SANTA FE › VAN A JUICIO DOS JóVENES PROCESADOS POR MATAR A GOLPES A OTRO EN CASILDA

Por el ataque a un chico indefenso

La Cámara Penal de Rosario confirmó el procesamiento de
Adrián Alonso, de 20 años y Damián Pinat, de 22, por el
asesinato de Maximiliano Storani, en agosto de 2011.

 Por Lorena Panzerini

Dos jóvenes acusados de haber matado a golpes a Maximiliano Storani, en Casilda, irán a juicio luego que la Cámara Penal de Rosario confirmara los procesamientos. El muchacho de 19 años estuvo desaparecido más de veinte días y su cuerpo fue hallado el 2 de septiembre de 2011, en un terreno baldío, con serios traumatismos. Al mes siguiente, la entonces jueza de Instrucción, Silvia Nogueras, procesó a Adrián Alonso, de 20 años; y Damián Pinat, de 22, por el delito de homicidio calificado con alevosía y agravado, por la participación de un menor, de 17 años, y por el robo previo de su teléfono celular. Tras la muerte, lo ocultaron entre la maleza.

Ambos están acusados de la salvaje y mortal golpiza que sufrió Storani, la madrugada del 12 de agosto. Con ellos, fue procesado en primera instancia Gustavo Blásquez, de 19 años, acusado de encubrimiento agravado, por la compra del teléfono sustraído a la víctima.

Según el fallo de primera instancia, la noche del 11 de agosto de 2011 Maximiliano se encontró con los acusados en un bar, en el centro de Casilda. Allí, comenzaron a molestarlo y aparentemente hubo una invitación a la casa de uno de los presuntos homicidas, donde había varios jóvenes consumiendo bebidas alcohólicas. Maximiliano sólo comía semillas de girasol, cuyos restos fueron una pista clave para dar con los acusados el día que se encontró el cuerpo. Poco después, esa noche, Maximiliano se fue solo de esa casa.

Apenas comenzada la madrugada, los acusados volvieron a la calle con el adolescente de 17 años. Al encontrar a Maximiliano andando en bicicleta, le pegaron hasta bajarlo. Aparentemente, fue Alonso quien le sacó el celular y Maximiliano los corrió para que se lo devolvieran. Cuando los alcanzó, volvieron a atacarlo. A las trompadas y empujones lo llevaron hasta el baldío ubicado frente al vivero "Paseo del Canal", donde siguieron pateándole y dándole golpes de puño, hasta que le dieron con un ladrillo en la cabeza. El elemento fue encontrado ensangrentado y escondido a pocos metros del cadáver.

La jueza Nogueras consideró además que Maximiliano no se pudo defender ante la cantidad de atacantes, por ser de noche y por su personalidad, con problemas madurativos.

Blásquez, acusado por encubrimiento, fue descubierto dos días después de que se hallara el cuerpo de la víctima, cuando fue detenido por una denuncia de índole sexual.

La Sala IV de la Cámara Penal confirmó el fallo de primera instancia, y remarcó la "situación de indefensión" en la que estuvo Maximiliano en todo momento.

La defensa de Pinat llegó a la Cámara de Apelaciones con el reclamo de una causa a prueba, porque consideró que el muchacho debía ser procesados sólo por el delito de "lesiones, ya que no tuvo intervención en los golpes que determinaron el deceso, y tampoco en la sustracción del celular". Pero los camaristas aclararon que "se aprecia claramente de las exposiciones que Pinat brinda en sede policial, que luego de que golpearan a Storani y le robaran sus efectos, el damnificado les seguía exigiendo la devolución de lo sustraído, y le volvieron a pegar --incluso el mismo Pinat-- permaneciendo en definitiva los tres juntos --los dos imputados mayores y el menor-- hasta el momento del desenlace fatal, luego del cual también juntos se retiran los tres después de que se ocultara el cuerpo entre las malezas".

Los jueces advirtieron "discordancias entre las declaraciones de los tres involucrados en cuanto a la sucesión de acontecimientos. Estima la sala que no existen a esta altura elementos de juicio suficientes para priorizar, como la defensa de Pinat pretende, el relato de su cliente por sobre el de sus consortes de causa". Y abunda: "Es que más allá de cuál haya sido la razón del inicio de la agresión, lo cierto es que en su transcurso se verificó una sustracción, luego de la cual Pinat admite haber continuado también él agrediendo físicamente a la víctima como lo había hecho también antes, y en ese marco resulta desajustada la pretensión de asumir responsabilidad sólo por alguna lesión que pudo haber causado con los golpes que propinó a Storani, cuando la realidad indica que se verificó no solo un delito de lesiones, sino un robo con resultado de homicidio en el cual Pinat tomó parte, y eso lo coloca como coautor con independencia de quién propinó el golpe mortal".

Compartir: 

Twitter
 

El terreno baldío en el que se encontró el cuerpo de Storani.
Imagen: Sebastián Granata
 
ROSARIO12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2020 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.