radar

Domingo, 1 de abril de 2007

TEATRO > RE-GENIAS, DIARIOS íNTIMOS DE CHICAS

Huele a espíritu adolescente

La dupla Carla Crespo y Tatiana Saphir, que se hizo conocida como la extraña “pareja” en Tan de repente, de Diego Lerman, recrea en teatro sus años adolescentes con la puesta de Re-genias. Entre lecturas de diarios íntimos y coreografías de Britney Spears, ponen en juego la sexualidad, la feminidad y los discursos sobre la cultura pop, mientras se divierten como locas.

 Por Mercedes Halfon

Fotos: Xavier Martin

Hay una imagen que condensa sensorial y gráficamente el fin de la pubertad: el guardapolvo roto, coloreado y escrito después del fin de curso y el viaje de egresados. Testigo mudo de una época delimitada, este objeto que supo ser blanco en los primeros años de la primaria, comienza a hablar cuando no va a serle útil a nadie, y a punta de birome dice: grupos de rock de los que se fue fanático, letras de canciones significativas, amistades que prometían durar para siempre, amores correspondidos, amores frustrados, clubes de fútbol, ciega idolatría por algún/a actor/cantante de moda, y otros ítem. Es exactamente esa estética furiosamente infantil, cocoliche y fragmentaria la que cultiva Re-genias. La obra que Carla Crespo y Tatiana Saphir crearon a partir de su propia vida, su infancia y adolescencia, o los resúmenes de eso que quedaron plasmados en sus diarios íntimos.

No es la primera vez que Crespo y Saphir trabajan juntas, ni la primera que la ficción, se cruza con la realidad en algo que hacen. Ambas fueron la extraña “pareja” que se formaba en Tan de repente, la adaptación que Diego Lerman hizo sobre un relato de César Aira. Antes de eso, Carla había protagonizado Mil quinientos metros sobre el nivel de Jack, de Federico León, y Tatiana Lengua madre sobre fondo blanco de Mariana Obersztern, elogiadísimas obras de teatro independiente. “Cuando hicimos Tan de repente –cuenta Tatiana– como nadie nos conocía por fuera del off, mucha gente le preguntaba a Diego Lerman si éramos actrices o no. Y eso, en el momento de Mundo grúa, del Rulo, no sabíamos si era un elogio porque éramos muy naturales, o una ofensa, porque nosotras ¡éramos recontra actrices!”

Esa misma confusión se da sutilmente en Re-genias, donde por más que se sepa de entrada que se trata de textos biográficos y personales, al verlos sobre un escenario, naturalmente surge la pregunta por la veracidad. ¿Están mintiendo? Las chicas aclaran: “Son nuestros diarios de verdad, pero más allá de eso hay una selección, edición y montaje en paralelo”. Y es esa puesta en serie de los cumpleaños, las peleas con las madres, los intentos fallidos del amor y del erotismo de esos años los que permiten empezar a construir entre las dos voces un relato que tiende a ser una galería de imágenes generacionales.

Y hay otra cosa. Podemos decir que el guardapolvo pintarrajeado es un objeto unisex. El diario íntimo no. Por más que no haya ninguna regla que lo indique, llevar un diario a esa edad es más de nena. “En la obra está permanentemente en juego el lugar de lo femenino. Nosotras decíamos: los varones no tienen diario, es algo de las nenas, que te regalen para un cumpleaños un diario íntimo, para que vos escribas cómo te vas convirtiendo en mujer, dejar asentados los testimonios de lo sentimental. Como la bitácora de un viaje, escribir ‘me vino’ y todo eso que a los veinte se pierde.” Por eso, el efecto de la exposición de dos chicas en Re-genias produce, en las mujeres, identificación directa, y en los hombres, algo un poco más complicado: “Antes del estreno nos preguntábamos qué les iba a pasar. Bueno por ahí van a decir, mientras ellos lo único que querían era ponerla, o darle un beso a alguien, ¡las chicas estaban escribiendo! Escribiendo toda esta parafernalia barroca, con descripciones obsesivas, con tanto detalle”, dice Tatiana.

Teoría pop

Además de las lecturas micrófono en mano, donde ellas se llaman por sus nombres, donde se detalla año y edad de cada una en cada acontecimiento, hay otras piezas en la obra que aparecen como pegadas con plasticola. Sin transición alguna se va a una coreografía. La primera es con la famosa “Toxic” de Britney Spears, canción que bailan al más perfecto estilo hip hop de MTV. Las otras coreografías que seguirán van a ser cada vez más sexies, incluso la última en una suerte de porno soft que puede llegar a sonrojar a algún espectador desprevenido. En ese límite se mueven, como si quisieran llegar a encarnar una fantasía propia o ajena. Carla explica esa aproximación a la sensualidad de la obra: “Es este despertar adolescente, femenino a la sexualidad y eso había que ponerlo en escena de alguna manera”.

La última y fundamental parte de Re-genias es la de “las teorías”. Y que también responde a un motivo biográfico. Tatiana y Carla, además de ser actrices, de ser chicas que escribieron un diario íntimo, son dos universitarias, o ex universitarias, dos que pasaron por ese lugar quedando imbuidas de un discurso que les permite analizar su vida desde ese punto de vista más teórico o como ellas lo llaman, más “UBA”. Dice Tatiana: “Es poner de manifiesto que las que estamos haciendo ese espectáculo somos nosotras hoy. Leo este diario ahora que tengo 31 años, no es recrear a esa que escribió. Hoy tengo 31, fui a la UBA, leí teorías y veo los diarios como material”.

Es así como primero Carla desarrolla un texto de Lacan –con los gráficos y todo– en principio porque ha hecho mucha terapia, pero también porque aporta datos sobre el goce y la posición femenina para Lacan. Luego Tatiana explica, con actitud de maestra ciruela, un ensayo de Diedrich Diederichsen sobre Britney Spears y la biopolítica. Carla explica la presencia de esas incrustaciones intelectuales como “una herramienta para ver lo demás”. Y Tatiana agrega: “El texto de Diedrich Diederichsen que leo lo encontré de casualidad y lo elegí porque había una reflexión sobre la música pop, que en la adolescencia es tan fundamental. Es un texto teórico sobre la imagen de mujer que te vende un sistema, era un poco bajar línea porque hay cosas particulares del texto que eran muy similares a charlas nuestras o la imagen que estábamos trabajando”. Ese pastiche enfurecido de teorías, música y canciones es Re-genias.

Compartir: 

Twitter
 

 
RADAR
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2020 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.