las12

Viernes, 31 de julio de 2009

Se muere una de cada 300 mujeres que tienen que recurrir a un aborto inseguro

 Por Rebecca Gomperts *

Cada año 19 millones de mujeres en todo el mundo recurren al aborto inseguro y uno de cada 300 de esas mujeres muere. Estas muertes son innecesarias y prevenibles. Hay estudios científicos que demuestran que los abortos con medicamentos en pastillas (misoprostol solo o en combinación con mifepristona) son muy seguros y efectivos y han demostrado que las mujeres pueden realizarse un aborto con medicamentos ellas mismas, de forma segura, en sus casas. Los riesgos son los mismos que en un aborto espontáneo. En general, entre el 15 y el 20 por ciento de todos los embarazos terminan en un aborto espontáneo y, la mayoría, son manejados por las propias mujeres sin supervisión médica adicional. El aborto con medicamentos y el espontáneo son procesos muy similares y tienen los mismos riesgos de complicaciones.

La mifepristona y el misoprostol han sido registrados como medicamentos esenciales por la OMS. El misoprostol también puede ser usado para el tratamiento de abortos espontáneos incompletos, provoca contracciones y sangrado, pero en el caso de sangrado severo una dosis adicional regula el flujo sanguíneo y detiene una hemorragia. La investigación de la OMS acerca de la forma de uso más efectiva del misoprostol, publicada en la revista médica británica The Lancet, en junio de 2007, examinó las tasas de aborto completo luego de dos semanas. Si no había un aborto completo, luego de este tiempo, a las mujeres se les practicaba una aspiración. Sólo el 17 por ciento –de las mujeres a quienes se les indujo el aborto con misoprostol– necesitaban recibir un tratamiento quirúrgico posterior. Sin embargo, la pregunta es si todas estas intervenciones quirúrgicas eran realmente necesarias, dado que otra investigación mostró que un aborto incompleto usualmente se completa luego de la primera menstruación.

Pero, aun así, esto también significa que, al menos, el 83 por ciento de las mujeres, finalmente, no necesitarán recurrir a métodos invasivos inseguros y arriesgar su salud y sus vidas. Más aún, esta “tasa de fallo” no se refiere a situaciones de riesgo de vida. La hemorragia es una complicación cuyo riesgo es relativamente bajo (0,4 por ciento) en un aborto inducido por misoprostol. El riesgo es aceptable en un contexto donde la única alternativa son los métodos de aborto de muy alto riesgo que implican mucha mayor probabilidad de hemorragia, infección y otras complicaciones. Si no hubiera ninguna institución médica cerca, la mujer puede tanto trasladarse a cualquier clínica (tiene que poder llegar en una hora como máximo en el caso de hemorragia) como usar una dosis adicional de misoprostol.

En los raros casos en que una mujer necesita atención médica posterior, puede decirle a [email protected][email protected] que tuvo un aborto espontáneo. El tratamiento de seguimiento para el aborto espontáneo y aún la atención postaborto están disponibles y son legales en la Argentina. Otra complicación del aborto médico es que continúe el embarazo (lo que sólo sucedió en el 6 por ciento de las veces cuando se usó misoprostol y en menos del uno por ciento de los casos cuando se usó la combinación de mifepristona y misoprostol). Las mujeres con embarazos que continúan pueden intentar usar misoprostol de nuevo y es posible que el segundo intento sea exitoso.

Las píldoras para el aborto con medicamentos dan a las mujeres la posibilidad de tomar el control de sus decisiones reproductivas, sin depender de la legalidad del aborto y de la disponibilidad o voluntad de [email protected][email protected] y a tomar este control de manera segura, con muy poco riesgo para sus vidas y su salud. Para salvar vidas de mujeres, la información y el aborto con medicamentos deberían hacerse fácilmente accesibles para las mujeres.

Women on Waves publicó instrucciones para las mujeres acerca de cómo realizarse un aborto con medicamentos ellas mismas en su sitio web (http://www.womenonwaves.org/

set1020.191en.html). Las instrucciones son para el aborto seguro usando misoprostol. En algunos países el misoprostol se consigue con facilidad, pero a las mujeres les falta información adecuada acerca de cómo usarlo de la manera más efectiva.

Si el aborto con medicamentos es accesible, las mujeres no necesitan recurrir a prácticas tradicionales o peligrosamente invasivas. Además, las que no tienen los medios para pagar por un aborto ilegal (posiblemente seguro pero muy caro) realizado por un/a profesional pueden realizarse un aborto seguro, inducido por ellas mismas, en su casa, si saben acerca del aborto con medicamentos ¤

* Médica y directora de la organización holandesa Women on Waves (Mujeres sobre las olas).

Compartir: 

Twitter
 

SUBNOTAS
 
LAS12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.