SANTA FE › CRíTICAS DE DUEñOS DE BOLICHES DE LA NOCHE

La ley antitabaco levanta humo

La ley antitabaco que se aplica desde enero de 2006 en la provincia, sigue generando un importante contrapunto entre los empresarios y los encargados de hacer cumplir la normativa. Tal es el malestar que el titular de la Asociación Empresaria Hotelera Gastronómica, Rodrigo Pastor, confirmó que están manteniendo reuniones con el municipio para encontrar caminos que lleven a una solución que satisfaga a todos los sectores. "Las mayores dificultades se presentan en los establecimientos nocturnos donde concurre mucha gente joven y por lo tanto es más complicado de controlar que se cumpla efectivamente la ley. Nosotros le solicitamos a la Municipalidad que nos ayude a respetar la norma porque hay comerciantes que tienen todo en orden, como por ejemplo que su personal no fume, pero se le hace imposible que el público entienda y respete la normativa". El problema central que incomoda a los empresarios es que la ley provincial 12.432, sólo sanciona a los propietarios de comercios donde se fuma y no a las personas fumadoras.

El dueño de un pub con más de 15 años de trayectoria, que prefirió no dar a conocer su nombre, dijo a Rosario/12 que el enojo que existe es porque el comerciante sancionado no tiene posibilidad alguna de defenderse. "Cuando sancionan mi boliche ni siquiera le toman la identidad al fumador; además existe un punto gris entre lo que dice la ley y lo que ocurre en la realidad, porque a mi boliche vienen mayores de edad que justamente no están en busca del aire puro". Para este empresario la ley está mal aplicada porque por ejemplo no existe distinción entre un restaurant y un boliche nocturno. También agregó que se deberían establecer condiciones para que se pueden realizar emprendimientos para los fumadores "ya que buena parte de la población tiene esa condición y ante ellos el Estado está teniendo una actitud prohibitiva".

Luis Baita, director general de Inspecciones de comercios, industrias y servicios de la Municipalidad, aseguró que "lo que se busca no es perjudicar al empresario sino establecer profundos cambios de hábitos y conductas. En cuanto a sancionar al fumador el encargado de juzgarlo es el Tribunal de Faltas. Nuestro trabajo consiste en constatar si el establecimiento está en falta". Baita aclaró que la ordenanza tiende a defender al fumador pasivo y que "luego de siete meses de trabajo llegamos a esta instancia de clausuras". El funcionario explicó además que esta medida extrema se toma "cuando el local incurre por segunda vez la falta".

La directora del Tribunal de Faltas, Estela Spleandeani, comentó que "las sanciones no son sólo para los dueños sino también para los fumadores. El problema surge porque las personas que fuman están en todo su derecho a negarse a dar su identidad, lo cual limita el accionar de los inspectores". Las multas tienen que ver con la falta de cartelería informativa dentro del local.

Compartir: 

Twitter
 

 
ROSARIO12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2020 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.