las12

Viernes, 13 de julio de 2012

PANTALLA PLANA

El poder de la risa

Con el legado de ser una ex Seinfeld, Julia Louis-Dreyfus se calza los tacos altos para ser la vicepresidenta de la república, ese puesto del poder que a veces parece hacer agua y del que Dreyfus sólo saca monedas de oro.

 Por Marina Yuszczuk

Esto es Seinfeld cosecha 1993: los cuatro amigos protagonistas (el mismo Seinfeld, George Costanza, Elaine y Kramer) están en la cafetería de siempre cuando George empieza a contar que la mamá lo descubrió masturbándose y del susto se cayó y se rompió la espalda. La anécdota da lugar a una de esas disquisiciones colectivas, almuerzo de por medio, que hicieron de Seinfeld la mejor serie “sobre la nada” que hubo y habrá: los cuatro discuten si es posible estar sin masturbarse y la charla deriva en una apuesta, a la que Elaine se suma enseguida. Pero como es una chica, y se supone que las chicas pueden aguantar más (con lo que ella no está de acuerdo), le hacen apostar 150 dólares en lugar de los 100 que pone el resto. Así empieza uno de los mejores capítulos de Seinfeld, la serie en la que Julia Louis-Dreyfus se hizo famosa como parte de una banda de cuatro en la que nunca fue “la chica”, sino sencillamente Elaine. Y así sigue: Kramer es el primero en caer, Elaine es la segunda y unos días después llega a lo de Jerry y pone sus 150 arriba de la mesada porque, según cuenta, se cruzó con John John Kennedy en el gimnasio y él se puso a hacer ejercicios delante de ella, de modo que hasta ahí llegó la resistencia. Pero la apuesta importa poco porque lo que se muestra es que esa noche, después de darse el gusto, por fin se duerme relajada.

Julia Louis-Dreyfus fue Elaine Benes durante casi toda la década del noventa. Antes había pasado por ese semillero de maravillas que es Saturday Night Live: para nombrar sólo unos pocos en un programa que se renovó permanentemente, algunos de los compañeros de Julia fueron Jim Carrey, Eddie Murphy, James Belushi y Billy Crystal. Siempre rodeada de varones como todas las mujeres que incursionan en el mundo de la comedia –donde todos los géneros se ríen juntos pero, incluso hoy, el protagonismo suele ser masculino–, Julia tuvo su primera serie propia en el 2005 con The new adventures of old Christine, una sitcom en la que interpretaba a una madre divorciada que ronda los cuarenta y se reparte entre el gimnasio que atiende, las negociaciones con el ex y su papel de madre. Además de algunas apariciones en Web therapy, la serie protagonizada por Lisa Kudrow, y Curb your enthusiasm, Julia es la única ex Seinfeld que pudo escapar hasta ahora de la famosa maldición que hizo que el resto del elenco de la serie fracasara ruidosamente en sus proyectos solistas.

Y en su caso, el éxito la lleva incluso a la vicepresidencia, porque en la recién estrenada Veep de HBO Julia le pone el cuerpo –pequeño, subido siempre a unos tacos altísimos– a la flamante vicepresidenta de los Estados Unidos, la ex senadora Selina Meyers. A mitad de camino entre el absurdo de The office y el de Parks and recreation, Veep hace foco con toda la fuerza de la sátira en un backstage gubernamental muy propio de la era de los tweets y la corrección política. El primer problema de Selina, por ejemplo, que parece poner todas sus fichas en el medio ambiente y los empleos ecológicos (amigable, pero no muy jugado) es cómo reemplazar todos los tenedores y cuchillos de las instalaciones presidenciales por otros que no dañen al planeta sin ofender a la industria de los plásticos en el proceso. Rodeada siempre por un grupo de asesores un poco incompetente que encabeza Anna Chlumsky (la nenita que hizo llorar a toda una generación cuando tuvo la mala idea de morirse en Mi primer beso, después de enamorar a Macaulay Culkin), no se entiende muy bien qué es exactamente lo que hace Selina Meyers –ni mucho menos qué piensa– aparte de dejarse asesorar, atajar penales y tener un ataque de risa en el medio de un discurso. Pero Veep se interna con toda la pasión de la comedia en las minucias de un mundito que puesto bajo el microscopio siempre va a ser absurdo y también delicioso si el poder (de la risa) le toca a Julia.

Veep se estrena el lunes 23 de julio por HBO Latino.

Compartir: 

Twitter
 

 
LAS12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2020 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.