libero

Lunes, 26 de enero de 2009

EL PLANTEL DE BOCA EXHIBIO CONFORMISMO Y EL DE RIVER, DECEPCION

Las dos caras del superclásico

Carlos Ischia reconoció el despliegue que realizaron sus jugadores a partir del momento que se quedaron con un hombre menos. Del otro lado, Néstor Gorosito fue sincero al afirmar que River no tuvo sorpresa para inquietar a su máximo rival y que todavía les falta trabajo.

Boca: con mucho esfuerzo

Boca no ganó sólo un encuentro de verano más: ganó su primer superclásico del año. Un partido que todos los integrantes del plantel lo vivieron como una verdadera final. Por eso el grupo que comanda el entrenador Carlos Ischia se mostró muy contento por la victoria y se esperanzó en que el triunfo se transforme en una catapulta al éxito de cara a lo que queda de este semestre, en el que tendrán que disputar el Clausura y la Copa Libertadores. “Creo que Boca está para grandes cosas, porque volvió a ganar el clásico, en un partido duro, donde fuimos inteligentes a la hora de jugar”, aseguró el defensor Julio César Cáceres, quien afirmó que actualmente Boca “es más que River” porque ganó los últimos clásicos.

Consultado sobre cuál fue la clave para el éxito de su equipo en el superclásico frente a River, Cáceres remarcó que “el equipo fue inteligente a la hora de jugar”, y atribuyó ese equilibrio a “la experiencia de otros partidos”, donde también Boca se quedó con un hombre menos. Como el 19 de octubre pasado, cuando Boca le ganó 1-0 con gol de Viatri, en el Monumental, un triunfo que lo consiguió con diez jugadores, ya que fue expulsado el lateral Hugo Ibarra.

Por otra parte, Carlos Ischia consideró que River casi no les causó peligro, pese a que fue un partido peleado. “Casi no nos inquietaron. Sólo tuvieron un cabezazo con Falcao en el primer tiempo y especialmente en el segundo ellos no patearon al arco”, dijo Ischia, quien afirmó que la clave para anular a su rival fue “cerrar bien los espacios, con lo cual se le complicaron todos los caminos a River”.

La expulsión de Sebastián Battaglia, pieza clave en el funcionamiento del equipo, más el gol de River llegaron en dos minutos fatídicos que parecieron cambiar el partido. Pero Ischia explicó que, pese al desorden que se vio en esos minutos, “el equipo se ordenó y lo hizo muy bien”. Y agregó: “Los cambios fueron pensados en busca de jugadores que le podían dar mayor equilibrio al equipo y casi ni sentimos la ausencia de Sebastián”, señaló el DT, que se mostró muy a gusto con la actitud que tuvieron sus dirigidos.

“Los jugadores están haciendo un gran esfuerzo físico, pero esto es muy bueno para lo que se viene, ya que tenemos dos objetivos: el torneo local y principalmente la Copa Libertadores”, aseveró el conductor, pensando en los compromisos que tendrán que afrontar en lo que resta del semestre.

River: sin ninguna idea

En River cayó como un baldazo de agua fría la derrota 2-1 sufrida frente a Boca en el primer superclásico del año. Sin embargo, su técnico Néstor Gorosito no le escapa al tembloroso presente que le toca transitar, y asumió con altura su primera derrota como entrenador. Admitió que a su equipo le faltó “compromiso para jugar”, pese a tener la ventaja de un hombre más durante casi 60 minutos, y aseguró que le “preocupa” la forma en la que perdió el partido. Además no descartó que haya una “resaca anímica” del último puesto conseguido el año pasado. Una pila de problemas que será muy difícil de solucionar.

“Tuvimos mucho compromiso para luchar y para correr, pero no tuvimos el mismo compromiso para jugar y crear”, sentenció Gorosito, con total sinceridad, marcando a las claras cuál es la realidad de su equipo. Pero su frontalidad no culminó ahí: siguió mucho más. En una ronda de consultas, le preguntaron: “No pudieron liquidarlo en el segundo tiempo, ¿ése fue el problema?”. Y la respuesta del entrenador fue otra vez contundente: “¿Liquidar qué? Si no tuvimos situaciones de gol. Casi no pateamos al arco”.

La preocupación en River es general. “Porque perder preocupa, y también por la forma en la que se perdió”, señaló Gorosito. “Tuvimos la pelota, pero sin ideas, y si vos no tenés ideas es mucho más difícil ganar. No es sólo por falta de tiempo de trabajo lo que nos pasó”, dijo muy preocupado, aunque remarcó que “es muy prematuro todavía hacer un análisis profundo”.

La cuestión es que la forma en la que perdió River ayer con Boca es la misma con la que empató con Racing e Independiente, en sus anteriores presentaciones. “El tema es el volumen de juego. Eso no nos permitió hacer prevalecer el hombre de más que tuvimos, porque cuando vos no tenés el juego suficiente es imposible llegar con peligro al área de enfrente”, admitió Gorosito, quien dijo que con Boca no hay partidos de verano, ni de invierno, “son clásicos”.

A pesar del cambio de conductor, la imagen que River dejó no fue muy distinta a la de tiempos anteriores, y por eso la falta de confianza de los jugadores volvió a ubicarse sobre el tapete. “Puede ser que haya algo desde lo anímico que se venga arrastrando, pero se supera con triunfos”, dijo el entrenador masticando bronca.

Sin embargo, el mal humor no fue sólo del entrenador. Al menos así lo dejó traslucir el colombiano Radamel Falcao, quien señaló que “necesitan jugadores como Andrés D’Alessandro y Marcelo Gallardo”.

Compartir: 

Twitter
 

 
LIBERO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.