libero

Lunes, 10 de agosto de 2009

FúTBOL › SE DECIDE LA SUERTE DEL FúTBOL ARGENTINO ENTRE LA AFA, TSC Y TYC

La semana más caliente

La peor crisis de la relación entre el fútbol y la televisión puede aportar novedades inéditas entre hoy y mañana. Los dirigentes se reunirán con Grondona y luego con los propietarios de los derechos de televisación del fútbol, hoy por la mañana, y a la noche habrá un cónclave en Ezeiza para definir la rescisión del contrato en vigencia hasta 2014.

 Por Gustavo Veiga

A casi dieciocho años de que comenzara a regir el primer contrato entre la AFA y TSC (Televisión Satelital Codificada) –fue el 1º de agosto de 1991–, la sociedad que parecía indestructible está a punto de hacer crac, como en Wall Street. Hoy y mañana serán días críticos. Y la temporada de fútbol 2009-2010 puede quedar en cuarentena hasta nuevo aviso. Los dos pesos pesado del conflicto que impide ponerle una fecha al comienzo de los torneos rivalizarán en convocatoria: Julio Grondona y las empresas que comercializan los derechos de TV. El dirigente les pedirá esta noche a sus pares del Comité Ejecutivo que se definan por la rescisión o no de los contratos televisivos. Desde TSC y Torneos y Competencias (TyC) intentarán revertir esa amenaza con una invitación a los presidentes de los clubes para que analicen los problemas judiciales que tendrían si aprueban la ruptura. Después de esos dos encuentros se sabrá si la Argentina “es un país dramático sin fútbol”, como dijo un Diego Maradona apocalíptico hace unos días.

Grondona, quien maneja de manera unipersonal las negociaciones en nombre de los clubes, hace varios días que no habla con Alejandro Burzaco, el representante de TyC que tenía como interlocutor. El presidente de la AFA se impuso como conducta el aislamiento. Esta falta de diálogo, sin embargo, no detuvo los aprontes en uno y otro sector para analizar el escenario que ya está instalado: un quiebre en la relación comercial y la prolongación del conflicto con el fútbol paralizado.

Marcelo Bombau, el presidente de TyC, confirmó la invitación a los clubes para conversar en las oficinas de TSC, ubicadas sobre la avenida San Juan, mañana al mediodía. Las empresas intentaron adelantarse a la reunión del Comité Ejecutivo de los martes, pero Grondona, astuto, anticipó en 24 horas el encuentro de ese día con sus pares. En la convocatoria empresaria habrá un tema nodal: qué sucederá con los cuatro contratos de derechos televisivos si se rescinden. “Yo voy a estar presente”, le dijo a este diario el máximo representante de la productora, y todo indica que lo hará con varios ejemplares de los acuerdos firmados, de modo que los dirigentes –si concurren– se enteren de lo que hay en juego.

“Cuento con varios amigos en los clubes y no tienen ni idea de lo que pasa. La reunión es para que sepan dónde están parados. Uno de los clubes grandes quiere analizar este tema en su comisión directiva y no está de acuerdo con precipitarse en la ruptura del contrato”, deslizó el empresario sin nombrar a la institución, ayer al mediodía en TN, cuya programación se volcó casi por completo a tratar el tema como si fuera un asunto de Estado. “Pacto Kirchner-Grondona” era el título que encabezaba toda la información. “Quiero que Grondona o alguien del Gobierno salgan a desmentir la existencia de este pacto”, rubricó Bombau.

En la AFA se está reforzando la convocatoria a la reunión del Comité Ejecutivo que se anticipó para hoy a las 19 en el predio de Ezeiza. Un solo dato sirve de ejemplo. La mesa directiva de la Primera B mandató de urgencia a Carlos Ríos, el vicepresidente de San Telmo, para que concurra. Los dirigentes cubrieron el hueco que dejó su representante titular, el presidente de Deportivo Armenio, Noray Nakis, quien viajó a Moscú para el partido amistoso que disputarán las selecciones de Argentina y Rusia. Y también disimularon la ausencia obvia de su suplente, Salvador D’Antonio, el máximo dirigente de Sportivo Italiano, porque su club ascendió de categoría.

Marcelo Achile, el presidente de Defensores de Belgrano, comentó: “Tenemos la información de que se va a decidir algo muy importante”, aunque no descartó que eso signifique mantener la suspensión de los campeonatos.

Bombau se había anticipado el jueves a la noche en diálogo con este periodista a lo que ratificó ayer en el cable: “Vamos a defender nuestros derechos y si se llega a una rescisión unilateral, demandaremos a todos los involucrados”. Eso significa que le apuntarán a la AFA y también a los clubes, si la ruptura es avalada por los integrantes del Comité Ejecutivo (en él están representadas todas las instituciones de Primera y hay otros dirigentes por cada categoría del Ascenso). El presidente de TyC definió esa posibilidad como “un acto ilícito”. Y agregó que “la compañía tiene accionistas americanos y ellos nos están llamando para saber lo que está ocurriendo. Esta situación puede golpear muy fuerte en el mundo del fútbol”.

