radar

Domingo, 4 de diciembre de 2011

INEVITABLES

TEATRO

Ulises no sabe contar

La obra es producto de la lectura de Ulises, de James Joyce. Nada de lo que acontece en la obra obedece a la trama ni a la historia de la novela. Como un molde para una escultura, el libro de Joyce fue necesario para la construcción de la pieza y luego retirado o absorbido, escondido en el mismo material. Se trabajó con la sensación de esa y otras tantas lecturas para indagar en el poder y los límites de las palabras. Hay una experiencia de la vida y una experiencia de la palabra. Y hay una experiencia del arte. Somos cuentos contados por nosotros, por la historia, por el poder, por los demás. Los héroes griegos lloran de emoción: Odiseo no pudo ocultar el llanto al oír cantar su historia en la corte y así fue develada su identidad y narró las peripecias de su viaje. Hace casi tres mil años alguien cantó eso. Hoy nosotros, como Odiseo, contamos. Pero hay algo que Ulises no sabe contar. Algo que siente, cómo se siente la punzada, y que no sabe contar. De Ariel Farace. Ultimas funciones.

1º, 2, 4, 10 y 11 de diciembre a las 21, en el Teatro Sarmiento, Av. Sarmiento 2715, Jardín Zoológico. Entradas $ 45.

Esa no fue la intención

Hace diez años, Joaquín Bonet presentó Esa no fue la intención, una obra acerca de la amistad masculina en el último tramo de la adolescencia, que tuvo una gran repercusión entre los jóvenes de su generación. Ahora Luciano Cáceres, Leonardo Saggese, Sergio Surraco y el mismo Bonet volverán a reunirse para una segunda parte, que develará “lo que pasó después”: los pibes ya tienen treinta años, hace tiempo que no se ven y se reencontrarán para una despedida de soltero. Se suma al grupo Camilo, el “tonto” del secundario, ahora un canchero. Iván, el rockero, ya no toca y ahora tiene esposa y tres hijas; Juan trabaja en una editorial, se separó de su novia y decidió asumir su homosexualidad. Mauro regresa a Buenos Aires desde EE.UU para casarse con una norteamericana. Esta segunda parte destapará viejos conflictos, al tiempo que revelará nuevas complicidades y alianzas.

Viernes a las 23.30, en el Teatro del Abasto, Humahuaca 3549. Entrada: $ 50.

MÚSICA

Jim Hall & Pat Metheny

Cuenta la leyenda que cuando Pat Metheny finalmente logró realizar un álbum a dúo con su ídolo Jim Hall, una de las sugerencias que propuso cuando se reunieron a pensar seriamente en el proyecto fue que se basaran en el repertorio de bossa nova con que el legendario guitarrista construyó su leyenda durante los años sesenta. “Pero finalmente nos pusimos de acuerdo en grabar algunas improvisaciones”, contó Hall. “Fue algo en lo que insistí, porque no quería hacer todas canciones de Jobim. Las amo, pero las he estado haciendo durante treinta años.” Finalmente, el disco estuvo compuesto por cinco improvisaciones grabadas en un estudio, cuatro canciones de Metheny, cuatro de Hall y cuatro standards, entre ellas una admirable versión del inmortal “Summertime”, de Gershwin. Uno de los puntos altos del disco, seis de cuyos temas fueron grabados en vivo en el Craftsmen’s Guild de Pittsburgh, es “The birds and the bees”, emocionante homenaje al guitarrista Attila Zoller. Publicado originalmente en 1999, el dúo de Metheny con Hall —para muchos el padre de la guitarra moderna— es un clásico, y su flamante reedición por el sello Nonesuch no tiene ni un solo bonus track. Como corresponde con un clásico, no los necesita.

Christian Basso: La música cura

Hijo de un músico de jazz, alumno de bajo de Rinaldo Raffanelli, ex Clap y La Portuaria y recibido en la cátedra de rock del profesor Charly García allá lejos y hace tiempo, Christian Basso desde hace casi una década que persigue la canción en lugares atípicos, entre lo gitano, lo italiano, lo clásico y el western. Sin ironía y cocoliche a mucha honra, este apropiado aunque tardío sucesor de Profanía (2000) y La Pentalpha (2003) es mayormente instrumental, con invitadas vocales como Haien Qiu, Eva Faludi y Hana, y ese lujo que son las guitarras de Coleman y Cerati en el tema “Viento”.

DVD

X Men: Primera Generación

En un año sobrecargado de películas de superhéroes –y a punto de comenzar otro con otros tantos títulos de paladines de capas y calzas–- lamentablemente solo dos zafaron del desastre general. Una, modestamente, es Capitán América, que a pesar de contar con un protagonista con la ductilidad de una mesa de aglomerado, encontró en la autoconciencia y cierto reciclaje de las iconografías nazi y aliadófila de los ’40 un salvoconducto para revivir a un personaje demasiado fechado. La otra es real e inesperadamente buena: la falta de expectativas se debe a que se trata de una secuela, una de esas “historias de origen”. Y el logro es mérito en parte de un guión ambientado en los años ’60, que aunque confunde Villa La Angostura con Villa Gesell (como nido de nazis) sabe capitalizar la Guerra Fría como escenario de conflicto; y también de sus excelentes actores: los ascendentes James McAvoy (como un profesor X todavía con pelo) y Michael Fassbender (el crítico inglés de Bastardos sin gloria, ahora como un joven e iracundo Magneto), la revelación del año pasado Jennifer Lawrence, y el ya curtido pero cada vez más infalible y carismático Kevin Bacon.

