesa. Luego de la repercusión de esta novela hay un giro en la concepción de su ideología. Es por esto que decide viajar a Buenos Aires, Estados Unidos, Japón, China, URSS, Alemania y Francia, mientras trabaja como reportera en el periódico Correio daManha, Diário de Notícias y A Noite. Durante sus viajes, toma contacto con personajes políticos y sociales de la época, como el escritor argentino Jorge Luis Borges, Sigmund Freud y el emperador chino PuYi. En 1934 viaja a Rusia con la idea de ponerse en contacto y experimentar de cerca el funcionamiento del sistema político que tan fervientemente apoya. Durante su estadía observa la dinámica política y social del stalinismo, lo cual causa un cambio radical en su percepción y apoyo a las ideas comunistas. Luego de esta experiencia, se estableció en París trabajando como traductora de películas para el periódico L’Avant-Garde bajo el seudónimo Léonie.

En París, se une al grupo de intelectuales vanguardistas franceses conformados por André Breton, Paul Eluard, René Crevel y Benjamin Péret, entre otros. Viaja a la Alemania nazi y finalmente es deportada y, por ende, regresa a Brasil donde se separa de Oswald de Andrade.

En 1935 durante una revuelta política en San Pablo es apresada, torturada y puesta en prisión, y pasa dos años en una cárcel de Río de Janeiro. Escapa de la cárcel en 1938 y el gobierno de Getúlio Vargas la encarcela nuevamente pasando dos años más en prisión.

Pagu fue una nómada de su tiempo y se mantuvo en una constante recreación de sí misma y de su entorno, en una persistente huida de los parámetros sociales. Como sujeto migrante que era supo adoptar una variedad de hombres y una serie de máscaras en las que y desde las que ella transitaba. Se desplazó desde diferentes espacios formando un sujeto que optó por la característica de habitar en la periferia.

Compartir: 

Twitter
 

 
LAS12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.