libero

Lunes, 8 de febrero de 2016

FúTBOL › INDEPENDIENTE VENCIó A BELGRANO CUANDO PARECíA QUE TODO QUEDABA IGUALADO

El desahogo apareció sobre el final

El conjunto de Avellaneda no jugó un buen partido, sobre todo en el primer tiempo, cuando los cordobeses impactaron dos tiros en el travesaño. En un contraataque, el joven Emiliano Rigoni marcó el gol de la victoria.

Independiente, aún sin jugar bien, consiguió ayer por la tarde lo más preciado: superó 1-0 a Belgrano en el arranque del torneo de Primera División. En un estadio Libertadores de América que tuvo una muy buena concurrencia, el conjunto local se llevó la victoria con un gol logrado por Emiliano Rigoni, casualmente un ex jugador del conjunto cordobés. A los 41 minutos del segundo período, el zaguero central Emmanuel Aguilera despachó un pelotazo largo, el retornado Germán Denis (volvió a la entidad de Avellaneda después de casi ocho años) la bajó de cabeza y alargó para Claudio Aquino, quien metió el centro rasante al área. Por el medio llegaba Rigoni, quien pudo conectar y superó a Juan Carlos Olave para decretar el 1-0 final. Injusto pero decisivo al fin.

El partido resultó regular tanto en lo individual como en lo colectivo. Dentro de ese contexto, Belgrano arrancó con todo y ya en cuatro minutos había dispuesto de dos chances concretas para abrir el marcador. Casualidad o no, el volante Guillermo Farré metió dos disparos consecutivos en el travesaño, y avisó que no llegaba a Avellaneda como un simple actor de reparto.

Independiente, con muchas ausencias en el hipotético equipo titular (lesionados Diego Vera, Lucas Albertengo y Hernán Pellerano; suspendidos Jesús Méndez y Jorge Ortiz, entre otros), no logró hacer pie en la mitad de la cancha, más allá de que el uruguayo Christian Rodríguez fue lo mejor del equipo en los 24 minutos que jugó, antes de irse lesionado –otra vez– y reemplazado por Juan Manuel Trejo.

El arquero del local, Diego Matías Rodríguez, en un contrapunto especial con la parcialidad de su equipo, sacó chapa como para ganar méritos y le detuvo remates a Mauro Obolo e Iván Etevenaux, quien sacó un tiro libre que metió riesgo.

El ingreso de Denis le aportó algo más de dinámica al ataque de los dirigidos por Mauricio Pellegrino, aunque la lluvia –un verdadero aguacero, por momentos– impidió movimientos rápidos y habilitaciones precisas.

Belgrano no perdió nunca la identidad y quizá le faltó algo más de audacia para asumir la decisión de “ir a ganar el partido”. Pero es cierto que el terreno con agua le “quitó piernas” a sus jugadores. Parecía empate clavado hasta que llegó el pelotazo de Aguilera, las intervenciones de Denis y Aquino, más la definición de Rigoni. Así, Independiente cambió por sonrisa y felicidad un debut que asomaba complejo y que, indudablemente, no debió ganar si se analizan los méritos de uno y otro.

Para Independiente este certamen es especial, debido a que es el único de los denominados grandes que no jugará la Copa Libertadores, y por ese motivo apunta a consagrarse en el ámbito local. La incorporación de Germán Denis le da mayor prestigio a un plante que necesitaba figuras relevantes, después de años de no pelear por cosas importantes, y con un descenso incluido. El técnico Pellegrino entiende la situación, y habrá qué como hace el equipo para cargar con la mochila que implica ser candidato a consagrarse campeón.


Estadio: Independiente.

Arbitro: Darío Herrera.

Gol: 86m Rigoni (I).

Cambios: 24m Trejo por C. Rodríguez (I), 58m Denis por Trejo (I), 59m Prediger por Márquez (B), 68m Bieler por Obolo (B), 74m R. Gómez por Lucero (I) y Pereyra por Velázquez (B).

Compartir: 

Twitter
 

El remate de Rigoni pegó en un defensor de Belgrano y tornó estéril el esfuerzo de Olave, que sólo pudo mirar cómo la pelota se fue al fondo del arco.
Imagen: Fotobaires
 
LIBERO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.