SANTA FE › HASTA DóNDE CAE LA CONSTRUCCIóN

Ladrillos en el suelo

 Por Rubén Milito

Durante el 119º Consejo Federal de la Cámara Argentina de la Construcción que se llevó adelante en Posadas (Misiones), la Mesa Directiva de la Unión Obrera de la Construcción (UOCRA) y la Cámara Argentina de la Construcción (CAMARCO) analizaron los temas relevantes que hacen al sector y definieron los aspectos cruciales para minimizar los costos sociales de la crisis. Una de las conclusiones más importantes fue el pedido de "resolver la rápida implementación del anunciado Plan Reconversión para la construcción de viviendas sociales o en su defecto analizar un plan alternativo que pueda ser puesto en marcha inmediatamente". Este reclamo nacional tiene su correlato en Santa Fe ya que según un relevamiento hecho por la Cámara Argentina de la construcción Delegación Rosario desde febrero del 2008 a mayo del 2009 la construcción perdió 10 mil puestos de trabajo de los cuales 7 mil están directamente ligados a la obra pública.

Entre los años 2005 y 2008 el Estado construyó 10 mil viviendas, en la provincia, mientras que en la actualidad sólo se están construyendo 130. El boom de la construcción se encuentra en una etapa de transición, donde los inversores están en un estado de incertidumbre extrema, esperando a que se aclaren las perspectivas económicas. Algunos entienden que el 2010 va a ser mejor que el presente año y por lo tanto hay que salir a tomar posiciones ahora, mientras otros creen que hay que esperar un poco más.

Por estas horas aparecen distintos discursos en relación a cómo debe funcionar la política económica, mientras desde los sectores ligados a la producción primaria se pide que el estado no tenga incidencia en la economía desde la industria se reclama mayor acción y participación del gobierno. Ejemplo de ello es el pedido hecho por los constructores santafesinos para que el estado en los tres niveles dinamice la obra pública. Desde la Cámara entienden que no fueron felices las recientes declaraciones del ministro Angel Sciara donde planteó la idea de recortar obra pública para cumplir con el pago de aguinaldos.

Ricardo Griot, presidente de la institución que agrupa a los constructores rosarinos, entiende que no es un problema de banderías políticas el problema de la obra pública sino por el contrario es un problema de índole cultural e ideológica la visión que pone como gasto a la obra pública y no como inversión.

Uno de elementos a estudiar es un mejoramiento en la instrumentación del compre santafesino, el ejemplo a tomar es la provincia de Córdoba donde se le hace imposible ingresar a la Obra Pública de la empresa mediterránea a cualquier empresa que no sea cordobesa.

A fin de año vence la concesión que tiene AUFE de explotación de la autopista Rosario Santa Fe, esta empresa cuenta en su seno con una participación minoritaria de constructoras santafesinas, la idea es que en los pliegos de la licitación para renovar la concesión se incluya una cláusula que obligue a quienes se presenten a tener a empresas de nuestra zona con capital mayoritario, esta va a ser una carta brava porque incluiría una tercera vía de circulación en la autopista.

A su vez los constructores santafesinos no tienen palos solo para el estado, porque existe un fuerte malestar con la situación que se está dando con el sector privado porque las grandes obras privadas que se están haciendo en Rosario, (el casino, puerto norte, ciudad ribera y Forum) no involucran a empresas santafesinas y los proveedores de estas obras no pertenecen a la región.

Compartir: 

Twitter
 

 
ROSARIO12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.