libero

Lunes, 7 de enero de 2008

AUTOMOVILISMO Y MOTORES › EL RIVER DE SIMEONE SE LARGA A UN AÑO CON ENORMES EXIGENCIAS

Un desafío a cada fecha

Tiene que recuperar el prestigio que perdió durante más de tres años sin títulos, el fútbol del que careció en los últimos seis meses de 2007 y animarse a jugar dos torneos en paralelo, el Clausura y la Libertadores, sin tener espacio para priorizar una conquista.

 Por Adrián De Benedictis

El plantel de River comenzará hoy sus tareas de pretemporada en Mar del Plata, y al mismo tiempo iniciará el camino en busca del éxito, luego de varios años plagados de frustraciones. Para ello, el club le dio la oportunidad a Diego Simeone, quien después de alejarse de Estudiantes tendrá la responsabilidad de enderezar a un plantel que finalizó 2007 en medio de divisiones internas y conflictos diversos. Pero, sin duda, el mayor compromiso del entrenador será darle una identidad al equipo, luego de que sus antecesores no pudieran imprimir esa característica al grupo de futbolistas.

Una de las claves que siempre se subraya en el momento de conseguir los objetivos es la unión de las tres partes que componen la pirámide: jugadores, cuerpo técnico y dirigentes. Y si bien cuando arranca un ciclo nuevo las expectativas son positivas, la falta de conexión entre esas partes fue el factor por el cual River lleva cuatro años sin conseguir un título. En ese sentido, Simeone también deberá lidiar con el fuerte clima político que rodea al club.

La ventaja con la que cuenta el técnico es que casi la totalidad de la Comisión Directiva estuvo de acuerdo con su llegada, y de esa manera tiene el respaldo necesario para llevar adelante su trabajo. Si bien la intención fue provocar el regreso de Ramón Díaz, la opción de Simeone es considerada como una de las mejores. Inclusive hasta los propios jugadores lo entienden así: “Es importante tener la presencia de un entrenador como Simeone, que ha ganado cosas como técnico y jugador, y nos puede transmitir y enseñar muchísimo”, sostuvo el delantero Mauro Rosales.

El atacante confirmó que Simeone les pidió que sean “un buen grupo y que tiren todos para adelante, que es lo principal para lograr los objetivos”.

Otro que también reflejó cómo impactó el desembarco de Simeone fue el ex Zaragoza, Leonardo Ponzio. El volante, que también actúa como lateral derecho, indicó que “él emplea distintos sistemas tácticos, y uno espera responder bien donde lo ubiquen”. Y agregó: “Los que estamos en la parte defensiva intentaremos dar seguridad, y de ahí en más atacar”.

Ponzio también admitió que de los “errores” como los que tuvieron el año pasado “también se aprende”, y uno de ellos deberá ser “salir a jugar de visitante como lo hacíamos de local, mantener una responsabilidad dentro y fuera del campo, y comprometernos todos”. Precisamente, uno de los factores donde mayor hincapié hizo el entrenador en estos primeros días fue en el deber de los protagonistas para con la institución.

Por su parte, el experimentado marcador central Eduardo Tuzzio reconoció que a partir de ahora el plantel deberá dejar de lado “lo negativo” del año pasado, y que la llegada de Simeone les abre “nuevas esperanzas”.

Entre los anhelos principales de River sigue estando en primer lugar la Copa Libertadores, ese torneo que se ha vuelto tan esquivo después de la última obtención, en 1996. De todas maneras, Simeone dejó en claro que además de apuntar la mira hacia el certamen continental, no descuidará el torneo Clausura, teniendo en cuenta que River finalizó decimocuarto el pasado Apertura. Por ello, el volante Augusto Fernández advirtió que “hay que ganar algo. Y para lograrlo hay que estar tranquilos e integrarse bien entre todos para formar un lindo grupo”.

Simeone ha presentado distintos sistemas tácticos en su paso por Estudiantes, y se especula que hará lo mismo en River, teniendo en cuenta las variantes que le puede ofrecer el plantel. En La Plata decidió de acuerdo con los rivales, y no tuvo inconvenientes en jugar algunos encuentros con tres defensores, y en otros con cuatro. Lo mismo sucedió en el mediocampo, donde de pasar a jugar con un enlace, también lo hizo con cuatro volantes en línea, y hasta con dos mediocampistas centrales. Hasta el momento, el único refuerzo confirmado es el delantero Sebastián Abreu, pero se espera la llegada de un volante por la izquierda (harán un intento por Rodrigo Archubi), y también de un marcador central.

El primer semestre de este año pasará a ser clave para el destino de River, y también para el de su nuevo conductor. La seguidilla de traspiés futbolísticos provocará una nueva ola de críticas de los sectores opositores, que ya están esperando las elecciones presidenciales del año que viene. Por estas horas, el aire renovador que causó el desembarco de Simeone comenzó a tomar impulso, y los deseos de reencontrarse con la gloria sobrevuelan el estadio Monumental. En pocos meses se sabrá hasta dónde lograron elevarse.


Van por Cáceres

River intentará sumar al defensor paraguayo Julio César Cáceres, que se encuentra en Tigres de Monterrey, buscando repatriarlo ante el interés de Boca por incorporarlo. El entrenador Diego Simeone pretendería a Cáceres para que pueda ser uno de los marcadores centrales, en el caso de que no avancen las gestiones por Gustavo Cabral. Por el jugador de Racing, el club de Núñez realizará hoy una oferta de 1,5 millón de dólares por la mitad del pase. Pero por el jugador de 22 años también están interesados Estudiantes y Vélez. Por su parte, el arquero Juan Carrizo no viajó ayer con la delegación a Mar del Plata, debido a que se irá a Italia para tramitar el pasaporte comunitario.

Compartir: 

Twitter
 

 
LIBERO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2018 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.