libero

Lunes, 7 de mayo de 2012

FúTBOL › AMPLIAMENTE SATISFECHO CON EL TRIUNFO SOBRE ESTUDIANTES

El auténtico Racing de Zubeldía

El golazo de Giovanni Moreno fue el único gesto de buen gusto que se permitió la Academia en los 90 minutos ante un equipo que se deshilacha. Después del gol de Aveldaño renunció a atacar.

 Por Daniel Guiñazú

El toque de derecha de Giovanni Moreno por encima de la salida apresurada de Mariano Andújar, y que terminó siendo su segundo gol, fue el único gesto de buen gusto que Racing se permitió ayer para ganarle a Estudiantes en Avellaneda. Corría el primer minuto de descuento del segundo tiempo. En los noventa anteriores, un espíritu duro y pragmático recorrió todos los pensamientos y movimientos del equipo que ahora conduce Luis Zubeldía con la premisa de sacar puntos y robustecer su promedio a como dé lugar.

En ventaja desde los 38 minutos con un tanto de Lucas Aveldaño, Racing no se puso colorado con tal de defender su diferencia. En la segunda etapa se retrasó en su campo con la idea de jugar de contraataque y le entregó la pelota a Estudiantes hasta el borde de su área grande, donde plantó su línea de cuatro. Las movidas posteriores que fue haciendo Zubeldía dieron la pauta de hacia adónde apuntaban sus intenciones. Y un cambio, la entrada del zaguero Matías Martínez por Pablo Caballero (el único delantero de punta) a los 78 minutos denunció su propósito de cerrar ahí mismo el partido.

Al final, todo terminó saliéndole bien a Racing. Estudiantes demostró por qué ganó apenas uno de los últimos 18 puntos que disputó y por qué sigue buscando técnico (no llegará Mauricio Pellegrino, quien firmará para dirigir al Valencia). Lleno de empuje (eso fue lo único positivo), pero sin juego ni idea colectiva (eso sigue siendo lo negativo), el equipo de La Plata no encontró la manera de romper el cerrado bloque defensivo racinguista. Abundó en centros y pelotazos frontales y de perfil y en corridas individuales para generar una sola situación en ese tiempo en el que monopolizó la pelota y la iniciativa: un cabezazo de Leandro Benítez que se fue afuera por poco a los 48 minutos. Martín Zuccarelli, el DT interino, cambió dos veces su esquema sin que ninguna de sus movidas le diera resultado.

Tampoco Racing llegó tanto. Ni siquiera a partir de los 55 minutos, cuando Gio Moreno entró por Fariña para al menos compartir el balón con Estudiantes. Es difícil hacerlo cuando se apuesta al esfuerzo antes que al buen juego y cuando nadie se junta para tocar sino que todos se disparan para correr los bochazos disparados a repetición desde el fondo y el medio. Primero Caballero y luego Viola quedaron demasiado desasistidos arriba.

Tuvo que aparecer esa delicadeza final del colombiano para que el estadio mudara de la angustia al goce. Y para que celebrara a lo Racing una victoria que sirvió para recomponer una autoestima resquebrajada tras la fea derrota ante Lanús. Pero no para encontrar una línea de juego, que da la impresión de no interesarle demasiado a nadie. Ni al técnico Zubeldía ni a una hinchada que parece conformarse cada vez con menos.


Estadio: Racing.

Arbitro: P. Loustau.

Goles: 38m Aveldaño (R) y 90m Moreno (R).

Cambios: 55m, Moreno (6) por Fariña (R); 60m, G. Fernández (5) por Jara (E); 73m, Carrillo por M. Fernández (E) y M. Martínez por Caballero (R); 76m, M. González por Cellay (E); 86m, Santander por Viola (R).

Incidencia: 86m, expulsado Braña (E).

Compartir: 

Twitter
 

El festejo de Moreno y sus compañeros tras el golazo.
Imagen: Julio Martin Mancini
SUBNOTAS
 
LIBERO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.