las12

Viernes, 12 de junio de 2015

#NIUNAMENOS > QUE NO PASE EL TEMBLOR

Un teje imparable

 Por Virginia Cano*

Una marea de gente y la sensación de que algo había cambiado. No sé bien qué, pero algo pasó ahí en esa plaza. Entre los carteles, los bombos, el olor a paty, las banderas, la lectura del discurso, los rostros de las pibitas sentadas en las rejas del Congreso, entre las amigas y lxs desconocidxs, entre los rezos de los “pro vida” y la defensa por nuestro derecho a la reapropiación de la violencia, entre la campaña nacional por el aborto y Lousteau caminando por Yrigoyen, entre la rabia tortillera y los que se alegraron porque Pancho les dio su bendición para estar allí, entre lxs adolescentes que venían por primera vez y lxs que vendían una remera “linda y barata” a 50 pesos, entre mis compañeras lesbianas y feministas y aquellos que querían que la marcha no fuera “tan política”, entre todos nos-otrxs y nuestras indeclinables discrepancias éticas y políticas, quedó claro que esto no da para más. Que “basta”. Que no se muera ninguna mujer más (y este “mujer” es siempre incómodo y problemático. Incluso en su más potente versión en plural). Por un instante, miramos todxs para un mismo lado. Eso no quiere decir, obviamente, que todxs hayamos visto lo mismo. O que estemos remotamente de acuerdo sobre qué quiere decir haber estado allí.

Ni Una Menos se tradujo en una implosión de lenguas heterogéneas y enfrentadas. No estuvimos exactamente unxs junto a lxs otrxs. Probablemente hayamos estado incluso unxs contra lxs otrxs.

El Ni Una Menos fue eso, la fuerza que emerge del encuentro entre nos-otrxs, de la confrontación de nuestros sueños, relatos, temores, estrategias, intereses y batallas. El (des)encuentro que expuso nuestros cuerpos a la tensión de mundos inconmensurables e incluso en guerra. Desde el 3J, desde el miércoles en que la plaza Congreso desbordó de este nos-otrxs (im)posible, desde que esa plaza se conmovió, nuestra apuesta no puede ser otra que la de seguir poniéndole el cuerpo, las palabras y las prácticas a esa disputa indeclinable por los modos en que se tejen nuestras vidas, cuerpos, legitimidades y luchas.

* Lesbiana, feminista, filósofa, docente, investigadora (IIEGE-Conicet).

Compartir: 

Twitter
 

 
LAS12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2017 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.

Logo de Gigared