radar

Domingo, 15 de abril de 2007

VALE DECIR

Esta fiesta está muerta

En Bosnia, un hombre organizó su propio funeral para verificar cuántas personas asistirían. Y se llevó una gran sorpresa: sólo lo fue a despedir su madre. Se trata de Amir Vehabovic, de 45 años, quien espiaba desde los arbustos ubicados fuera de la casa mortuoria de la ciudad de Gradiska quiénes lo querían lo suficiente como para brindarle el último adiós. Decepcionado por la escasa convocatoria, Vehabovic escribió una carta a los 45 invitados a su velorio afirmando: “Pagué mucho dinero para obtener un certificado de defunción falso y soborné a varios empresarios fúnebres para que me traigan un ataúd vacío”. Finalmente, debido a los altos costos de su broma, Vehabovic remató: “Realmente pensé que varios de ustedes, mis supuestos amigos, podrían pagar estos gastos. Esto sólo mostraría con quiénes de ustedes puedo contar”.

Una caja fuerte con patas

Según publicó el diario Shandong Evening News, el matrimonio Liu vendió el grano de todo el año por 5000 yuanes (unos 346.000 pesos), dinero con el que tenía pensado comprarle una casa a su hijo, a punto de casarse. Pero surgieron algunos imprevistos, gran rebelión en la granja china de los Liu: una de sus vacas se comió todos los ahorros. La señora había guardado toda la plata en una bolsa de plástico y la dejó en el granero, entre el forraje del animal. La vaca, sin decir ni mu, se la comió y ahora en uno de sus estómagos se encuentran los ahorros de los Liu. La policía llevó a cabo una investigación y entre el cesto del forraje encontró resto de billetes, para desesperación del señor Liu, que no estaba al tanto del escondite secreto que su mujer había elegido como caja de seguridad.

Malditos piresios

Un experimento que esperamos que, por favor, no se repita por estas costas: un equipo de investigaciones húngaro inventó un país al que bautizó Piresia, con el objetivo de poner a prueba la tolerancia de los húngaros a los extranjeros. El instituto de sondeo de opiniones Tarki realizó una encuesta para averiguar específicamente qué tan dispuestos están a dar refugio a los “rufianes” expulsados de otros países, y se encontró con que sus compatriotas no son tan receptivos a los inmigrantes como esperaban: “Nos sorprendió que dos tercios de los entrevistados exigieron que no se les otorgara ningún tipo de asilo a los piresios expulsados de su patria, acusándolos de ser un montón de sanguijuelas, y estuvieron de acuerdo en que debían ser enviados a sus casas de inmediato”.

Compartir: 

Twitter
 

 
RADAR
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.