SANTA FE › MIENTRAS ESTABAN REUNIDOS FUNCIONARIOS Y VECINOS

Encapuchados a punta de pistola

Dos encapuchados coparon a punta de pistola una reunión en un centro comunitario de Villa Oculta, el cordón oeste de la ciudad, donde participaban cuatro funcionarios de la Municipalidad de Santa Fe -entre ellos el subsecretario de Medio Ambiente, Roberto Celano y el coordinador del Distrito Oeste, Horacio Centurión﷓ y alrededor de 20 vecinos, en su mayoría cartoneros del barrio, a quienes mantuvieron unos veinte minutos tirados en el suelo boca abajo y después los despojaron de todo lo que tenían de valor: dinero, teléfonos celulares, cámaras y algunas joyas. "Los cuatro funcionarios están bien y en sus

puestos de trabajo", dijo ayer el intendente Mario Barletta en un intento por bajarle el tono al episodio que coincide con otros hechos conmocionantes en la capital santafesina: la seguidilla de crímenes y asaltos y el infierno que viven un policía y su familia por haber detenido a un miembro de una banda de rufianes, en la zona norte.

El asalto se produjo en la casita del Padre Catena, como llaman al centro comunitario de Villa Oculta, donde funcionarios del gobierno de la ciudad explicaban detalles de una planta de tramiento de residuos domiciliarios. En la reunión, participaban el subsecretario de Medio Ambiente, Roberto Celano; el coordinador del Distrito Oeste, Horacio Centurión y dos colaboradores de éste, Gabriel Ifrán y Silvia Leguizamón. Más, una docente de la Escuela de Servicio Social, Silvia de Escalante; dos alumnos de la institución y militantes de la organización no gubernamental Canoa que realiza tareas en la barriada.

El encuentro se desarrollaba con normalidad y sin custodia policial, hasta que los encapuchados sorprendieron a los asistentes, los obligaron a tirarse al suelo boca abajo y los despojaron del efectivo que llevaban encima y otros objetos de valor, como teléfonos celulares y cámaras. En la puerta, habían quedado estacionados dos ciclomotores: los asaltantes exigieron las llaves, pero después cambiaron de idea. "Les dejamos las motos para vean que somos buenos", bromeó uno de ellos. Y los dos salieron a la carrera y se perdieron por las calles del barrio. Villa Oculta es el oeste profundo de Villa del Parque, una barriada emblemática de Santa Fe, detrás de la cancha de Unión, donde el fallecido padre Catena desarrollo su tarea pastoral de toda la vida.

La principal calle del barrio lleva su nombre.

Ayer, ni los vecinos ni los funcionarios municipales asaltados se animaron a dar la cara y a explicar el trance en público. Sólo el intendente de Santa Fe accedió a contestar algunas preguntas sobre el episodio. "Lo que les puedo decir es que los cuatro (agentes del gobierno de la ciudad) están bien y en sus puestos d etrabajo", dijo Barletta. Y después contestó con evasivas a la ola de inseguridad que acosa a la capital de la provincia.

Más tarde, la Policía santafesina informó que había detenido a dos jóvenes de 18 años, con domicilio en el barrio Santa Rosa de Lima, a quienes atribuiría responsabilidad por el asalto al casita del Padre Catena en Villa Oculta. A partir de ahora, el gobierno de la ciudad analiza la posibilidad de que las reuniones de sus funcionarios en los barrios más inseguros de la ciudad -en el oeste y en el norte﷓ tengan custodia de la Policía, para desalentar episodios como el de ayer.

Compartir: 

Twitter
 

 
ROSARIO12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2021 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.