radar

Domingo, 1 de noviembre de 2015

VALE DECIR

EL BAR DE WILL

Un flamante bar neoyorquino dice tenerlo todo: un trago a base de tequila llamado “La mula de Mugatu” (guiño al villano del film Zoolander), retratos que rinden tributo a la película navideña Elf, cintas como El reportero: la leyenda de Ron Burgundy proyectadas en eterno loop…. En resumidas cuentas, el bar “Stay Classy” (frase favorita del mentado Ron Burgundy) tiene todo… para quienes sean enfervorizados fanáticos del actor Will Ferrell, por supuesto, y gusten pasar sus noches citando chistes del cómico de mil amores. “Es el tipo de lugar donde personas de 35 a 40 años pueden beber sin ser intimidados por música techno y, a la vez, estar rodeados de objetos divertidos y ridículos que entienden. Es lo que Will Ferrell hubiera querido”, explica el hiperfan Zach Neil, uno de los dueños del local que abrió el pasado mes en la Gran Manzana. Contemplado, dicho sea de paso, algunas circunstancias legales: el bar omite utilizar títulos de film, para no levantar el avispero de productoras cinematográficas…

En cambio, opta por utilizar frases ¿míticas? del otrora actor de Saturday Night Live. Además de láminas y cuadros de artistas locales que eternizan a Ferrell en Ricky Bobby: Loco por la velocidad, Blades of Glory, Semi–Pro o, por qué no, Megamente. Ampliando, además, referencias con bebidas “graciosísimas” como: “¿Acabamos de volvernos mejores amigos?” (cita a Stepbrothers, que provee de dos shots), o “La leche fue una mala elección” (línea de El reportero, con vodka saborizado); por mencionar unas pocas opciones. “Lo único que haría de este sitio el lugar perfecto sería que estuviese en San Diego. Pero no se puede tenerlo todo, ¿cierto?”, reflexionó un cliente de los muchos que se arriman a probar la experiencia temática. Y otros, con los pulgares levantados, hicieron lo propio al son de “Amo este maldito lugar” o “Estupendo rodearse de la cacofonía que implica el impacto cultural de Will Ferrell”. Comentarios tan elegantes como el propio Ferrell, quien –de querer apersonarse en el bar– necesitará hacer reserva. “Después de todo, se llena cada noche”, sonríe “codito” Neil.

Compartir: 

Twitter
 

 
RADAR
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2020 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.