libero

Lunes, 27 de agosto de 2007

FúTBOL › CON EL DEBUT DE GRACIAN, EL EQUIPO DE RUSSO TRIUNFO SOBRE LA HORA EN UN PARTIDO CALIENTE

Ganó Boca, pero quedaron muchas dudas

Venció a Gimnasia con un gol de Palacio y otro de Ledesma, con un penal que dejó un margen enorme para la polémica. El gol de Gimnasia lo hizo Fede Domínguez. El árbitro Lunati expulsó a dos jugadores del equipo platense.

 Por Ariel Greco

La forma en que el público de Boca celebró la angustiosa victoria ante Gimnasia puede tomarse con una lectura clara: la gente entendió que el triunfo ante el conjunto platense parece significar el verdadero comienzo del campeonato para el equipo de Miguel Russo. Dos puntos que ya parecían perdidos, el promisorio debut de Leandro Gracián, el principio de recuperación de Rodrigo Palacio y el próximo compromiso ante el líder Independiente son argumentos suficientes para que Boca le encuentre muchos aspectos positivos a un partido que daba la impresión de dejarle una nueva frustración.

Si Boca ayer no ganaba, la despedida del Apertura empezaba a consumarse. No tanto por los puntos que lo separan de la cima, sino por las oportunidades dilapidadas. Y sobre todo, por las dudas que genera el pobre nivel de juego que exhibió hasta ahora. Sin embargo, el cuestionable penal que pitó Lunati y que convirtió Ledesma le dio a Boca la posibilidad de analizar el encuentro de otra manera.

La primera mirada positiva surge a partir del ingreso de Gracián. Es que tras un pobre primer tiempo, con los problemas de creación de fútbol que había expuesto en los tres primeros compromisos, Boca encontró con la entrada del ex volante de Vélez a un conductor, algo que venía extrañando desde la partida de Riquelme. Con claridad para tocar e ir a buscar la devolución y habilidad para sacarse de encima a un marcador y empezar la jugada de ataque, Gracián dejó en claro que puede ser una alternativa válida para cambiar el ritmo, justo el problema que Boca padece.

Es que hasta su entrada, el equipo de Russo había repetido los errores de juegos anteriores. Con volantes sin llegada, Palermo absorbido por la marca y Palacio con su capacidad de desequilibrio limitada, Boca dependía de lo que generaba Ibarra, que desde el lateral era su atacante más peligroso. Llegó con un zurdazo del formoseño que pegó en el travesaño, con otro remate del cuatro que se desvió en un defensor y con un toque de Palacio que también rebotó en el travesaño. Pero recién en el segundo tiempo, en especial con Gracián en la cancha, Boca pudo mostrarse superior a su adversario.

Claro que para ello también influyó la decisiva aparición de Palacio. Desde que en el arranque del segundo tiempo recibió un pivoteo poco ortodoxo de Palermo y anotó el gol con un derechazo de primera y colocado, el ex delantero de Banfield recuperó confianza y volvió a mostrar su velocidad para desbordar y generar peligro por los costados. Ubicado como puntero izquierdo, Palacio exhibió destellos de lo que puede, lo que significa muy buenas noticias para Boca.

Lo curioso es que por más que levantó su producción, el equipo de Russo necesitó de otros factores para vulnerar a un Gimnasia que se programó para buscar un punto. Porque Domínguez encontró la igualdad en una jugada aislada, tras un rebote afortunado en un tiro libre. Y luego supo disimular la expulsión de Escobar con el simple argumento de agrupar muchos hombres cerca de Cejas. Entonces llegó la injusta expulsión de Civelli, que ni siquiera estaba amonestado. Y sobre el final, Boca necesitó que Lunati comprara el penal que supo fabricar Boselli ante la ingenuidad del arquero, que se lo llevó puesto cuando el delantero ya había iniciado su caída.

Como Ledesma no falló y consiguió su cuarto gol en el torneo, Boca se llevó un triunfo muy festejado, que le permite ver los avances que tuvo en su rendimiento. Porque Gracián puede ser el conductor, porque Palacio parece recuperar su nivel y porque ahora tiene que visitar a Independiente, con la posibilidad de sacarle el invicto y prenderse definitivamente en la pelea para el título. Porque para Boca, el Apertura parece haber empezado ayer.


Estadio: Boca

Arbitro: Pablo Lunati

Goles: 48m Palacio (B); 50m Domínguez (G); 90m Ledesma (G), de penal.

Cambios: 11m Alderete (6) por Medina (G); 63m Batalla por Leguizamón

(G); 64m Gracián por Urribarri (B); 77m Cardozo por Piatti (G) y Boselli por Dátolo (B); 85m A. González por Banega (B).

Incidencias: 61m expulsado Escobar (G); 86m expulsado Civelli (G).

Compartir: 

Twitter
 

Fede Domínguez y Palacio pelean por la pelota. Los dos anotaron un gol, pero el de Boca se fue más contento con el resultado.
SUBNOTAS
 
LIBERO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.