libero

Lunes, 19 de enero de 2009

TENIS › EL CORDOBES NO ES UN ESPECIALISTA EN GRAND SLAM

Nalbandian, un gran desafío

El tenista de Unquillo, que anoche debutaba en Australia ante el francés Gicquel, sólo llegó a una final (Wimbledon 2002) en los 28 torneos de Grand Slam que disputó. Por qué se cae.

David Nalbandian tiene como objetivo el Abierto de Australia de tenis después de ganar su décimo trofeo de la ATP el sábado en Sydney, pero sus altibajos en la final ante el finlandés Jarkko Nieminen hacen resurgir las dudas sobre sus opciones de ganar un Grand Slam. El cordobés de 27 años, actual número 11 mundial, llegó a Melbourne invicto en sus cuatro partidos de este comienzo de año y tras convertirse en el primer argentino de la historia que gana el torneo de Sydney, al imponerse a Nieminen por 6-3, 6-7 (9/11), 6-2.

Pero Nalbandian, cuya final de Wimbledon en 2002 es su mejor resultado en 28 participaciones en torneos de Grand Slam, volvió a sufrir uno de esos ataques de ansiedad que han marcado toda su carrera cuando parecía encaminarse con paso firme a una cómoda victoria en dos sets ante el número 40 del mundo.

Cuando sacaba para 5-4 en el segundo set para finiquitar el encuentro en menos de una hora de juego, el argentino perdió su servicio. No había cedido ningún saque en ocho juegos, pero entonces abrió la puerta para que Nieminen remontara hasta hacerse con el set en el tie break por 11-9. Nalbandian recuperó el control en el tercer parcial, ayudado por el desacierto del finlandés, pero es consciente de que no puede repetir esos errores en Melbourne si quiere aspirar a la victoria.

“Sentí que de a ratos jugaba muy bien y en otros momentos no tan bien”, explicaba el argentino, que debutaba anoche ante el francés Marc Gicquel. “Tuve una chance de terminar estando 5-4 al saque en el segundo set. Quizás eso es algo que debo mejorar para seguir adelante en un Grand Slam. Si pierdo un set, tendré que jugar dos sets más y se alarga. No es algo que quiera en las primeras rondas, así que tengo que mejorarlo”, comentó.

Nalbandian tiene a sus espaldas una larga historia de desmoronamientos y bajadas de forma que le han impedido cumplir con las expectativas de un jugador tan prometedor que alcanzó la final de Wimbledon con 20 años en su primer intento. Entonces perdió por 6-1, 6-3, 6-2 ante el australiano Lleyton Hewitt.

En las semifinales del Abierto de Estados Unidos de 2003 dispuso de más de un match point ante Andy Roddick, que terminaría proclamándose campeón, y en el Abierto de Australia de 2006 no fue capaz de ganar las semifinales al chipriota Marcos Baghdatis, aunque tuvo otro match point. Desde que jugó las semifinales de Roland Garros en 2006, Nalbandian sólo ha alcanzado dos veces los octavos de final en los diez últimos torneos grandes.

“Es complicado. Estuve cerca algunas veces y nunca pude lograrlo –declaró–. Siempre llego a un Grand Slam con mucha confianza y pensando que puedo ganarlo. Así que éste va a ser uno de ésos y quiero intentarlo”, añadió.

Si pasaba a Gicquel, el cordobés podría cruzarse con rivales tan temibles como el estadounidense Roddick, el vigente campeón, el serbio Novak Djokovic, o el tricampeón, el suizo Roger Federer, camino de la final del 1º de febrero.

Compartir: 

Twitter
 

n “Siempre llego a un Grand Slam pensando que puedo ganarlo”, aceptó el cordobés.
Imagen: AFP
 
LIBERO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.