libero

Lunes, 12 de abril de 2010

FúTBOL › ¿QUé HAY QUE CAMBIAR PARA QUE EL ASTRO DEL BARCELONA REPLIQUE SU RENDIMIENTO EN EL EQUIPO?

Messi, deuda pendiente de la Selección

En la comparación con el actual, pareciera que el Messi de la albiceleste nunca hubiera hecho nada. El desafío es armar un equipo que lo asista limpiamente, como en el Barcelona, que lo proteja y lo respalde en los malos momentos.

 Por Ariel Greco

¿Por qué Messi no juega en la Selección como lo hace en el Barcelona? La pregunta se repitió y se repite hasta el hartazgo. Como si con el interrogante no bastara, también abundan las respuestas, algunas lógicas, pero muchas de las otras: “no siente la camiseta”, “se cuida las piernas”, “es pecho frío”, “está inflado, en la Selección no demuestra nada”... Frases como ésas llevan a no poder disfrutar de un crack, que a los 22 años todavía no tiene techo y que se encuentra con una presión extra, como si tener que demostrar que es el mejor jugador del mundo en cada partido que juega ya no lo fuera.

No es cierto que Messi nunca haya rendido con la camiseta argentina. Fue absolutamente determinante para el título en el Mundial juvenil de Holanda 2005, en el que resultó goleador y elegido mejor jugador del torneo. También brilló en la Selección Olímpica que obtuvo la medalla dorada en Beijing. Y además, sin ser tan determinante, tuvo buenas actuaciones en la primera parte del ciclo Basile, con la Copa América 2007 como pico de rendimiento. Claro que, en la comparación, pareciera que nunca hizo nada.

“Messi es el mejor del mundo en la Selección y en el Barcelona, y él lo sabe. La diferencia es que allá tiene cinco o seis opciones de pase y eso es imposible de marcar.” El análisis le pertenece a Juan Román Riquelme y pone de manifiesto una realidad futbolística incontrastable. Con la propuesta de Barcelona, para los rivales es impracticable focalizarse sólo en Messi, porque aparecen otras variantes que pueden lastimar. Y Messi aprovecha esas alternativas para potenciar su juego: hace pesar su gambeta en velocidad en el uno contra uno, puede picar al vacío para recibir las asistencias de sus compañeros o se puede asociar al toque de un conjunto que nunca rifa la pelota. En ese contexto, Messi se siente protegido por un equipo que lo contiene y que le permite disimular lagunas y hasta partidos malos. Y que, además, le permite lucir como la joya más reluciente.

“Es como Michael Jordan”, lo describió hace poco su entrenador en España, Pep Guardiola. La comparación es bien válida. Se le podría agregar que el catalán es como Phil Jackson, el entrenador que le armó un equipo alrededor para que el genio explotara al máximo.

En el mejor equipo del mundo, a Messi siempre le llega la pelota limpia. En el borde del área chica, en la medialuna o a setenta metros del arco, sus compañeros, con Xavi e Iniesta a la cabeza, se encargan de entregarle el balón en una posición favorable, que le facilita su arranque explosivo. En la Selección le ocurre lo contrario. Se lo busca en situaciones comprometidas, rodeado de adversarios, casi obligado a una maniobra genial. Así, las posibilidades de que las concrete se disminuyen. Deben resolverlo sus compañeros y Maradona en los últimos 20 días antes del Mundial.

La posición en la cancha no debiera ser un problema. Aquella primera impresión de que Messi debía moverse como extremo derecho, con la posibilidad de enganchar para su mejor perfil y sacar el zurdazo al arco, es pasado. Gracias al crecimiento que le aportó Guardiola, puede moverse detrás de dos delanteros fijos, como extremo, como punta más adelantado, casi como un viejo centrodelantero, o con libertad por todo el frente de ataque. En todas las funciones demostró que no hay manera de frenarlo. El desafío pasa por armarle una Selección que lo proteja y lo contenga en los malos momentos. Sólo con eso, Messi, en sus ratos mágicos, se encargará de mejorarla, darle brillo y ponerla como principal candidato al título.

Compartir: 

Twitter
 

Imagen: Bernardino Avila
SUBNOTAS
 
LIBERO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.