libero

Lunes, 31 de julio de 2006

FúTBOL

Desde los galgos hasta la presidencia de EE.UU.

 Por G. V.

El mensaje intenta captar apostadores incautos: “Convenza a un amigo de las ventajas de Betandwin y les obsequiaremos 10 euros de saldo de apuesta a cada uno, a usted por recomendarnos y a su amigo como bono por su primer ingreso”. Esa es una de las propuestas virtuales del nuevo auspiciante de Boca, que reemplaza a Red Megatone, la compañía de electrodomésticos que hasta ahora publicitaba en la camiseta. Después de registrarse en la página web y de repasar la oferta de juegos, cualquiera que pretenda canalizar su espíritu de apostador podría jugarse unos euros, dólares o coronas suecas (algunas de las monedas permitidas) en competencias tan escasamente difundidas en la Argentina como el esquí alpino, el cricket, los dardos y hasta las carreras de galgos.

Las propuestas de Bwin también contemplan actividades más populares como el tenis, automovilismo, básquetbol, vóleibol, golf, boxeo, rugby y motociclismo. Y, por supuesto, no falta el fútbol, aunque si se trata de jugar un dinero, aun confiando en los abundantes conocimientos que tiene el ciudadano medio de una sociedad futbolera como ésta, no debería confiarse demasiado.

Las apuestas cambian todos los días. Por ejemplo, el 26 de julio pasado, algunas de las ofertas de Bwin consistían en adivinar el resultado de partidos con rivales tan extraños como éstos: Foudre Sportive de Akonolinga contra Kadji Sports Academy de Douala o Sable FC de Batie versus Bamboutos FC de Mbouda. Se trataba de acertar cómo saldrían encuentros del campeonato de Primera División de Camerún. Si algún apostador consideraba que era una tomadura de pelo, podría haber escogido jugar a mano de equipos de la Primera B de Brasil, un país vecino y del que, se supone, tenemos más conocimientos sobre fútbol. Allí aparecían Avaí-Ituano; Marilia-Sao Raimundo y Paulista (el que jugó la última Libertadores en el grupo de River)-CRB.

En Bwin es posible apostar en esos y otros partidos inverosímiles, como la Liga de Moldavia (Dacia Chisinau vs. Tiraspol) o la Liga de Estonia (FC TMVK Tallin vs. Trans Narva). Pero si el jugador no está conforme con la oferta o le parece muy exótica, puede esquivar el deporte e ir pensando quién ganará las elecciones presidenciales de Estados Unidos el 4 de noviembre de 2008: si los demócratas de Bill Clinton o Al Gore o los republicanos de George W. Bush. Por suerte, este último no puede ir por la re-reelección.

Compartir: 

Twitter
 

SUBNOTAS
  • Desde los galgos hasta la presidencia de EE.UU.
    Por G. V.
 
LIBERO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.