libero

Lunes, 30 de noviembre de 2009

FúTBOL › SAN LORENZO LE HIZO PRECIO A BOCA Y SóLO LE GANó 3-0 EN EL NUEVO GASóMETRO

Fue como una goleada de la gran siete

Aguirre, la ira de Boca, hizo dos goles y Bordagaray el otro para el incuestionable triunfo de San Lorenzo en el Bajo Flores. El equipo del Coco Basile tuvo algunas chances, pero dio demasiadas ventajas. La sacó barata.

 Por Juan José Panno

El 26 de agosto de 2006, en ese mismo estadio, Boca le ganó a San Lorenzo por 7 a 1. Nadie de San Lorenzo lo olvidará jamás. Nadie de Boca, tampoco. Cada vez que les recuerdan la cuestión de la paternidad, los boquenses pelan el premio consuelo de aquella tarde histórica. Mientras tanto temen la posibilidad de que algún día se concrete la goleada que devuelva ojo por ojo y gol por gol. El temor se convirtió ayer en pánico cuando a los 20 minutos del primer tiempo el equipo local ya tenía dos pepas en el bolsillo y amenazaba con más en cada ataque.

Era curioso: pareció en el arranque que se daban todas las condiciones de aquel partido, pero al revés. En aquella ocasión, Malingas Jiménez se había perdido un gol cantado y San Lorenzo fue sorprendido en la primera llegada a fondo de Boca, la que abrió las compuertas de la inundación goleadora. En el inicio del cotejo de ayer, Medel primero y Palermo después tuvieron el gol, pero se frustraron en las manos y el cuerpo de Migliore; y en la primera acción de pelota detenida en el arco de enfrente, Aguirre cabeceó solo y la pelota viajó velozmente a la red. Un par de minutos después, Papu Gómez metió el segundo, pero estaba un par de centímetros adelantado y no valió. Por entonces quedaba claro que la cancha estaba rápida y la defensa de Boca, lenta; que cada vez que San Lorenzo atacaba se olía a gol; que los volantes de Boca no daban pie con bola; que Rivero y Leiva se adueñaban de la zona central; que Pintos volaba por la derecha y no había manera de frenarlo; que todo parecía estar dado para que los locales gritaran hasta la afonía. A los 20 minutos, Aguirre metió una impresionante volea que dejó como una estaca a Abbondanzieri. Poco después se apuró Bordagaray en una llegada a fondo nacida de los errores defensivos rivales y sobre la hora Papu Gómez se perfiló fenómeno, pero definió mal.

A esa altura, Boca tenía que agradecer que sólo perdiera 2-0 y que San Lorenzo no tuviera un delantero con oficio en la cancha. Los hinchas locales, eufóricos por la distancia futbolística, encendieron de nuevo las ilusiones de una goleada de catástrofe cuando Bordagaray hizo un moñito con Krupoviesa y marcó el tercero. Pero ahí se terminó la cosa. Con el 3–0, San Lorenzo se dio por satisfecho y Boca hizo patente su impotencia, avanzando con viento a favor y fútbol en contra.

No hubo revancha directa (no es sencillo hacer 7 goles, tienen que darse demasiadas casualidades), pero el 3-0 les sirvió (y mucho) a los locales para gozar del baile y la confirmación de la paternidad.


Estadio: San Lorenzo.

Arbitro: Héctor Baldassi.

Goles: 9m y 20m Aguirre (SL); 53m Bordagaray (SL).

Cambios: 45m Mouche (4) por Monzón (B); 68m Romagnoli por Gómez (SL); 69m González por J.M. Torres; 75m Viatri por Gaitán (B); 79m Rovira por Bordagaray (SL); 83m, Marino por Medel (B).

Compartir: 

Twitter
 

Cabezazo de Cáceres, amague de Aguirre, la ira de Boca.
Imagen: Télam
SUBNOTAS
 
LIBERO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.