radar

Domingo, 15 de noviembre de 2015

SALí

A COMER RICO A BUEN PRECIO

EL IMPERIO CONTRAATACA

No hace falta mirar la carta: basta con entrar a Nuñez City Grill para entender qué tipo de gastronomía van a ofrecernos en este espacio. Como un altar al estereotipo norteamericano, la pared exhibe una camiseta de los Lakers y otra de los Mets: del básquet al baseball, de la Costa Este a la Oeste, las grandes pasiones deportivas de Estados Unidos. Entre esta memorabilia, hay tres pantallas, permanentemente encendidas. Dos de ellas sintonizando canales deportivos. Y, en el centro, un plasma gigante donde en perfecto HD se exhibe Transformers. Todo el pochoclo del hogar del libre y la tierra del valiente, representado en una pared.

Con su ambiente relajado y su propuesta gastronómica tex-mex, Nuñez City Grill se convirtió en un favorito del barrio para una salida de amigos. Los platos que ofrecen son los clásicos del estilo, sin sorpresas pero con buena calidad. La velada puede arrancar con aros de cebolla ($70), nachos con cheddar, sour cream y guacamole (75) y las tradicionales potato skins rellenas con queso y panceta ($75). Si el plan es una comida rápida, hay variedad de panchos con distintas salsas (desde $35) y ensaladas como la de palta, rúcula, cebolla morada y queso ($100). Entre los fuertes aparecen las hamburguesas: desde la Buenos Aires, con jamón, queso y tomate, hasta la New York, una bomba que incluye milanesitas de muzzarella, todas cuestan $75 y salen con papas. En la sección mexicana también hay buenas opciones, con tacos, burritos y quesadillas (desde $75) y fajitas para armar en la mesa (desde $90). Y, a tono con el best seller de este tipo de propuestas que crece en Buenos Aires, ahí están las necesarias barbecue ribs: un costillar de cerdo grillado y bañado en salsa barbacoa, 660 gramos totales donde la carne se desprende sola del hueso, y que se acompaña con dos guarniciones a elección ($170). Para cerrar, el infaltable brownie tibio con helado ($50) o el goloso Banana Split ($60) son buenas opciones.

La terraza cómoda, buena atención y precios razonables completan el combo. Algo está claro: en gastronomía, el imperio contraataca.

Nuñez City Grill queda en Manuela Pedraza 1810. Teléfono: 4703-1578. Horario de atención: lunes a sábados de 10 a 24.


LEGALMENTE RICAS

La sabiduría popular asegura que las mejores cosas de la vida matan, engordan o son ilegales. Quizás fue eso lo que inspiró el nombre de Illegal Burguer, un nuevo local que se sumó a la ola de hamburgueserías caseras que puebla la ciudad porteña. Instalado hace unos pocos meses en la zona de Tribunales, el lugar cumple con soltura las premisas que lo rigen: servir productos de calidad, abundantes y a precio amable. A diferencia de otras propuestas similares, en Illegal el método es estilo “elige tu propia aventura”. La base es una hamburguesa de 180 gramos de carne o, en su defecto, su versión vegetariana, que sale con tomate y lechuga dentro de un pan con sésamo tierno y calentito, con la consistencia necesaria para que la abundante hamburguesa no se desarme al comerla. Esto sólo cuesta módicos $50. Después, se agregan los ingredientes a gusto, eligiendo de la lista que se despliega en la pizarra que domina la barra. Puede ser queso provolone o cheddar, pickles, huevo, jamón, cebolla caramelizada ($5 cada uno) o algunos más sofisticados como panceta, hongos portebello a la plancha, guacamole, tomates secos o las conservas de la casa ($7 cada uno).

Las salsas son uno de los fuertes de llegal y ayudan a dar el toque final a la creación: si se eligió una combinación onda mexicana, la chiplote picante será ideal, mientras que la mayonesa de ajo se lleva bien con una mezcla de ingredientes más mediterránea. También hay dijonesa, barbacoa y tzatziki, entre otras ($5 cada una).

En resumen, una hamburguesa bien completa y acompañada con unas crocantes papas rústicas, aros de cebolla o batatas asadas puede costar unos $80. Además, para que los indecisos no sufran, todos las semanas tienen una hamburguesa especial, que incluye ingredientes fuera de carta, como mole, palta, queso Monterrey Jack o morrones asados. Para beber, agua, gaseosas o cerveza (desde $15). Por ahora, les está faltando algún dulce para el postre. Pero allí dicen que no es necesario, porque hasta el más hambriento se queda satisfecho.

Illegal Burger queda en Talcahuano 959. Teléfono: 3969 7929. Lunes a sábados de 11:30 a 17. Sólo efectivo.


COCINA AUTENTICA

Es una esquina mínima, situada en los confines de Parque Chas, ahí donde el barrio todavía no se convierte en un laberinto circular y se puede transitar sin miedo a perderse, Chas Casa de Comidas renueva la fórmula del restaurante familiar. El bartender Mario Montes, que estuvo tras la barra de 878 y Florería Atlántico (y hoy maneja su propio servicio de bares móviles), junto con el cocinero Gastón Gallo decidieron armar, tras muchos años de amistad, su proyecto propio, inspirado en la tendencia de las rotiserías gourmet. La idea en Chas es ofrecer platos variados, de buena calidad y a un precio económico, apuntando a las numerosas empresas y estudios que en los últimos años se instalaron en la zona, impulsados por la cercanía del subte.

El pequeño local apenas acomoda la cocina a la vista, un par de mesas y una barra con banquetas frente a un bellísimo mural botánico, obra de la artista Fiorella Silva. De todas formas, ahora que empezaron los mediodías calurosos, las mesas más elegidas son las de la ochava, mientras que muchos vecinos optan por el take away. La hamburguesa casera completa ya es un hit ($80), pero la carta es variada: hay ravioles de calabaza y ricota con salsa a elección, carré de cerdo con guarnición, un salteado de vegetales con carne o pollo con crocante de nueces y almendras muy bueno o una bondiola braseada y laqueada con una original salsa teriyaki de Cinzano Bianco.

La carta varía con frecuencia según el clima y los productos del mercado, ofreciendo siempre platos que rondan entre los $75. Además hay un menú muy bueno, que incluye plato del día, bebida y postre –puede ser su excelente flan con dulce de leche, un tiramisú con Amarula o un budín de pan especiado– a $100. Muchos acompañan con algún aperitivo, preparado por la mano experta de Mario, y otros optan por cerrar con café, de filtro y elaborado con granos cuidadosamente seleccionados (desde $15).

Sin pretensiones ni artificios, Chas es una opción para instalarse varios días a la semana.

Chas Casa de Comidas, Avda. de los Incas 4699. Tel: 4523-7036. Lunes a sábados de 11:30 a 15:30. Sólo efectivo.

Compartir: 

Twitter
 

 
RADAR
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2021 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.