radar

Domingo, 6 de marzo de 2011

> JANE RUSSELL (1921 - 2011)

La cautiva

 Por Richard Brody

Jane Russell, que murió el lunes a los 89 años, tuvo sus últimos protagónicos en un par de westerns de bajo presupuesto en 1966, y sólo había trabajado espaciadamente durante los ‘50. Lo que es decir que, en efecto, su carrera se desvaneció cuando tenía apenas treinta y pico de años. En una emotiva entrevista con la televisión francesa de 1985 (posteada en la página de Libération), mira atrás y explica por qué la abandonó. Explica que era tremendamente infeliz en el papel de reina del pinup que le imponía Howard Hughes (a quien la ataba un contrato por treinta años), con los cinco años de tours publicitarios de cinco días a la semana que había vivido en los ‘40, y con las películas que hizo para la RKO, la mayoría junto a Robert Mitchum. “Las tramas eran ridículas”, dice. “Los dos las odiábamos.” Especialmente Macao y His Kind of Woman (Pasaporte a la muerte): “Era absurdo que no pudieran encontrar una historia mejor para Jane Russell y Robert Mitchum”. En cuanto a Joseph von Sternberg, que codirigió Macao, dice: “Pobre Joe. Pobre Joe von Sternberg. No sé... era de la vieja escuela, anterior a cualquier cosa que yo hubiera oído”. Dice que Mitchum “consiguió hacer algunas cosas maravillosas cuando abandonó la RKO”. En cuanto a ella, “creo que hice tantas películas tontas que nunca llegué a hacer una buena”. De sus películas, dijo: “En una escala del uno al diez, creo que eran un tres, todas”. La única de sus películas que le gustaba era Los caballeros las prefieren rubias, de Howard Hawks.

¿Lo más importante de su vida? “El hogar y la familia. En mi casa, todos conocimos al Señor, y si algo iba mal, rezábamos.” Cuando le preguntaron cómo conciliaba su devoción religiosa con su frívola imagen pública en los ‘40 y los ‘50, dijo: “Todavía rezaba en los ‘40 y los ‘50, créanme, en esa época más que nunca. Con todo ese ruido alrededor, rezaba en busca de guía, para mantener los pies en el suelo”.

Verla en esa entrevista de la televisión francesa es ver a una estrella radiante, todavía en el apogeo de su carisma, que había estado básicamente haciendo nada (sólo, como dice en la entrevista, comerciales para la empresa Playtex, un día al año). Su carrera es, entre otras cosas, un monumento a las glorias y humillaciones de la era de los estudios, una fábula para actores, que hoy en día toman decisiones que sólo estaban al alcance de unos pocos en la así llamada era de oro.

Jane Russell fue una de las bombas sexuales de los ’40 y los ’50, conocida como actriz por El proscripto de Howard Hughes, Macao bajo las órdenes de Von Sternberg, Pasaporte a la muerte de John Farrow, La gitana de Nicholas Ray, y, sobre todo, por haber sido la amiga morocha de Marilyn Monroe en Los caballeros las prefieren rubias.

Compartir: 

Twitter
 

 
RADAR
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.