Big Bang Theory 4ª temporada

Para quienes la vienen siguiendo por cable o Internet, no es ninguna novedad: se trata de la otra serie de geeks y nerds (es decir, la que no es Glee) y ya va por su sexta temporada. En este caso son nerds de la ciencia, y de la ciencia ficción y los comics, tribu representada en toda su alienación por el inepto social Sheldon (el muy gracioso Jim Parsons) y el choque de mundos que vive a diario con su vecina camarera Penny (Kaley Cuoco). Las variantes de este cuarto año recién editado incluyen el plan de Sheldon para “aparearse” con la compañera perfecta, la doctora Amy (Mayim Bialik), y los repetidos intentos de Penny por incorporar a sus vecinos al mundo real. La flamante edición de esta caja está dirigida a los fanáticos y a aquellos que se han plegado a la manera contemporánea de ver las series, que consiste en maratones de una temporada completa en, digamos, un fin de semana.

CINE

Latin-Arab International Film Festival

Ya arrancó pero todavía pueden verse algunos de sus títulos más llamativos, todos ausentes de la cartelera comercial porteña y de los dos principales festivales de cine del país. Razones para acercarse hay muchas pero la principal será la pura curiosidad: ¿cuántas oportunidades de ver films árabes se dan entre no- sotros? Esta es la primera con organización de la asociación Cine Fértil, en colaboración con ArteEast (Nueva York): son nueve largos de ficción, diez cortos y diez documentales, presentados en varios casos por sus responsables. Entre los títulos más destacados se cuentan: TheEnd (Hicham Lasri, Marruecos, 2011), ambientada en “los despiadados bajos fondos” de Casablanca; ¡Los imperialistas siguen vivos! (Zeina Durra, Reino Unido/EE.UU., 2010) y Secretos enterrados (la de la foto de acá arriba, dirigida por Raja Ammari), protagonizada por dos mujeres jóvenes siniestramente aisladas del mundo por su madre.

Hasta el 7 de diciembre, en Hoyts Abasto (Av. Corrientes 3247) y en la Alianza Francesa (Av. Córdoba 946)

Metrópolis

Cerrando un año que ha visto el regreso de varios clásicos de diferente especie y calaña a los cines –primero fue Volver al futuro, luego Top Gun, ahora El Padrino y pronto será Scarface, de De Palma, todas en copias digitales remasterizadas–, vuelve al cine, pero en impecable copia de 35 mm, la versión más completa conocida del complejo film futurista de Fritz Lang, rearmada en Alemania con materiales encontrados en el museo del cine porteño. Un trabajo hecho sin fetichismo, con la intención de restaurarle al film “su sentido arquitectónico del montaje”: en total, media hora más, totalizando casi dos y media de relato sobre la lucha de clases en un universo expresionista. Con música en vivo de la National Film Chamber Orchestra, dirigida por Fernando Kabusacki.

Jueves a las 22, en el Malba, Av. Figueroa Alcorta 3415

TELEVISIÓN

Misfits

Para todo aquel que sienta que los superhéroes del cine ya están sobrando, esta producción inglesa puede ser la serie ideal; porque sus protagonistas son personajes más o menos corrientes y un poco egoístas, a los que de pronto les cae en las manos lo que para el común de los mortales no es sino una fantasía: un surtido de súper poderes. Y entonces, lejos de preguntarse qué pueden hacer por la humanidad, se preguntan qué pueden hacer por ellos mismos. Son cinco muchachos y muchachas díscolos, que se encuentran cumpliendo una condena de servicio comunitario en una localidad ficticia de Londres, cuando en medio de una tormenta eléctrica adquieren extrañas habilidades: Kelly (Lauren Socha) escucha los pensamientos ajenos, Curtis (Nathan Stewart-Jarrett) puede rebobinar el tiempo, Alisha (Antonia Thomas) hace entrar a otros en una suerte de frenesí sexual con que sólo le toquen la piel, Simon (Iwan Rheon) puede volverse invisible, y Nathan (Robert Sheehan), es quien no descubre cuál es su poder hasta que termina esta primera temporada. Como casi todas las buenas series inglesas, es brevísima, una de sus garantías de calidad.

Miércoles a las 22, por Film & Arts

Hell’s Kitchen

Ya lleva un tiempo en el cable pero lo cierto es que con el correr de las temporadas ya se ha vuelto de verdad irresistible, destacándose entre el pelotón de realities de cocina que ocupan la pantalla actual –otro, imperdible, es Cupcake Wars– gracias a la presencia intensa y a la personalidad irascible, casi psicótica, del chef estrella Gordon Ramsay. Monstruo rubio, escocés de 45 años, ex futbolista, ganador de 13 estrellas Michelin, Ramsay ya lleva siete años al comando de esta competencia entre 16 aspirantes a cocineros a los que somete a una verdadera tortura pero con un premio insuperable al final del camino para el ganador: convertirse en uno de sus chefs ejecutivos en el Savoy de Londres.

Martes a las 23, por Discovery Travel & Living

Compartir: 

Twitter
 

 
RADAR
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2020 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.