SANTA FE › BONFATTI SE REUNIó CON LA PLANA MAYOR DE LA CGT DE ROSARIO

El gran acuerdo santafesino

"Hay un gobierno a disposición de ustedes", ofreció el gobernador, quien ratificó su decisión de promover planes de vivienda con los sindicatos y anticipó la creación de un instituto de salud laboral para prevenir enfermedades del trabajo.

 Por Luis Bastús

Los bustos dorados de San Martín y de Rucci, y el General en su caballo pinto desde un cuadro, fueron testigos: el gobernador Antonio Bonfatti visitó ayer a la plana mayor de la CGT Rosario en su tercer día de mandato para "marcar una fuerte señal de diálogo porque es hora de un gran acuerdo santafesino". Y más de veinte sindicatos encabezados por el secretario general de la entidad obrera, el camionero Rubén López, expresaron "apoyo al nuevo gobierno provincial". El titular del Ejecutivo ratificó su decisión de promover planes de vivienda con los sindicatos y les anticipó un proyecto que sorprendió a sus interlocutores: crear un instituto de salud laboral, para investigar y prevenir enfermedades del trabajo.

Bonfatti llegó acompañado por los ministros de Gobierno y Reforma del Estado, Rubén Galassi, y de Trabajo, Julio Genesini, y por la viceministra de esta cartera, Nora Ramírez. Fue otra posta del gobernador en su propósito por dar señales de abrir diálogo y consensos con la mayor cantidad posible de sectores, desde los patrones (ya recibió a las bolsas de Comercio de Rosario y Santa Fe) a los trabajadores (ya había visitado el lunes la CGT Santa Fe).

Ayer, en la histórica sede de Córdoba al 2000, lo recibieron numerosos referentes del arco sindical alineado en la CGT: Trabajadores del Vidrio, de Farmacia, Upcn, UOM, Fraternidad, Recibidores de Granos, Atsa, Lavaderos, Aguas Gaseosas, Peones de Taxis y Obreros Navales, entre varios. Los anfitriones aseguraron a los visitantes que "las puertas de esta casa van a estar abiertas", y estos devolvieron con que "nuestros teléfonos también". Es que la decisión de Bonfatti de incluirlos en la agenda apenas asumido fue un gesto que no les resultó indiferente.

"Santa Fe es de todos, de los que trabajan y producen, entonces quería empezar reuniéndonos aquí, como señal de diálogo. Las elecciones pasaron y ahora, a gobernar aunque haya disensos. Hay un gobierno a disposición de ustedes", ofreció el gobernador.

"No estábamos acostumbrados a que tan cerquita (del comienzo) se nos visite, aunque es cierto que siempre conversamos y nunca tuvimos un no rotundo de su parte. Así que, gracias", valoró Oscar Barrionuevo, de Obras Sanitarias, en un saludo que resumió el clima del encuentro. Más tarde, López rescató "la actitud de hacernos participar. Dentro de unos meses diré si el teléfono sigue abierto y si él cumplió o no".

La reunión fue protocolar y demostrativa, por eso Bonfatti enseguida fue al tema que quiso poner de relieve: "Hay muchos trabajadores sin acceso a la vivienda, por eso vamos a propiciar planes con sindicatos. La Secretaría del Hábitat es pequeña, pero con rango ministerial. Su objetivo es buscar tierras, acordar con municipios y comunas, con gremios y mutuales. El Estado garantizará el terreno, luz, agua, apertura de calles, línea y altura de edificación y una oferta de planos para que cada uno pueda desarrollar y ampliar su vivienda en el tiempo. Con cooperativas de desocupados el Estado hará los cimientos y la capa aisladora. Y a partir de allí, generar convenios con las organizaciones de la sociedad civil", presentó. Y agregó: "Estamos evaluando todos los terrenos fiscales porque vamos a lotear todo lo que tengamos".

El otro mensaje que se había traído el gobernador tomó por sorpresa a los gremialistas, y no todos se percataron del tenor de la promesa. Reveló Bonfatti que el ex ministro de Trabajo, Carlos Rodríguez, está desarrollando la idea de crear el Instituto de Salud de los Trabajadores, un centro de estudios sobre patologías surgidas de la actividad laboral. "Todos nos enfermamos y morimos de acuerdo al trabajo que realizamos y a las condiciones de vida que determinó esa labor. Con este instituto, como el que funciona en Milán y es casi único en el mundo, podríamos prevenir enfermedades y sería la frutilla del postre de lo que venimos haciendo en salud pública y laboral", planteó.

Los dirigentes saludaron los anuncios de la comitiva gubernamental, pero a su turno pusieron otro tema sobre la mesa. Tanto el secretario gremial de la CGT, el viajante Luis Stern, como el titular del Sindicato de Obreros de la Industria del Tractor, Osvaldo Mattana, y Marta Sánchez, de Espectáculos Públicos, pidieron que el Ministerio de Trabajo incremente su poder de policía para combatir las variantes de trabajo en negro y hacer cumplir los convenios colectivos de trabajo.

"Ya se recuperaron 5 millones de puestos -comentó Stern- y ahora vamos por la calidad de esos empleos. Es preciso reforzar la dotación de inspectores porque el trabajo en negro sigue presente de muchas formas, a media jornada, con recibos que no reflejan todo el sueldo. Y eso afecta la salud de las obras sociales y, por lo tanto, perjudica al Estado que tiene que atender mayor demanda social", expuso.

Compartir: 

Twitter
 

Bonfatti, Galassi y dirigentes de la CGT en la puerta de la casa de la central obrera.
 
ROSARIO12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.