libero

Lunes, 19 de septiembre de 2011

TENIS

Ya es un clásico de la Davis

 Por Sebastián Fest

La final de la Copa Davis 2011 que el “planeta tenis” ya saborea no es un choque más, porque el España-Argentina ofrece de todo: historia, urgencias, talentos y amistad. Mientras que España ya ganó la Davis en cuatro ocasiones, Argentina vive afiebrada con la posibilidad de poner fin a la gran asignatura pendiente de su deporte.

Campeones mundiales en fútbol, Fórmula 1, básquetbol y boxeo, oro olímpico en maratón, ganadores del Abierto Británico de golf y del Masters de Augusta, al deporte argentino sólo le falta ganar la Davis dentro del universo de los deportes que más les importan.

No pudieron en Cincinnati 1981 ante los Estados Unidos de John McEnroe, Roscoe Tanner y Peter Fleming, tampoco en Moscú 2006 con la Rusia de Marat Safin, ni en Mar del Plata 2008, en aquella recordada debacle frente a la España de Feliciano López y Fernando Verdasco. Ahora, del 2 al 4 de diciembre, en una ciudad aún por definir, Argentina jugará en España ante un equipo liderado por Rafael Nadal, número dos del mundo, casi imbatible sobre polvo de ladrillo –la superficie de la final– y muy interesado en ganar otro título, ya que nunca se enfrentó a sus amigos sudamericanos en la Davis.

Amigos, sí, porque hay pocos jugadores de los que Nadal esté más cercano en el circuito que de David Nalbandian y Juan Mónaco. El seis veces campeón de Roland Garros forma con Pico Mónaco una pareja casi imbatible en la play-station, para desgracia del británico Andy Murray, que junto a su amigo venezolano, Daniel Vallverdu, pierde nueve de cada diez partidos con la dupla hispano-argentina.

Verdasco destacó ayer ese “plus” de jugar una final ante amigos. “Será una final muy bonita también por ese hecho, nos conocemos mucho”, dijo el zurdo que en 2008 le dio a su país el punto decisivo en la final de Mar del Plata. Nadal, que se mueve sobre todo junto a españoles y argentinos en el circuito, tiene en Nalbandian a otro amigo. Entrena con frecuencia con el argentino, con el que además comparte agente, el ex tenista español Carlos Costa. Son dos talentos unidos por una visión común del tenis.

Ayer, en Belgrado, Nalbandian pidió tiempo para disfrutar el 3-2 sobre Serbia, pero dijo ver con cierto optimismo la final en España. “Sé que es una serie complicada, pero la de este fin de semana también lo era, y la sacamos adelante”, recordó el cordobés, que está cerca, por tercera vez, de cumplir el que siempre menciona como uno de sus grandes objetivos en el tenis: ganar la Copa Davis. Los otros dos –sumar un torneo de Grand Slam o conquistar el oro olímpico– son ya más complejos para él.

Será Nadal su gran obstáculo para cumplir con el objetivo de la Davis. “Prefiero jugar con Argentina, tenemos mucha relación con ellos”, dijo el ex número uno del mundo, que preparó el reciente Abierto de Estados Unidos entrenando con Nalbandian.

Juan Martín del Potro, inexperto hace tres años, ya dijo ayer que no cometerá el mismo error de 2008, cuando lanzó la bravuconada de “sacarle los calzones del orto (sic) a Rafa” Nadal. “Esta vez me controlaré en mis declaraciones para que podamos seguir avanzando”, prometió el argentino a la televisión, instantes después de sellar su triunfo sobre Novak Djokovic. Fue precisamente ante las cámaras de la televisión, tres años atrás, que se le fue la lengua al argentino.

Pero la final no será sólo especial para los jugadores de ambos equipos: también hará vibrar a los centenares de miles de argentinos que viven en España. Muchos llegaron en los muy complejos años ’70, y otros empujados por las crisis económicas de 1989 y 2001. Asentados en España, pueden ser una fuerza muy importante en la final. Si el choque se pudiera disputar en templos del fútbol como el Camp Nou o el Bernabeu, éstos se llenarían, tal es el interés que el tenis y la Davis generan en los argentinos.

Una final curiosa, porque los dos capitanes serán españoles. Albert Costa nació en Lérida, pero Modesto “Tito” Vázquez lo hizo en Orense, para poco después emigrar a Argentina. Un dato más para un choque de potencias, una encarnizada disputa deportiva entre amigos.

Compartir: 

Twitter
 

Albert Costa, Fernando Verdasco, Rafael Nadal, Feliciano López y David Ferrer. España, rival de la final.
 
LIBERO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.