SANTA FE › EL ROSSI-BIELSISMO Y EL FUTURO POLITICO DEL SENADOR CARLOS REUTEMANN

"Al Lole lo quieren cerca en la Rosada"

La consigna de "armar" en Santa Fe por afuera de Obeid y Reutemann se
fue morigerando desde la propia corriente que Rossi y María Eugenia
Bielsa lanzaron el viernes en Rosario. Reutemann no criticó al espacio
y advirtió que "primero está el 2006", consultado sobre el rol que le
tocará jugar en 2007.

 Por Pablo Feldman

"Armar sin Reutemann ni Obeid" fue la instrucción inicial que ha recibido Agustín Rossi apenas lo confirmaron como presidente del bloque de diputados del oficialismo. El jueves se plasmó en un acto la idea original, con la presencia de dirigentes de segundas y terceras líneas, y como máxima figura la extrapartidaria vicegobernadora María Eugenia Bielsa. A partir de esto se abren signos de interrogación sobre el futuro del PJ provincial, en el que Carlos Reutemann sigue siendo la figura más relevante. Tanto, que después de la derrota del 23 de octubre de la lista encabezada por Rossi, los acólitos del ex-piloto de formula uno reclamaban para su jefe el papel de "gran elector" en la provincia. La pregunta que surge inmediatamente es si lo del viernes tiene por objeto desplazar a Reutemann o emplazarlo.

El Lole -fiel a su estilo- ha optado por el silencio, y aceptar la Presidencia de la Comisión de Relaciones Exteriores del Senado, que en su círculo íntimo fue tomada como una señal favorable del presidente Néstor Kirchner: "quiere tenerlo cerca" dicen los reutemistas. No obstante aseguran que "el Lole va a jugar el 2007 sólo si existe un apoyo explícito e inequívoco del presidente". Dónde "va a jugar" depende lo que la Casa Rosada le tenga reservado: un "mano a mano" (por primera vez sin Ley de Lemas) contra Hermes Binner, o el traslado a nivel nacional en una hipotética formula en la que secunde al presidente que no habla de su reelección pero que ya se está perfilando.

¿Rossi conducción?

Agustín Rossi ha demostrado estar dispuesto a ser el "Jaroslavsky "de Néstor Kirchner o morir en el intento. Ya recibió los primeros tortazos por su rol del defensor de K sin beneficio de inventario. Nada menos que el ultraduhaldista Eduardo Camaño lo zurró en la Cámara baja cuando el "Chivo" se quejó de la poca actividad del cuerpo en el período anterior. Tal fue la replica del ex-presidente de la Cámara que Rossi no sólo le pidió disculpas sino que se levantó de su banca para ir a abrazarlo en una desusada actitud que para muchos fue un gesto de hidalguía y para otros -sobre todo en el PJ- una muestra de debilidad. Entre los que adhieren a la segunda interpretación están los reutemistas que sostienen que "Rossi no tiene estatura política para estar en ese cargo, y menos para enfrentar a Binner sin Ley de Lemas, porque además ya perdió".

Rossi no se hizo tanto problema, "el presidente me llamó por teléfono para felicitarme por la aprobación de las dos leyes, no me dijo nada de ese episodio" sostuvo el diputado frente a este cronista. Y seguramente ha sido así, lo cual no quita que alrededor del presidente más de uno en la pingüinera haya castigado al santafesino e inventariado el debut del jefe de bloque.

Primero el 2006

"Yo voy a hacer lo que acordemos con la Casa Rosada" dicen que dijo el Lole en una reunión con sus íntimos. Hasta ahora el Senador ha acompañado las iniciativas del Poder Ejecutivo en casi todas sus instancias. Ahora después del respaldo electoral del 23 de octubre al presidente, no parece oportuno un cambio de actitud y ciertamente el Lole ha demostrado una notable capacidad de adaptación a los humores sociales de turno. "Yo no soy tan de derecha como usted cree" fue la respuesta del ex-gobernador a este periodista ante la consulta de su posición frente a algunos actos del gobierno. Lo cierto que esa pátina de "derecha" que él mismo minimiza puede ser en el 2007 su visa de ingreso a la "liga nacional". Cerca del presidente hay colaboradores que piensan que si el número dos fuera Reutemann "no habría con qué darle" ya que el santafesino "juntaría por derecha los votos que K no consigue cosechar". Ese cálculo lo hacen también fuera del gobierno, y tanto Macri como Sobisch, Duhalde, y hasta tal vez Roberto Lavagna también lo querrían cerca suyo. Pero Reutemann es un tiempista como pocos y antes del 2007 va a preocuparse del 2006. En ese sentido va a abocarse a su labor parlamentaria, cosa que además lo pondrá más cerca del presidente, y eso probablemente lo aleje de la provincia. Va a levantar el perfil, va a aparecer más en los medios y aún a riesgo de cruzarce con los problemas de Santa Fe -de los cuales forma parte- aceptará los desafíos de la escena pública.

También en su despacho seguirá recibiendo a intendentes y referentes territoriales como siempre, en tanto y en cuanto ellos sigan visitándolo. Con Rossi ya mantuvo al menos dos encuentros "de local" es decir en el Senado. Le dio su "bendición" al armado territorial, pero le dejó en claro que su vínculo con el gobierno seguirá pasando por el propio presidente o en su defecto por la primera dama, su colega en el Senado.

"Primero el 2006", dijo Reutemann cuando le preguntaron por el futuro.

Aunque pueda parecer prematuro, una proyección sobre el 2007 podría sintetizarse diciendo que Reutemann podrá competir contra Binner, o –remotamente- contra Kirchner, pero no contra Rossi aunque parezca inevitable.

Compartir: 

Twitter
 

Kirchner instruyó a Rossi, pero lo quiere al Lole cerca. Por eso -dicen- preside la Comisión de Asuntos Exteriores.
 
ROSARIO12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2020 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.