las12

Viernes, 27 de mayo de 2005

Pasión en envase

Por Cristina Tania Fridman *

¿La oferta de los productos “aumente su felicidad sexual”contribuye a la satisfacción femenina o es otra de las presiones que se ejercen nuevamente sobre las mujeres casadas? Creo que debe haber de ambas cosas. Es maravilloso aprender sensaciones, sorprenderse, curiosear, fantasear, permitirse experimentar, dudar, ir y venir. Antes ese mundo no existía para los ojos de casi todas. Ahora existe ese mundo, pero con sus leyes de mercado: nunca cansancio, aburrimiento, insatisfacción dolor, agotamiento, stop. El mensaje es: se puede siempre y más.

Ante la presión de la “mejor” sexualidad sería interesante abrir el erotismo a una situación con marca de autor/a, es decir que cada una de nosotras pudiera recrearse y crear sus propios ritmos, escenas y modalidades. No siempre nos atrevemos a pagar el precio de la diferencia.¿Seremos las mujeres, las casadas, eternas adolescentes con el mismo jean y el mismo botox? ¿A quién estaremos superando en la carrera de la vida? ¿Qué contrincante nos gana siempre y no nos permite estar con un compañero o con nosotras mismas si no es “para agradar, agradar y agradar”?

El mercado del sexo siempre ha existido. Uno coloca en Internet la palabra “consejos de buena sexualidad” y enseguida aparece un cartel que nos indicaría la forma en que tenemos para practicar nuestros primeros pasos en la sexualidad creativa, empezando justamente por guiones de películas. Siempre guiones, la vida sería así consistentemente coherente con el afán de controlar todo, hasta la vida sexual, aparentemente más libertina. ¿Una es un sujeto de deseo o “ese deseo” viene impuesto? Una debe saber qué está buscando, qué obtiene al probar cada cosa y qué deseos tiene de continuar in eternum con esta búsqueda, porque si no se vuelve nuevamente una insoportable rutina obligatoria: lencería, prácticas inusuales, posiciones, grititos, palabras, acompañamientos de films, sonidos, luces, prótesis o ayudas sexuales. Quizá valga la pena pensar qué es más divertido: si la venta de la máquina de coser o mirarse al espejo todos los días o ensayar una y otra vez distintas maneras de “apasionarse” aunque también la pasión venga en envase.

* Socióloga, especialista en Educación Sexual y directora del Centro de Educación Terapia e Investigación en Sexualidad (Cetis).

Compartir: 

Twitter
 

SUBNOTAS
  • Pasión en envase
 
LAS12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2020 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.