libero

Lunes, 21 de enero de 2008

FúTBOL › EL DIRECTOR TECNICO DE RACING AMENAZO CON IRSE, PERO DE TOMASO LO CONVENCIO PARA QUE SIGA

Micó, con las pelotas bajo el brazo

Cansado de que le desarmen el plantel, y con la venta de Romagnoli a Toluca como la gota que rebasó el vaso, el entrenador decidió abandonar su cargo. Enterado, el gerenciador viajó de urgencia a Salta y logró disuadir al DT para que se quede. La historia es casi calcada con lo que pasó con Costas. Además, el volante que se va disparó contra Blanquiceleste.

La sangría de jugadores no se detiene y Racing está que arde, al menos esa señal dio el entrenador del equipo, Miguel Angel Micó, quien enterado a última hora de la partida del volante Martín Romagnoli al fútbol mexicano en medio de la pretemporada, les comunicó a sus colaboradores y a los integrantes del plantel que no continuaría en el cargo. Sin embargo, el viaje de urgencia a Salta del titular de Blanquiceleste, Fernando De Tomaso, consiguió frenar la decisión del DT, luego de una reunión de varias horas. En medio de ese clima enrarecido, Romagnoli cargó municiones contra la gerenciadora del club y disparó que es “entendible que los jugadores y el entrenador se quieran ir”, debido a los repetidos incumplimientos por parte de la empresa. Una historia que se repite de manera cíclica desde hace bastante tiempo.

Quienes recuerden las circunstancias en las que el ex entrenador del club Gustavo Costas amenazó con alejarse de Racing –antes de irse realmente unos meses después–, verán que el caso de Micó bien podría tratarse de una repetición. Es que, al igual que a Costas, Blanquiceleste le había prometido al entrenador que no desarmaría el equipo. Y lo cierto es que desde que arrancó el receso de verano y los trabajos de pretemporada, en Racing no ha pasado sino todo lo contrario. Con Romagnoli, quien jugará ahora en el Toluca, de México, que dirige José Pekerman, las bajas del conjunto de Avellaneda llegaron a seis. Los otros que se fueron son el defensor Gustavo Cabral, los volantes Nicolás Cabrera, Cristian Pellerano y Domingo Salcedo, y el delantero Claudio López.

La noticia de la venta de Romagnoli, una de las piezas clave que le quedaban en el equipo a Micó, desató la ira del entrenador, potenciada encima por el hecho de haber sido el último en enterarse del asunto. Y la verdad es que Micó no gana para disgustos, ya que durante la semana, un día antes del amistoso con River por el Pentagonal, el volante Adrián Bastía había amenazado con abandonar la pretemporada debido al incumplimiento de una deuda que Blanquiceleste mantiene con él y el resto del plantel, que en cambio sí había logrado cobrar la primera cuota.

En la noche del sábado, la paciencia de Micó llegó a su límite y entonces el DT les comunicó a sus colaboradores sus intenciones de renunciar al cargo, al que había asumido con el compromiso de De Tomaso de no desarmar el plantel, ya que por los problemas económicos que atraviesa la gerenciadora iba a ser muy difícil que llegaran a la Academia refuerzos de renombre. Luego de anunciar su decisión a los suyos, el entrenador reunió a los jugadores y les comunicó lo mismo. Cualquier semejanza con la situación que vivió Costas no es pura coincidencia. Aquella vez, por los rumores que indicaban que Blanquiceleste SA ya se había contactado con Antonio Mohamed para sucederlo, el ex entrenador amenazó con irse, se lo comunicó a sus colaboradores y a los jugadores, pero luego de una reunión con De Tomaso también revirtió su decisión, comunicada en una recordada conferencia de prensa tras una victoria ante Arsenal. Un puñado de fechas más tarde, el ex defensor presentó su renuncia tras una goleada 0-3 ante Huracán, cuando ya había perdido todo el respaldo del plantel.

Enterado De Tomaso de la determinación de Micó, decidió viajar a Salta e intentar convencer al técnico para que revea su posición. Lo mismo habían hecho por la noche los referentes del plantel, quienes le solicitaron que continuara, tal como había pasado con Costas. Durante toda la tarde de ayer, De Tomaso y Micó estuvieron reunidos en el hotel donde Racing hace la pretemporada en Salta, hasta que finalmente el gerenciador logró convencer al ex coordinador de las divisiones juveniles de que permanezca en el cargo.

En medio de este clima, Romagnoli descargó artillería pesada contra la empresa gerenciadora de Racing. “Es entendible que los jugadores y el técnico se quieran ir”, tiró el volante. “Me voy porque no me cumplieron y en Racing siempre surgen problemas porque se hacen las cosas mal. Se necesitan meses de ordenamiento del club para que salga adelante, si no, va a continuar todo de la misma forma”, disparó el ex volante de Colón, quien este mismo mes había arreglado su continuidad en Racing. Incluso había arrancado tarde la pretemporada porque no había solucionado su situación.

En lo estrictamente futbolístico, Racing había comenzado 2008 con un triunfo (1-0) sobre San Lorenzo y una inmerecida derrota (2-0) frente a River, ambos partidos por el Pentagonal de Verano. El próximo encuentro será mañana en Salta, ante Boca.

Compartir: 

Twitter
 

Micó tenía decidido renunciar luego de que le comunicaran que Romagnoli se iba a México.
 
LIBERO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.