libero

Lunes, 12 de enero de 2009

AUTOMOVILISMO Y MOTORES › MAS DE 200 COMPETIDORES ABANDONARON YA EL DAKAR QUE GANA CARLOS SAINZ

Parece duro, todavía falta lo peor

De los más de 500 vehículos que largaron nueve días atrás en Buenos Aires, ayer quedaban 318 en competencia, antes de entrar al desierto de Atacama, con dunas enormes, un tramo que puede traer muchas sorpresas y provocar más deserciones.

Casi la mitad de los participantes del Dakar 2009 quedó fuera de combate cuando todavía faltan por recorrer los durísimos tramos de Atacama. La organización de la carrera confirmó que la prueba partió ayer de Valparaíso rumbo a La Serena, en Chile, cumpliendo la octava etapa, con unos 200 competidores menos de los más de 500 que largaron en Buenos Aires. El español Carlos Sainz fortificó su liderazgo en la general al haberse quedado con la etapa de ayer, de 650 kilómetros, pero apenas 294 cronometrados: en La Serena, al cierre, habían registrado su arribo 109 autos, 137 motos, 58 camiones y 14 cuatriciclos, es decir, 318 vehículos. “A esta altura, podemos decir con seguridad que es el más duro Dakar de la historia”, afirmó Kris Nissen, director deportivo de la escuadra Volkswagen, líder de la competencia.

“Hasta ahora (antes de entrar en la etapa más dura de la prueba en el desierto de Atacama) sólo quedan en carrera 139 motos, 109 autos, 15 cuatriciclos y 66 camiones.” La mayoría de las deserciones fue por fallas mecánicas, situación recurrente que obligó a ASO a reducir y eliminar tramos para evitar mayores complicaciones, admitió el director de la prueba, el francés Etienne Lavigne, quien no descartó la posibilidad de seguir la tendencia, acortando etapas dada la necesidad. En la etapa de ayer, después del único día de descanso de la prueba, abandonaron 15 máquinas.

Pilotos y organizadores esperan que el paso por el desierto produzca, todavía, la mayor exigencia, cuando los competidores deban enfrentar dunas de hasta mil metros de altitud. Para minimizar otros riesgos, y cuando todavía no se acalló la polémica en torno de la muerte del motociclista francés Pascal Terry, la ASO también decidió cancelar futuras zonas de espectadores debido en parte al fervor demostrado por el público en la Argentina.

En Chile se teme que nuevas tragedias puedan elevar el número de muertos del evento, que suma ya tres decesos: el de Terry y el de dos automovilistas particulares, embestidos por un camión de logística del Dakar. Hasta la misma presidenta de Chile, Michelle Bachelet, pidió cautela a los pilotos, quienes llegarán el miércoles al desierto. “Queremos que la competencia se siga desarrollando sin contratiempos ni desgracias por las rutas de Chile”, dijo Bachelet. “Pero sabemos que esta prueba está en el límite de la resistencia.”

El madrileño Sainz, que ganó cuatro de las ocho etapas disputadas, y que acumula una ventaja de más de 10 minutos sobre su compañero sudafricano Giniel De Villiers, opinó que ahora comenzará “una nueva y más dura” carrera, lo que fue compartido por su compatriota Marc Coma, líder en motos.

La fase chilena de la competencia podría provocar además un cambio histórico en la prueba si el último Mitsubishi oficial en carrera abandona la competencia, resignando un reinado de ocho años consecutivos de victorias en la categoría más importante, la de los autos prototipos.

El japonés Hiroshi Masuoka abandonó en la primera etapa, el francés Luc Alphand lo hizo en la sexta, pero la baja más sorpresiva en la escudería nipona fue la del nueve veces ganador del Dakar (seis en moto, tres en auto), el francés Stephane Peterhansel, el viernes, tras repetidas fallas y emergencias técnicas.

Sainz les ganó por más de cuatro minutos la etapa a sus compañeros Mark Miller y Dieter Depping, mientras que el español Nani Roma, el único sobreviviente del equipo Mitsubishi, quedó cuarto en el tramo, conservando el cuarto lugar en la general, aunque a más de media hora de Sainz. Sin embargo, esa diferencia puede resultar insignificante en vista de la exigencia que demandará cruzar Atacama, por lo cual nada está decidido, aunque Volkswagen monopolice los tres primeros lugares. “Tenemos un auto rápido y confiable, lo probamos en tres o cuatro etapas muy demandantes, pero las que vienen serán todavía peores –admitió el director deportivo de la escuadra líder, Kris Nissen–. No tenemos que cometer errores, ni olvidarnos de que nuestro principal rival es el Rally mismo.”

En las motos, el francés Cyril Després le ganó la etapa al líder de la general, Marc Coma, pero descontándole menos de dos minutos. Després está tercero en la general, pero a 1h33m de Coma, cuyo escolta, David Fretigne, otro francés, marcha 1h06m por detrás.

Compartir: 

Twitter
 

El Volkswagen del líder Carlos Sainz entre los cactus. El español cree que lo más difícil está por llegar.
 
LIBERO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2021 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.