libero

Lunes, 10 de agosto de 2009

BOXEO › BARRIOS, LEJOS DE SU MEJOR MOMENTO

Una Hiena sin dientes

 Por Daniel Guiñazú

Jorge Rodrigo Barrios bajó del ring montado en el Polideportivo Carlos Cerutti de la ciudad de Córdoba y entregó el mejor resumen de lo que fue su actuación: “Me faltó ritmo, me faltó distancia, así no puedo volver a pelear por un título del mundo”. Y en verdad fue así: la Hiena derrotó ampliamente por puntos en 12 asaltos al nicaragüense Moisés Castro. Pero, más allá de la holgura del triunfo, su futuro quedó sembrado de dudas.

En cierto modo resultó lógico que las cosas se hayan dado como se dieron. Barrios llevaba 11 meses sin pelear tras su dura derrota ante el tejano Rocky Juárez y necesitaba volver a poner en marcha su máquina de pelea, ahora en la categoría de los livianos. La suma de una inactividad prolongada, el salto a una división superior, y la presencia de un rival zurdo, huidizo y conservador, le dieron forma, entonces, a un trabajo inexpresivo y desdibujado, y a una pelea monocorde que el público cordobés subrayó con silbidos del 4º round en adelante.

Barrios (61,200 kg) no explotó nunca. Y cuando lo hizo, en la última vuelta, ya era tarde para cambiar el juicio desfavorable. Si, a lo largo de su carrera, lo que le faltó en talento y variantes, lo compensó con corazón y entrega, esta vez ni siquiera eso fue posible. Atado, lento, impreciso, sin poder combinar casi nunca sus golpes, sólo la exagerada cautela de Castro (61,200 kg) le evitó problemas mayores. Cuando el nicaragüense, en el 6º y en el 10º round, se atrevió a romper sus ataduras y le dio salida a su izquierda en gancho o cross, pudo desestabilizarlo con facilidad.

No le queda a la Hiena mucho hilo en el carretel, ni tiempo para mejorar. A los 34 años, y con duras batallas marcadas sobre la piel, deberá recomponer su figura, pelear más seguido y conseguir el vigor y la velocidad indispensables para poder aspirar a una chance por la corona mundial de los livianos. Barrios eligió apuntarle al mejor de todos: el venezolano Edwin Valero, campeón del Consejo y dueño de un record impresionante de 25 victorias consecutivas, todas por nocaut.

Para llegar hasta allí deberá recorrer un largo camino de trabajo y esfuerzos. Hoy por hoy, Valero parece demasiado para él. Barrios lo sabe. Y fue una buena noticia que lo haya reconocido en público en la medianoche del sábado, sobre el cuadrilátero cordobés.

Compartir: 

Twitter
 

 
LIBERO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.