Abogado de profesión, Bombau describió que varios colegas suyos ya empezaron a estudiar la estrategia que seguirán las empresas si litigan contra la AFA. “Va a haber consecuencias. Una de ellas es que interpongamos una medida cautelar y si un juez nos da la razón, que el fútbol se suspenda por varios meses.” El fantasma de Víctor Perrotta, aquel magistrado que paralizó los torneos a principios de 1998, vuelve a tomar cuerpo.

En TyC aseguran que la AFA recibió cheques por 51 millones de pesos en concepto de derechos y con el propósito de pagar la deuda que se mantiene con Agremiados. También afirman que cuando los dirigentes de River fueron al sindicato de futbolistas a levantar inhibiciones, les respondieron que volvieran la semana próxima. Presumen que esa dilación demuestra la escasa disposición a resolver el conflicto de Sergio Marchi porque juega este partido para el equipo de Grondona. Una conclusión cuanto menos temeraria. Si fuera así, sus propios afiliados –acreedores de los clubes por largas deudas impagas– no estarían de acuerdo. Líbero intentó comunicarse con el secretario general del gremio y le dejó dos mensajes a uno de sus colaboradores. Nunca hubo respuesta.

Carlos Avila, el ex zar de TyC que hoy está enfrentado con sus autoridades, también se involucró en este asunto delicado. Cuestionó a Grondona (“Benefició mucho a Torneos”, dijo sin ruborizarse) y consideró que su ex empresa “es la única productora del planeta que tiene los derechos de tres Mundiales, los de 2006, 2010 y 2014, cuando en el resto de los países son de las televisoras”.

El actual candidato a presidente de River piensa que “no se va a rescindir el contrato”, aunque instantes después no fue tan concluyente: “Se puede terminar porque en 2004 se modificó cuando pasó a ser por monto fijo. Como hubo una reforma, se podría revisar el vínculo que llega hasta la temporada 2013-2014”. A un resquicio legal de ese tipo apuntan también los letrados del Estado que estarían asesorando a Grondona.

Para Avila, “el modelo que quiere imponer el presidente de la AFA en la Argentina es el de la RAI en Italia”. Bombau calificó a esta posibilidad como “un disparate” y dijo que Avila “está mal asesorado”. Para llevar agua hacia su molino, mostró dos hojas donde se observan varios gráficos de torta que, según TyC, arrojan datos que robustecen la posición de las empresas. En uno se comparan la publicidad durante 2008 en el cable (32%) y la TV abierta (68%) con los valores de este año. En lo que va de 2009, un gráfico idéntico precisa que los avisos en el cable subieron (35%) y bajaron ligeramente en la tele abierta (65%).

Pero eso no es todo. Basándose en Ibope, la productora deportiva aportó otro gráfico que cubre el período enero-mayo de este año y en el que se divide la torta en tantas porciones como tiene el cable de programación. Las señales de noticias como TN o América suman el 22 por ciento de audiencia, las de cine y los programas infantiles el 18 por ciento y los deportes recién ocupan el cuarto lugar con el 14 por ciento. Dentro de este rubro habría que cuantificar la audiencia del fútbol.

Para TyC, el dato es tan indicativo de que el mercado del fútbol codificado está al límite, como que la cantidad de abonados al cable que pagan para ver los partidos no incluidos en el básico (pay-per-view, PPV) es exigua. Apenas unas 800 mil personas, casi un 15 por ciento de los 5.400.000 abonados declarados por TSC y Torneos.

Ese agujero genera un desajuste que Grondona interpretó como un buen motivo para iniciar el pleito con las empresas de la televisión. Pidió anular el PPV a cambio de que le aumenten a la AFA el abono básico del cable a 12 pesos por persona. Esto daría 64,8 millones mensuales para el fútbol y unos 780 millones de pesos al año. Los empresarios salieron espantados cuando el presidente de la AFA les exigió una cifra muy superior al piso de 268 millones fijado para esta temporada.

“Julio no es un boludo. Si se tira a la pileta es porque tiene un guiño o porque maneja una información que nosotros no conocemos. Una posible desregulación del cable, por ejemplo, con el ingreso de las telefónicas al negocio. El controla el Consejo de Televisión y Mercadotecnia de la FIFA. No se olvide”, comentó un dirigente del círculo áulico de Grondona.

La rescisión del contrato entre la AFA, TyC y TSC que se discute por estas horas mandó a un segundo plano el regreso del fútbol. Lo insoslayable es que este conflicto condiciona su fecha de reanudación. Sin acuerdo entre las partes, no se sabe cuándo empezarán los campeonatos. Ni tampoco si se televisarán como hasta ahora. Y mucho menos se conoce en qué consiste la propuesta del ex presidente Néstor Kirchner a Grondona para avanzar en una solución superadora de esta crisis que es, al menos en los aprontes, la peor de la historia entre el fútbol y la televisión.

Compartir: 

Twitter
 

SUBNOTAS
 
LIBERO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.