libero

Lunes, 6 de octubre de 2003

FUTBOL › GANO EN AVELLANEDA DESPUES DE MAS DE MEDIO SIGLO Y APURA A BOCA

Banfield es algo serio

Sigue la racha de los de Falcioni, especialistas en ganar de visitante. Con dos goles de Cervera lo dio vuelta en el segundo, tras la ventaja que había sacado Ubeda para el local. Banfield quedó a tres puntos de Boca y tiene que jugar con el puntero un partido diferido.

 Por Ariel Greco

Para entender el resultado, no hace falta más que bucear en el estado de ánimo que traían los dos equipos. Racing llegaba abatido, con dudas en sus propias fuerzas, con individualidades cuestionadas y con un entrenador que admitió en la semana que el crédito con la gente se le había acabado. Por el contrario, Banfield se presentaba en Avellaneda con la confianza que le otorgaban dos triunfos consecutivos, con futbolistas que atraviesan un muy buen momento y con el sustento que entrega un esquema que se adapta a la perfección para jugar de visitante. Entre las dudas de uno y la seguridad del otro se encuentran las explicaciones del 2-1 que ubicó a Banfield a tres puntos de Boca y la posibilidad de igualarlo cuando lo visite el miércoles 15 para poner al día el Apertura.
Desde lo estrictamente futbolístico, el marcador refleja sólo en parte lo que sucedió en el campo. Racing tuvo momentos en que pudo imponer la idea que pregona su técnico. Con un buen toque en la mitad del campo a partir de los pies de Molina y Rimoldi, y con el desequilibrio que imponía Mariano González con su habilidad, el conjunto de Cappa comenzó a gestar una actuación que pintaba para borrar las pálidas imágenes de las últimas jornadas. Ante un rival ordenado y prolijo, Racing lograba dominarlo y generarle situaciones de peligro. Incluso consiguió ponerse en ventaja con una volea de Ubeda desde el borde del área. Por el contrario, Banfield se notaba desbordado, aunque tuvo la virtud de no desesperarse y saber esperar a que pasara el mal momento. Ni siquiera se salió del libreto con el 0-1.
Pero, a medida que transcurrían los minutos, las cuestiones anímicas comenzaron a tomar protagonismo. Ante los primeros imponderables, a Racing lo arrebataron sus propios miedos. Hasta los pelotazos más sencillos de resolver se transformaron en jugadas peligrosas, sin importar la presión que pudiesen ejercer los delanteros visitantes. Y en una maniobra de esas características, Banfield se encontró con el empate. Galliquio no supo rechazar ante Cervera, que no desaprovechó el regalo y logró la igualdad con un derechazo suave, ajustado al palo.
Con ese golpe, Racing terminó de desarmarse. Lo que había insinuado en la primera parte se desdibujaba a cada minuto. Y los errores en el fondo terminaron de condenarlo. En un tiro libre frontal, Cervera apareció solito en el área y bajó la pelota para la entrada de un compañero. Todavía con el error del primer gol en la cabeza, Galliquio volvió a equivocarse y le devolvió una pared perfecta al delantero, que otra vez no perdonó. Como no perdonó Banfield, que se aprovechó de las dudas de Racing para llevarse un triunfo que ilusiona.

Compartir: 

Twitter
 

Cervera celebra el primero de sus goles. Nuñez y Bustos Montoya lo corren para sumarse al festejo. Banfield gano en Avellaneda tras 55 años.
 
LIBERO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.